Azora y Goldman dan cuatro meses a Ayuso para recomprar los pisos sociales de Madrid
  1. Empresas
enfrentamiento abierto

Azora y Goldman dan cuatro meses a Ayuso para recomprar los pisos sociales de Madrid

Encasa Cibeles ha emplazado notarialmente a la Comunidad de Madrid para que cumpla la sentencia que anuló la venta y antes de acabar septiembre recupere casi 2.000 viviendas

placeholder Foto: Isabel Díaz Ayuso participa en un acto por el Día de Madrid, el 21 de mayo. (EFE)
Isabel Díaz Ayuso participa en un acto por el Día de Madrid, el 21 de mayo. (EFE)

Encasa Cibeles, sociedad participada por Goldman Sachs y Azora que en 2013 adquirió 2.935 viviendas sociales de la Comunidad de Madrid, ha roto la baraja y ha emplazado formalmente a la Agencia de Vivienda Social (AVS), el antiguo IVIMA, a que reciba ante notario las 1.721 viviendas que aún gestiona la firma inmobiliaria.

Tras el fallo judicial que declara la nulidad de la adjudicación y la obligación de la AVS de recibir las viviendas en bloque, Encasa ha enviado una comunicación, por conducto notarial, requiriendo a la AVS que cumpla las resoluciones de los tribunales y fija como fecha tope de entrega el 29 de septiembre de 2021.

Foto: Goldman ha demandado al antiguo IVIMA

Esta reversión tiene su origen en un fallo del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo n.º 29 de Madrid, de mayo de 2018, que se hizo firme dos años después. En una nota oficial, Encasa asegura que su posición de que la Comunidad de Madrid debe recuperar las viviendas antes de otoño acaba de ser confirmada "en un reciente auto de 1 de febrero de 2021".


La disputa está en que el Ejecutivo de Isabel Díaz Ayuso sostiene que la sentencia judicial anulatoria dictamina la devolución de las viviendas solo a aquellos inquilinos que en su día recurrieron judicialmente contra el acuerdo de adjudicación de las viviendas y, por tanto, no considera que deba hacerse una devolución en bloque, que conllevaría un millonario pago a Encasa.

placeholder Afectados por la venta de viviendas del IVIMA en la Puerta del Sol de Madrid. (EFE / David Fernández)
Afectados por la venta de viviendas del IVIMA en la Puerta del Sol de Madrid. (EFE / David Fernández)

"Todo ello, sumado a la negativa por parte de la AVS a recibir las viviendas, no ha dejado a Encasa Cibeles otra alternativa que la de presentar, en octubre del año pasado, una demanda civil contra la AVS para resolver la cuestión cuanto antes", ha señalado la suma de Azora y Goldman. "Las decisiones judiciales que anulan la adjudicación son firmes y la Comunidad de Madrid debe darles cumplimiento. Con ese objetivo, Encasa Cibeles ha enviado numerosas comunicaciones a la AVS (incluyendo 12 cartas formales) pidiendo que cumpla con el mandato de las distintas sentencias, sin conseguir su objetivo", añaden.

Fue el 26 de octubre de 2013 cuando Encasa Cibeles firmó la compra de 2.935 viviendas, 3.984 plazas de aparcamiento, 1.865 trasteros y 45 locales del Ivima por 201 millones de euros. Aunque Azora fue la firma que apareció entonces como ganadora del concurso, ya que era y es el gestor de Encasa, quien aportó la práctica totalidad del dinero (97,95%) fue Goldman.

Foto: La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Además de los citados 201 millones, la operación del Ivima supuso para la entidad estadounidense el pago de 9,68 millones en cargas asociadas no recuperables, y la subrogación a varios préstamos hipotecarios por un importe total de 19,7 millones, que el Ivima tenía contratados para la financiación de varias promociones con Bankia (5,8 millones), Ibercaja (10,72 millones) y BBVA (10,6 millones).

La judicialización del caso y la posterior anulación de la venta han hecho saltar por los aires todos los números que hizo Goldman, que nunca tuvo la vocación de quedarse eternamente gestionando estas vivienda, sino que siempre tuvo en su hoja de ruta vender estos pisos conforme fuera cumpliéndose el plazo de protección, lo que hace que ahora sea espacialmente crítico para la entidad la reversión completa de los pisos, y no sólo de aquellos inquilinos que acudieron a los tribunales.

Encasa sostiene que "adquirió los inmuebles de buena fe en un proceso de subasta pública y competitiva y ha realizado significativas inversiones en ellos, pero se ha visto directamente afectada por las consecuencias de la anulación de la resolución de adjudicación por errores procedimentales de carácter técnico en la motivación de la venta, que son imputables únicamente a la AVS".

Azora Isabel Díaz Ayuso Madrid Goldman Sachs
El redactor recomienda