La fusión con Banco Sabadell descarriló por la división en el consejo de BBVA
  1. Empresas
OPERACIÓN CANCELADA

La fusión con Banco Sabadell descarriló por la división en el consejo de BBVA

Parte del consejo del banco vasco no comparte pasar del discurso de la digitalización a comprar la quinta mayor red comercial en España. El 'feeling' entre los dos equipos tampoco ha sumado

placeholder Foto: Parte del consejo de accionistas de BBVA durante la junta de 2019. (EFE)
Parte del consejo de accionistas de BBVA durante la junta de 2019. (EFE)

Dos no se pelean si uno no quiere. Y dos no se fusionan si el consejo de uno no lo tiene claro. La fusión frustrada entre BBVA y Sabadell refleja bien esta última idea. Tras apenas dos semanas de negociación, la posible integración de las dos entidades saltó por los aires el pasado viernes. Ambas explicaron entonces que el precio está detrás de la ruptura. Fuentes próximas a BBVA señalan que gran parte de la culpa de este cambio de rumbo lo tienen las discrepancias estructurales en el consejo de la entidad presidida por Carlos Torres.

Añaden que en el máximo órgano de decisión del banco vasco ha habido una gran división sobre el rumbo que debe mantener la entidad: parte del consejo defiende mantener la vía de la digitalización y otros apoyan comprar Sabadell para ganar volumen en España y ser más eficientes.

Foto: Imagen: Sergio Beleña.

Esta batalla ha sido finalmente ganada por los primeros. El resultado de este debate se materializó en una propuesta no vinculante más baja por parte de Banco Sabadell, que el presidente de BBVA transmitió a su homólogo Josep Oliu la semana pasada. Ambos grupos se han quedado en torno a un 20% de distancia de precio: el banco vasco ofrecía un canje de una acción suya por cada nueve del grupo catalán —1 a 9—, frente al canje de 1 a 8 que consideraba justo el consejo de Sabadell.

La manera de afrontar esta operación refleja cómo el consejo de BBVA es todavía uno de los más impredecibles dentro de la banca española. Este equipo sigue dominado por nombramientos de la etapa de Francisco González (FG), de los que proceden 11 de los 15 consejeros actuales. El caso Villarejo, donde el expresidente FG es uno de los señalados por la estrategia de la entidad, complica la cohesión de este grupo.

La fusión también se ha encontrado con una falta de conexión entre Torres y Oliu

Además de unir presente y pasado, el consejo de BBVA es diferente a otros de España por el equilibrio de poderes entre el presidente Torres y el consejero delegado, Onur Genç. El banco vasco fue el primero al que el Banco Central Europeo (BCE) impuso que cediera responsabilidades al CEO, algo que puede haber pesado en las negociaciones con Sabadell. Según 'El Economista', el turco ha defendido en los últimos consejos que la entidad no aumente su exposición en España y lo haga en Turquía, aunque el banco sostiene que están cómodos con su posición en la potencia otomana.

Junto a Torres y Genç, los pesos pesados del consejo de BBVA son el vicepresidente José Miguel Andrés Torrecillas, expresidente de EY, fichado durante la era FG; Jaime Caruana, exgobernador del Banco de España —también incorporado por FG—; y Juan Pi, consejero representante de los independientes, y expresidente de IBM España, con casi 10 años de trayectoria en el consejo.

Dos grupos

Junto con estos consejeros, hay representantes en la entidad que llevan una larga trayectoria y que podrían estar de salida, como José Maldonado, muy próximo a FG, y Susana Rodríguez Vidarte, con 18 años en el consejo; y otro perfil de consejeros que han llegado hace poco al banco, que habrían sido los más indecisos con Sabadell.

Foto: El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliu. (EFE)

Junto con el perfil del consejo, las fuentes consultadas señalan que otro de los factores que ha hecho difícil que 'conecte' la fusión ha sido la falta de conexión entre los ejecutivos. Así, a Torres y Oliu, principales responsables de la negociación, les ha faltado la conexión que han alcanzado en fusiones previas banqueros como José Ignacio Goirigolzarri (Bankia) y Gonzalo Gortázar (CaixaBank).

Aunque desde BBVA niegan ninguna influencia por el gobierno corporativo, esta operación frustrada ha tenido que convivir con el caso Villarejo, en el que algunos directivos próximos a Torres y otros antiguos ejecutivos están imputados.

Noticias Banco Sabadell Carlos Torres Noticias del BBVA
El redactor recomienda