para llevarse derechos del fútbol

EEUU procesa a un exsocio de Roures por pagar 3 millones en sobornos con Mediapro

Un tribunal sienta en el banquillo a Gerard Romy, fundador de Mediapro y socio de referencia de la compañía hasta hace unos meses, por una trama de derechos de TV en el mundo del fútbol

Foto: El fundador de Mediapro, Jaume Roures. (EFE)
El fundador de Mediapro, Jaume Roures. (EFE)

Un juzgado de Nueva York (Estados Unidos) acaba de sentar en el banquillo a un exsocio de Jaume Roures por el presunto pago de sobornos a un alto cargo del mundo del fútbol para que Imagina, el 'holding' de Mediapro, se adjudicara los derechos de televisión para emitir torneos internacionales, según anunció la Fiscalía en un comunicado. El procesado es el empresario catalán Gerard Romy, fundador de Mediapro y accionista de referencia de la compañía hasta 2015. La Fiscalía estadounidense le atribuye los delitos de fraude y blanqueo de capitales, castigados con hasta 20 años de cárcel cada uno, y una tercera acusación por integración en organización criminal.

Mediapro ya reconoció su implicación en este caso, bautizado como FIFAgate, en julio de 2018. Admitió su participación en los sobornos y pagó una multa de 20 millones de euros. Pero la acusación siguió avanzando para Romy. En el momento de los hechos, era uno de los máximos directivos del gigante audiovisual con un 12,2% de las acciones, la misma participación que tenían entonces Roures y Taxto Benet, el otro fundador del grupo, uno de los más importantes de Europa en la creación de contenidos multimedia y la gestión de derechos deportivos.

Las pesquisas arrancaron en 2014 y un año después provocaron que la UDEF registrara las oficinas de Mediapro en Barcelona y Madrid a petición del FBI. La Justicia norteamericana sostiene que, entre 2008 y 2015, Romy habría creado en colaboración con otros empleados de Imagina US un esquema de pago de sobornos para lograr que dirigentes de la Unión Caribeña de Fútbol (CFU) y de la Unión Centroamericana de Fútbol (Uncaf), dependientes ambas de la Concacaf, adjudicaran a su 'holding' audiovisual los derechos de retransmisión de los partidos de clasificación para los mundiales de 2018 y 2022.

Según las pesquisas, Romy habría colaborado en el pago de tres millones de dólares al entonces directivo de la CFU y presidente de la Concacaf, Jeffrey Webb, para asegurarse la emisión de esos encuentros. Para que el dinero llegara a este dirigente del deporte rey, Imagina US recurrió supuestamente a testaferros y sociedades instrumentales. El dinero salió de Mediapro mediante una factura falsa girada por Medialuso, filial del grupo en Portugal.

También habría participado en la red un antiguo directivo de Imagina en Estados Unidos, Roger Huguet, uno de los primeros acusados en este procedimiento instruido por un juzgado de Brooklyn. La Justicia estadounidense justifica su competencia porque se utilizó una sociedad con domicilio en su territorio para corromper a Webb y administrar los derechos de televisión que este otorgó. Otros representantes de la FIFA se han visto salpicados por escándalos similares.

Romy será probablemente reclamado ahora por la Justicia estadounidense para la vista oral. En el caso de que se entregue voluntariamente, tiene opciones de quedar en libertad bajo fianza hasta que comience el juicio. Su futuro judicial es complicado, porque Huguet y la propia compañía de la que era accionista ya han reconocido los hechos y le sitúan en medio de la supuesta trama.

“Las empresas y las personas deben comprender que, independientemente de su riqueza o poder, serán llevadas ante la Justicia si utilizan el sistema financiero de los Estados Unidos con fines corruptos”, sostuvo este lunes el fiscal que lleva el caso, Richard P. Donoghue. Además de Romy, también han sido procesados por sobornos a otros directivos del fútbol en Latinoamérica dos responsables del grupo audiovisual Fox y la compañía dedicada al 'marketing' deportivo Full Play.

“La especulación y el soborno en el fútbol internacional han sido prácticas arraigadas y comúnmente conocidas durante décadas. Estos hombres, junto con el público en general, ya han conocido al FBI de Nueva York. Los primeros cargos públicos se remontan a 2015. Esto debe servir para que todos aquellos que todavía esperan conseguir millones de dólares de forma corrupta sepan que iremos a buscarlos”, afirmó el director del FBI asignado al caso.

España

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
14 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios