El BCE da margen a los bancos españoles para repartir 1.300 millones vía dividendos
  1. Empresas
HASTA SEPTIEMBRE

El BCE da margen a los bancos españoles para repartir 1.300 millones vía dividendos

El supervisor ha decidido levantar la mano para que las entidades que repartieron dividendos en 2019, como las españolas, puedan hacerlo con cargo al beneficio de 2020

placeholder Foto: Sede del BCE en Fráncfort. (Reuters)
Sede del BCE en Fráncfort. (Reuters)

Alivio de última hora para la banca española. El Banco Central Europeo (BCE) decidió este miércoles levantar la mano y permitir que las entidades que repartieron dividendo con cargo a los resultados de 2019 puedan volver a hacerlo respecto a las cuentas de 2020. Este era un escenario descartado casi por completo hasta ayer por los banqueros españoles, que daban por imposible volver a remunerar a los accionistas hasta septiembre del próximo año.

En su lugar, el supervisor europeo ha dado margen para que las entidades españolas puedan repartir en torno a 1.300 millones de euros entre sus inversores en los nueve próximos meses, siempre que haya una autorización previa de los equipos de inspección de cada banco.

placeholder La presidenta de Santander, Ana Botín (i), y el presidente del BBVA, Carlos Torres (d). (EFE)
La presidenta de Santander, Ana Botín (i), y el presidente del BBVA, Carlos Torres (d). (EFE)

El punto que generó desconcierto entre los banqueros es este: "El BCE espera que los dividendos y recompras de acciones se mantengan por debajo del 15% del beneficio acumulado de los ejercicios de 2019 y 2020 y no sobrepasen los 20 puntos básicos de la ratio de capital de nivel 1 ordinario". Según este baremo, la mayoría de las entidades españolas ya repartieron antes del veto del BCE de marzo más del 15% del beneficio previsto para los dos años. Pero en su lugar, el supervisor europeo ha decidido que las cantidades repartidas a los accionistas en 2019 no cuenten para el posible dividendo de 2020.

De esta medida podrán beneficiarse los accionistas de Santander, que podrían recibir entre 600 y 700 millones en los próximos meses —siempre que lo apruebe el supervisor—; BBVA, que podría remunerar con 375 millones; CaixaBank y Bankia, que podrían repartir en torno a 140 millones, y Sabadell y Bankinter, con unos potenciales dividendos de en torno a 30 millones, según sus cuentas del tercer trimestre —en el caso de los dos mayores bancos españoles, los cálculos están hechos con las previsiones del año—.

Alivio para Botín y Torres

Junto a la duda del dividendo de 2020, otro de los factores clave ha sido la decisión del BCE de que no se tengan en cuenta los deterioros de los fondos de comercio milmillonarios que han ido anunciando Santander y BBVA en los últimos meses. En el caso de Santander, ha restado a sus cuentas en torno a 12.700 millones, y a BBVA, 2.000 millones. De este modo, la entidad presidida por Ana Botín podrá tener en cuenta su beneficio recurrente previsto, de unos 5.000 millones, y no las pérdidas de unos 7.000 millones que reflejarán sus cuentas consolidadas por estos impactos. En el caso de BBVA, el mercado prevé un beneficio sin tener en cuenta el fondo de comercio cercano a los 3.000 millones.

Aunque las cifras de los dividendos de los próximos meses sean modestas, desde el sector financiero español se aplaudió este martes la medida del BCE por el mensaje que lanza al mercado. Sobre todo de cara a una flexibilización total de la remuneración a accionistas a partir de septiembre.

Foto: Andrea Enria, presidente del Mecanismo Único de Supervisión (MUS), del BCE. (BCE)

Esta buena noticia para los accionistas de los bancos queda a expensas de lo que decidan los equipos de supervisión de cada banco —conocidos como JST— en función de la capitalización y rentabilidad de cada entidad. El BCE ha pedido que los grupos financieros no comuniquen ningún tipo de objetivo en dividendos al mercado y que negocien primero con los JST, a los cuales tienen que comunicar su intención antes del 15 de enero.

Junto a los grandes bancos españoles, los principales beneficiados son los grupos medianos de cajas, algunos de los cuales no llegaron a poder repartir dividendos con cargo a 2019 al 'pillarles a contrapié' la recomendación del BCE de marzo. Así, cuando el supervisor decidió 'aconsejar' que se dejaran de pagar dividendos a finales de marzo, debido a la pandemia, había entidades que no habían celebrado todavía sus juntas de accionistas y que tuvieron que dar marcha atrás.

Manguerazo a las cajas

De este modo, la medida del BCE permitirá a Unicaja pagar unos 37 millones —teniendo en cuenta el beneficio de 2019 y el de los nueve primeros meses de 2020—, a Ibercaja, 27 millones, a Liberbank, 25 millones, y a Cajamar, 16 millones.

Las dos únicas excepciones de este conjunto son Kutxabank y Abanca, que sí repartieron dividendo con cargo a las cuentas del año pasado, y que por tanto tendrán que limitarse a los beneficios que están cosechando en 2020. Según sus últimas cuentas, la entidad vasca repartiría a sus accionistas unos 24 millones, y la gallega, unos 21 millones.

Junto al anuncio de este martes con los dividendos, el BCE hizo de nuevo una recomendación a los bancos para que limiten los bonus a sus directivos. El objetivo del supervisor con todas estas medidas es que los bancos no derrochen capital en lugar de destinarlo a la economía real. Sin embargo, la presión de otros bancos centrales como el de Inglaterra y de los mercados ha hecho que decida levantar un poco la mano con los dividendos.

Alivio de última hora para la banca española. El Banco Central Europeo (BCE) decidió este miércoles levantar la mano y permitir que las entidades que repartieron dividendo con cargo a los resultados de 2019 puedan volver a hacerlo respecto a las cuentas de 2020. Este era un escenario descartado casi por completo hasta ayer por los banqueros españoles, que daban por imposible volver a remunerar a los accionistas hasta septiembre del próximo año.

Banco Central Europeo (BCE) Dividendos
El redactor recomienda