RESULTADOS DEL TERCER TRIMESTRE

Santander recorta pérdidas hasta 9.048M, vuelve al dividendo y prepara un ERE

El grupo español reduce las pérdidas de 10.798 millones a 9.048 y prevé hacerlo en otros 1.500-2.000 millones en el cuarto trimestre. Las cuentas siguen impactadas por el covid

Foto: Ana Botín, presidenta de Santander. (EFE)
Ana Botín, presidenta de Santander. (EFE)

Banco Santander reduce en 1.750 millones su balance de pérdidas por el covid-19. La entidad presidida por Ana Botín ha comunicado este martes sus cuentas de los nueve primeros meses de 2020, en los que perdió 9.048 millones de euros, frente a los 10.798 millones anunciados a finales de julio. La entidad asume que concluirá el año en números rojos de cerca de 8.000 millones de euros.

Así, la cuenta de resultados que publica Santander ofrece por un lado los impactos negativos del covid-19, con las dotaciones y el deterioro de sus fondos de comercio, y por otro el beneficio que tendría sin ello. Sin el golpe extraordinario de la pandemia, el primer banco español habría ganado 3.658 millones de euros en los nueve primeros meses del año —un 40,8% menos que hace un año—, y espera llegar a los 5.000 millones a finales de diciembre.

Dos de las grandes novedades de las cuentas del Santander están en el coste del riesgo y en el capital. La entidad se muestra optimista respecto a la evolución de su cartera de créditos potencilamente afectada por la pandemia. Así, señala que del 66% del total de las moratorias (75.000 millones de euros) que ya ha vencido, solo un 2% ha pasado a morosidad. También señala que en septiembre se estaban recuperando los niveles de concesión de préstamos en hipotecas, consumo y empresas. Por todo ello, la entidad ha rebajado su previsión de coste de riesgo (dotaciones entre cartera de créditos) en el año hasta el 1,3%, frente a la guía del 1,4-1,5% anterior.

En el lado del capital, el banco presidido por Botín se queda al borde de su objetivo del 12%, en el 11,98%, tras una mejora de 16 puntos básicos. Santander hubiera superado el 12% de no ser porque ha devengado el pago de un dividendo en efectivo —13 puntos básicos— que deja pendiente de la aprobación del BCE durante 2021.

Dividendo

"Estoy convencida de que volveremos a dar dividendos en efectivo, cuando las recomendaciones regulatorias lo permitan, gracias a los resultados del grupo, la fortaleza de balance, nuestra posición de liquidez y nuestra diversificación de negocio. Por eso, hoy proponemos a los accionistas la aprobación de un dividendo en efectivo de 0,10 euros por acción en 2021, sujeto a la aprobación regulatoria y otras condiciones. Las perspectivas para 2021 dependerán de la evolución de la pandemia, pero nuestra estrategia y nuestro modelo de negocio nos posicionan de manera favorable para seguir apoyando a los clientes y obtener resultados para los accionistas", señala Botín.

Otra de las claves de las cuentas son los ahorros de costes, que se han acelerado por el covid-19. "Los planes de eficiencia del banco avanzan más rápido de lo previsto, con una reducción de costes superior al 2%", expone la entidad. Solo en Europa, el banco ha logrado este año unas sinergias de 500 millones, con lo que espera conseguir a final de año su objetivo de ahorro de costes de 1.000 millones anunciado en 2019, con un año de antelación. Una vez consiga este objetivo, la entidad espera obtener otros 1.000 millones en sinergias hasta 2022. En esta línea, la entidad estaría preparando un ERE para 3.000 empleados, según publica 'Expansión'. Botín, ante una pregunta en la junta de accionistas, no ha confirmado ni desmentido la noticia, y se ha limitado a señalar que en cuanto haya novedades se las comunicarán a los sindicatos. Los representantes de los trabajadores aseguran que no conocían la información.

Ana Botín y José Antonio Álvarez, presidenta y CEO de Santander. (Reuters)
Ana Botín y José Antonio Álvarez, presidenta y CEO de Santander. (Reuters)

Las pérdidas de 9.048 millones se explican en gran parte por los extraordinarios negativos del segundo trimestre: 10.100 millones de deterioro de los fondos de comercio de Reino Unido, EEUU, Polonia y Consumer Finance; y 2.500 millones por los activos fiscales diferidos. Junto a ello, los deterioros o provisiones ascienden a 9.562 millones en 2020, un 30% más que en 2019.

Estas dotaciones exlican la caída del resultado ordinario del grupo en 2020, en el que también han impactado las divisas, el frenazo en el cobro de comisiones y los bajos tipos de interés. Por ello, la entidad ha acelerado el resultado de operaciones financieras (ROF), para así mitigar la caída de márgenes.

De cara a 2021, Santander ha comunicado que se fija los objetivos de mantener o mejorar el coste del crédito, seguir con una ratio de capital del 12% y obtener una rentabilidad ordinaria —RoTE— superior al coste del capital, de entre el 8% y el 10%. Este año ha anunciado por el momento un RoTE ordinario del 3,3%, con lo que tendría que casi triplicar su resultado.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
20 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios