Searchlight, Invesco y Gala Capital compran deuda de Mediapro para tomar el control
  1. Empresas
COMPRAN LA DEUDA A LA BAJA

Searchlight, Invesco y Gala Capital compran deuda de Mediapro para tomar el control

Los tres fondos de capital riesgo han comprado con un fuerte descuento parte de la deuda de la compañía, a la que van a proponer una recapitalización para no recurrir a la SEPI

placeholder Foto: Jaume Roures, presidente de Mediapro. (Reuters)
Jaume Roures, presidente de Mediapro. (Reuters)

Movimiento de calado en Mediapro, la compañía audiovisual dirigida por Jaume Roures y Tatxo Benet con una plantilla de 7.000 empleados. Según confirman fuentes próximas a la operación, tres fondos de capital riesgo han comprado parte de la deuda de la productora de series, cines y actividades deportivas, como la Liga de Fútbol Profesional, lo que les concede una posición de privilegio para tomar el control del grupo, que necesita una inyección de dinero para no incumplir sus obligaciones financieras con la banca debido a los efectos del covid-19.

Se trata de Searchlight, Invesco y Gala Capital, que se han unido para comprar con un descuento significativo los cerca de 180 millones de deuda subordinada emitida por Mediapro cuando en el verano de 2018 el grupo chino Orient Hontai compró el 54% del capital por 1.019 millones de euros. Tras la entrada en el capital de este fondo asiático, la compañía audiovisual refinanció su pasivo con un nuevo crédito de 920 millones, liderado por Deutsche Bank. El banco alemán posteriormente compartió ese préstamo, dividido en tres tramos, con 40 entidades financieras, como Santander, CaixaBank y BBVA.

Aunque Mediapro no tiene que devolver el principal de esos 920 millones de euros hasta 2024 y 2025, la sociedad tiene que hacer frente todos los años a amortizaciones anuales por 48,7 millones en dos pagos semestrales, hasta la fecha final del vencimiento. Mediapro debe de desembolsar el próximo abono, por unos 24 millones, a finales de este mes de junio. Y, según fuentes financieras, la compañía va a incumplir algunas de sus obligaciones.

Foto: Jaume Roures, CEO de Mediapro. (Reuters)

Ante este riesgo, algunos de los fondos que acompañaron el crédito de 920 millones con Deutsche Bank han decidido desprenderse de su paquete de deuda, que se corresponde con el tramo denominado subordinado o ‘second lien’ y que han vendido a un 70% de su valor nominal. Los compradores de este tramo de 180 millones, con un tipo de interés del 7,5%, han sido Searchlights, Invesco y Gala Capital, que han unido su músculo financiero con el fin de proponer a los accionistas actuales y al resto de acreedores una solución para evitar que Mediapro pudiera entrar en quiebra técnica.

Según fuentes próximas a la operación, estos tres fondos de capital riesgo están dispuestos a aportar capital a la compañía, que el pasado año, debido a la inactividad provocada por el covid-19, vio cómo su cifra de negocio se hundió un 38%, hasta los 1.115 millones, mientras que su beneficio operativo o ebitda fue negativo por 230 millones. Estos números han situado la relación entre lo que debe y lo que gana en cerca de ocho veces, lo que la convierte en una empresa de alto riesgo o bono basura.

Foto: El fundador de Mediapro, Jaume Roures, en un acto. (EFE)

Roures y Benet, cada uno de los cuales es dueño del 12,5% del capital, han recurrido al Gobierno para que les conceda un préstamo de 230 millones a través de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Pero los acreedores consideran que esa línea de financiación no haría más que engordar la deuda del grupo audiovisual, que necesitaría una reestructuración del pasivo para poder cumplir con sus vencimientos.

Canje de deuda por capital

Para evitar que Mediapro sea rescatada con el dinero de los ciudadanos, Searchlight, Invesco y Gala Capital pretenden convocar una junta general de accionistas para que los actuales dueños aporten dinero fresco o que la deuda recién comprada con un 30% de descuento sobre su valor inicial se transforme en capital. De esta forma, se reduciría el pasivo y la productora mejoraría sustancialmente su balance y su liquidez.

Foto: El fundador de Mediapro, Jaume Roures. (EFE)

Tanto Orient Hontai como Roures y Benet, vinculados al independentismo catalán, ya inyectaron 50 millones el pasado verano para hacer frente a los primeros impactos del covid, al tiempo que pidieron un crédito adicional de 60 millones respaldado por el ICO. Pero ahora deberían volver a rascarse el bolsillo, opción casi descartada debido a que el inversor chino ha desaparecido de la gestión. Dado que Orient Hontai tiene la mayoría del capital, cualquier operación de conversión o ampliación con fondos nuevos requiere su aprobación. En caso de bloquear cualquiera de estas opciones, Mediapro pasaría de estar en planta a entrar en la UCI.

Searchlight, asesorado en España por Gonzalo Díaz Rato, es un inversor al que le gustan los medios de comunicación. El pasado año, se hizo con la mayoría de la cadena americana Univisión, la principal emisora de habla hispana en Estados Unidos. Con Mediapro, quiere repetir la apuesta de la mano de Invesco y de Gala Capital, el fondo de capital riesgo dirigido por Carlos Tejera, que años atrás participó como accionista minoritario de La Sexta.

Movimiento de calado en Mediapro, la compañía audiovisual dirigida por Jaume Roures y Tatxo Benet con una plantilla de 7.000 empleados. Según confirman fuentes próximas a la operación, tres fondos de capital riesgo han comprado parte de la deuda de la productora de series, cines y actividades deportivas, como la Liga de Fútbol Profesional, lo que les concede una posición de privilegio para tomar el control del grupo, que necesita una inyección de dinero para no incumplir sus obligaciones financieras con la banca debido a los efectos del covid-19.

Gala Capital Mediapro Searchlight Invesco Jaume Roures
El redactor recomienda