Los acreedores dan 15 días de gracia a Roures para llegar a un acuerdo por el impago
  1. Empresas
REESTRUCTURACIÓN DEL CAPITAL

Los acreedores dan 15 días de gracia a Roures para llegar a un acuerdo por el impago

Los fondos alargan dos semanas la prórroga a Mediapro para que abone la deuda incumplida y alcanzar un pacto de reestructuración, lo que supondría un cambio brusco del accionariado

placeholder Foto: Foto: Reuters.
Foto: Reuters.

Agosto no va a ser un mes precisamente de vacaciones para los accionistas y gestores de Mediapro, con Jaume Roures y Tatxo Benet al frente. Los acreedores han dado una segunda prórroga de 15 días a los dueños y administradores de la mayor productora audiovisual de España para llegar a un acuerdo sobre el impago de 90 millones que arrastra desde finales de junio. Los fondos han propuesto una solución global para reestructurar los casi 1.000 millones de deuda total del grupo, lo que supondría un cambio sustancial de la propiedad de la compañía.

Según han confirmado varias fuentes próximas a las negociaciones, Searchlight e Invesco, los tenedores de cerca de un tercio del pasivo de Mediapro, han ampliado en tan solo dos semanas la prórroga o ‘waiwer’ que le otorgaron el pasado 26 de junio, hasta el 30 de julio, cuando la productora no pudo hacer frente a uno de los pagos de su deuda. Pese a los buenos resultados del primer semestre del ejercicio, la compañía no disponía de los 50 millones que debía haber pagado ni de los intereses, así como tampoco contaba con 60 millones en tesorería.

Al vencer el último plazo, los fondos oportunistas han decidido alargar en dos semanas esta medida de gracia para tratar de llegar un acuerdo por el que Searchlight e Invesco transformarían 180 millones de deuda en capital, aportarían otros 150 millones adiciones y le darían una línea de financiación de 60 millones para atender los pagos más urgentes. En total, casi 390 millones por los que a cambio reclaman quedarse con más del 51% del capital de Mediapro.

Foto: Reuters

La productora, asesorada por Rothschild, no ha aceptado hasta la fecha este plan de reestructuración, que sería doloroso para los accionistas actuales. El mayor es el fondo chino Orient Hontai, que desde 2018 es dueño del 54% del capital. El segundo es la multinacional británica de la publicidad WPP, con el 22%, mientras que Roures y Benet tienen cada uno el 12% del capital. Orient Hontai sería el mayor perjudicado, ya que hace apenas tres años pagó 1.019 millones por su participación actual, mientras que Searchlight e Invesco se quedarían con un paquete similar por apenas 320 millones.

Para evitar esta sensible dilución, Orient Hontai estaría dispuesto a conceder un préstamo de 600 millones a Mediapro para cancelar los algo más de 900 millones que ahora adeuda, según publicó 'La Vanguardia' la semana pasada. Por tanto, habría una potencial quita del 33% del pasivo facilitado en su día por Deutsche Bank y del que se han desvinculado bancos españoles como BBVA, CaixaBank y Santander, que han vendido las partes de ese crédito.

No obstante, los acreedores no tienen conocimiento por escrito de esta oferta de Orient Hontai, que debería de hacerse efectiva antes del próximo 15 de agosto. El escaso tiempo en que ha sido ampliada la prórroga pone de manifiesto la urgencia por alcanzar un acuerdo, ya que en septiembre la compañía incumpliría otras obligaciones con los acreedores, como el mantenimiento de una ratio de deuda en relación con su beneficio de explotación o ebtida de cinco veces. En consecuencia, los fondos y bancos podrían instar la ejecución.

Foto: Jaume Roures, presidente de Mediapro. (EFE)

Para demostrar su fortaleza, Mediapro difundió el pasado viernes los resultados del primer semestre del año, algo completamente inusual. La sociedad ha logrado entre enero y junio una facturación de 669 millones de euros, un 68% más que en el mismo periodo de 2020, cuando su actividad se vio afectada por la pandemia. La compañía fundada por Roures ha generado en estos seis meses un ebitda de 115 millones, cuando su previsión inicial era alcanzar los 124 millones a cierre del ejercicio.

"Esta evolución hace presagiar unos excelentes resultados para el conjunto del año", afirmó el grupo barcelonés, que había presupuestado para el ejercicio 2021 una facturación de 1.237 millones. La sociedad pidió en primavera un rescate de 230 millones al Gobierno mediante una inyección de liquidez por parte de la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI), que, de momento, ha quedado en segundo plano.

Pérdida de solvencia

La delicada situación de Mediapro empieza a tener su reflejo en su nivel de solvencia. Moody's le ha rebajado el 'rating' a Caa2, desde Caa1, por la alta probabilidad de incumplimiento. “La rebaja es consecuencia de los impagos y refleja nuestra previsión de que una reestructuración de la deuda es casi inevitable, mientras que las tasas de recuperación son más bajas de lo anticipado inicialmente”, aseguró la agencia de calificación.

Moody's también ha rebajado de B3 a Caa1 los 'ratings' de una deuda sénior garantizada, emitida por Invictus Media e Imagina, dos sociedades del grupo. Otra deuda sénior emitida por estas firmas ha visto cómo el 'rating' pasaba de Caa3 a C, calificaciones conocidas como 'bono basura'. Por su parte, Fitch ha rebajado la calificación crediticia de Imagina desde CCC a CC, a dos escalones del 'default', lo que supondría que la empresa se encuentra en estado de insolvencia.

Madiapro, que tiene una plantilla conjunta de 7.000 personas, es responsable de la producción de 14 ligas nacionales de fútbol en países de cuatro continentes, como España, Portugal, Grecia, Bélgica, Canadá, Chile o Turquía, entre otros, y presta servicios de VAR en 10 competiciones nacionales y en competiciones internacionales de organizaciones como la Conmebol, la CAF o la FIFA.

Agosto no va a ser un mes precisamente de vacaciones para los accionistas y gestores de Mediapro, con Jaume Roures y Tatxo Benet al frente. Los acreedores han dado una segunda prórroga de 15 días a los dueños y administradores de la mayor productora audiovisual de España para llegar a un acuerdo sobre el impago de 90 millones que arrastra desde finales de junio. Los fondos han propuesto una solución global para reestructurar los casi 1.000 millones de deuda total del grupo, lo que supondría un cambio sustancial de la propiedad de la compañía.

Jaume Roures Mediapro Impago Invesco Searchlight WPP Orient Hontai Capital
El redactor recomienda