Molgas compra la noruega Gasnor para liderar el transporte de combustible
  1. Empresas
POR UNOS 130 MILLONES

Molgas compra la noruega Gasnor para liderar el transporte de combustible

La compañía española, propiedad del fondo francés Infravia, adquiere esta filial del gigante Shell para construir la mayor plataforma de gas licuado del Viejo Continente

placeholder Foto: Estación de Molgas. (Molgas)
Estación de Molgas. (Molgas)

Mientras la mayoría de las grandes compañías españolas están en fase de repliegue, con ventas de divisiones y filiales, como Naturgy (Chile, por 2.570 millones), ACS (Cobra, por 5.000 millones), BBVA (banco en EEUU, por 10.000 millones) y Telefónica (Telxius, por 7.700 millones), ya sea de forma directa o mediante salidas a bolsa (Acciona Renovables), para sortear la crisis, alguna se lanza a crecer fuera de la península Ibérica. Según fuentes financieras, Molgas, la empresa con sede en Madrid dedicada a la comercialización de gas, ha acordado la compra a la multinacional Shell de Gasnor, su subsidiaria en Noruega. La operación, cuyo importe no se ha hecho público, situará a Molgas como la plataforma de GNL (gas licuado) más grande de Europa.

Molgas, propiedad del fondo francés Infravia desde 2019, consigue con esta adquisición consolidar su posición en los negocios de industria, cogeneración 'bunkering' y estaciones de repostaje para camiones. Porque Gasnor, que da servicios a compañías navieras, cuenta además con un gasoducto de 140 kilómetros, instalaciones de licuefacción, dos buques de 'bunkering', importa GNL y tiene terminales 'in situ'.

Según fuentes próximas a la transacción, Molgas ha pagado unos 130 M de euros por Gasnor, lo que no va a ser la última operación de compra

Según fuentes próximas a la transacción, Molgas ha pagado unos 130 millones de euros por Gasnor, lo que no va a ser la última operación de compra, puesto que el objetivo de Infravia es "acelerar el desarrollo del biogás y el hidrógeno para expandir la infraestructura a pequeña escala hacia nuevas energías". Hasta la fecha, el principal cliente de Molgas es Repsol, con quien tiene un acuerdo para la distribución de productos ligeros (gasolinas y gasóleos) y propano (butano). La compañía madrileña, liderada por Fernando Sarasola como consejero delegado, también tiene un acuerdo de transporte con Air Liquide.

Por su parte, Shell ha transferido Gasnor como una pieza más de su plan de reestructuración mediante el cual prevé ingresar unos 5.000 millones de euros por desinversiones para hacer frente a la crisis de los combustibles fósiles que están sufriendo todas las petroleras. La británica mantendrá, no obstante, su filial en Gibraltar, clave para el transporte de gas con el Reino Unido.

El paso adelante dado por Molgas se produce después de comprobar que el covid-19 no ha hecho mucha mella en su negocio. Gracias a que proporciona servicios energéticos principalmente dirigidos al sector de la alimentación y generación eléctrica, la compañía no ha sufrido los efectos de la pandemia, salvo en la distribución de gasolinas. No obstante, esta actividad solo representa el 7% de los ingresos del grupo.

Foto: Planta de energía de gas natural (EFE)

De hecho, en un primer momento, aplicó dos expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) en Transmol Logística, en sus centros de trabajo de San Fernando de Henares (Madrid) y San Roque (Cádiz). La compañía redujo la jornada entre un 50 y un 70% para 26 trabajadores. Posteriormente, una vez se levantó el estado de alarma y volvió la actividad, Molgas retiró las medidas provisionales de ajuste. El grupo tiene presencia en España, Portugal, Francia, Italia, Reino Unido e Irlanda.

Además de Molgas, Infravia tiene otras inversiones en infraestructuras en España. El fondo francés es accionista destacado del metro de Málaga, que recientemente ha puesto a la venta, y del de Sevilla. Asimismo, es copropietario de 21 plantas solares en alianza con el también fondo de capital riesgo galo Eurazeo, que compraron en 2019 por unos 150 millones.

Mientras la mayoría de las grandes compañías españolas están en fase de repliegue, con ventas de divisiones y filiales, como Naturgy (Chile, por 2.570 millones), ACS (Cobra, por 5.000 millones), BBVA (banco en EEUU, por 10.000 millones) y Telefónica (Telxius, por 7.700 millones), ya sea de forma directa o mediante salidas a bolsa (Acciona Renovables), para sortear la crisis, alguna se lanza a crecer fuera de la península Ibérica. Según fuentes financieras, Molgas, la empresa con sede en Madrid dedicada a la comercialización de gas, ha acordado la compra a la multinacional Shell de Gasnor, su subsidiaria en Noruega. La operación, cuyo importe no se ha hecho público, situará a Molgas como la plataforma de GNL (gas licuado) más grande de Europa.

Transporte Noruega Repsol Butano
El redactor recomienda