LOS ACCIONISTAS APORTAN LA MITAD DEL CAPITAL

Roures recibe un balón de 120 millones de la banca y de China para salvar Mediapro

La productora audiovisual controlada por el empresario catalán firma un crédito de 55 millones condicionado a una aportación de otros 55 millones por parte de los accionistas

Foto: El empresario Jaume Roures. (EFE)
El empresario Jaume Roures. (EFE)
Adelantado en

Jaume Roures ha alcanzado un acuerdo con los acreedores y con sus accionistas para apuntalar Mediapro, la mayor empresa audiovisual de España, con más de 7.100 empleados, a la que el covid-19 ha puesto en dificultades financieras. La compañía ha conseguido un nuevo préstamo de 55 millones de euros, condicionado a una aportación de dinero fresco de sus socios por una cantidad similar mediante una ampliación de capital, según informan fuentes financieras. En total, Imagina, la sociedad 'holding' de Mediapro, va a recibir 120 millones para sortear la crisis del coronavirus.

Las mismas fuentes subrayan que la línea de financiación ha sido concedida por Deutsche Bank, como banco director, que posteriormente va a sindicar este crédito con las entidades tradicionales de Mediapro, entre las que se encuentran Goldman Sachs y Citi. Por su parte, los 55 millones que suscriben los accionistas salen de forma proporcional del bolsillo de Orient Hontai, dueño del 53,5%, de la multinacional de la publicidad WPP (22,5%) y de sus dos gestores históricos, Jaume Roures y Josep Maria Benet, ambos con un 12% del capital.

Por tanto, Roures y Benet, máximos ejecutivos y responsables de Imagina, la dueña de Mediapro, aportan 6,6 millones de euros cada uno de ellos, lo cual pone de manifiesto la confianza que los dos fundadores tienen en el futuro del grupo audiovisual. Por su parte, Orient Hontai, el grupo chino que tomó la mayoría del capital en abril de 2018 por cerca de 900 millones de euros, inyecta 29,4 millones para sostener la solvencia del grupo, que en los últimos años ha producido los mayores eventos deportivos de España, incluida la liga de fútbol.

Inicialmente, como adelantó El Confidencial el pasado 3 de junio, Mediapro había solicitado un crédito de unos 125 millones a la banca para conseguir liquidez con la que enfrentarse a los estragos del coronavirus, que frenó en seco la producción de la mayoría de los proyectos de la compañía. Un préstamo que iba a tener la garantía del Instituto de Crédito Oficial (ICO). Pero los acreedores, como están haciendo con otras empresas, exigieron a los accionistas que también hicieran un sacrificio en forma de aportación de más fondos propios. Una fórmula que también se ha usado en compañías como Pepe Jeans para que ambas partes compartan el problema y el esfuerzo económico.

El covid-19 ha cambiado completamente los planes de Mediapro, cuyos accionistas estaban preparando la salida a bolsa al calor de los buenos resultados de 2019. El consejo de administración había contratado a Deutsche Bank, Citi, Goldman Sachs y Rothschild para iniciar los trámites para cotizar en los mercados de capitales. Una operación que valoraba Imagina en cerca de 3.000 millones y mediante la cual Orient Hontai, WPP y los dos socios fundadores iban a vender parte de sus acciones.

Pero la situación actual de la bolsa ha paralizado estos planes, ya que la cuenta de resultados de Imagina se va a ver muy afectada por la pandemia y los inversores no van a asumir riesgos hasta que la situación se estabilice. Por ello, lejos de pensar en hacer jugosas plusvalías, los accionistas han tenido que poner dinero de su propio bolsillo para dar continuidad al proyecto y evitar una suspensión de pagos como la que vivió el grupo en 2010 por la guerra del fútbol contra Prisa. Una batalla de casi una década que ganó finalmente Roures y que obligó al dueño de 'El País' y Cadena SER a pagarle más de 50 millones de euros.

Deuda y ERTE

Además, estos nuevos 55 millones de euros en forma de crédito engordan la deuda de Mediapro, que tiene un pasivo de 920 millones de euros, de los que 50 los tiene que amortizar este año y otros 50 en 2021. Se trata de una línea de crédito —que sustituyó al préstamo anterior de 200 millones— firmada a mediados de 2018, con vencimiento en 2024 y dividida en tres tramos. El tipo de interés acordado por Mediapro con los bancos oscila entre el 3,75% de una póliza de crédito de 60 millones y el 7,5% de un tramo subordinado de 180 millones. La media es del 4,5% de la parte —300 millones— que tiene que amortizar en 2024 y el ‘bullet’ (un solo pago al final del crédito) de 380 millones en 2025.

Junto a esta medida financiera, Mediapro aplicó a finales de marzo un expediente de regulación temporal de empleo a 1.200 empleados en España, mientras los directivos no afectados por el ERTE tendrán rebajas salariales de entre el 15 y el 50% del sueldo. Roures y Benet se redujeron su retribución a la mitad y se comprometieron a que todos los afectados recuperarán su puesto de trabajo y el 100% de lo que cobraban cuando la actividad vuelva a las condiciones normales.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios