BBVA y Sabadell desafían al BCE y al Banco de España con su portazo a la fusión
  1. Empresas
NEGOCIACIONES ROTAS

BBVA y Sabadell desafían al BCE y al Banco de España con su portazo a la fusión

Malestar en Fráncfort y Cibeles por la negativa a avanzar en una fusión que hubiera cerrado el dibujo financiero que llevan años buscando los supervisores financieros

Foto: Imagen: Sergio Beleña.
Imagen: Sergio Beleña.

El portazo de BBVA y Banco Sabadell a las fusiones ha sido especialmente sonoro en el número 20 de la Sonnemannstrasse de Fráncfort, sede del Banco Central Europeo (BCE), y en la madrileña plaza de Cibeles, donde se acomoda la del Banco de España. Los supervisores español y europeo confiaban en esta operación para cerrar uno de los frentes abiertos del mapa financiero español y así mitigar el impacto de la pandemia de covid-19 en el sistema financiero.

Pero, en su lugar, BCE y Banco de España se encontraron con la negativa de la segunda y la quinta entidades españolas a seguir negociando por diferencias en la ecuación de canje, cancelando el proceso con dos semanas de antelación a lo previsto. Entre los supervisores se ha extendido la idea de que los dos bancos no han hecho todo lo posible por entenderse, a pesar de las facilidades que se han puesto sobre la mesa para este tipo de operaciones. A eso se suma que las entidades presididas por Carlos Torres (BBVA) y Josep Oliu (Sabadell) son de las que han tenido relaciones más tensas con Fráncfort en el pasado.

Foto: EC

No hay un único culpable del fracaso de las conversaciones. Todas las fuentes consultadas coinciden en que las negociaciones se han hecho cuesta arriba ante el hecho de que se destaparan pronto —como adelantó este medio—, y por el rally de los primeros días de Sabadell. Esto generó unas expectativas de precio en la entidad catalana alejadas de lo que estaba dispuesto a poner sobre la mesa BBVA.

La situación se tensó todavía más ante las declaraciones del consejero delegado del segundo banco del país, Onur Genç, hace diez días, tratando de rebajar las expectativas. Desde entonces hubo algunos intentos de desatascar la negociación sin éxito.

Torres manejaba una valoración de Sabadell de 2.200-2.300 millones, alejada de la de Oliu

El remate a las negociaciones llegó tras una reunión entre Torres y Oliu. BBVA dio un ultimátum, con una oferta muy por debajo de las expectativas de Sabadell, incluso por debajo de la cotización que alcanzaron las acciones de la entidad catalana tras conocerse las negociaciones.

Fuentes próximas a la operación señalan que la oferta de BBVA suponía valorar Sabadell en entre 2.200 y 2.300 millones, con una ecuación de canje de 1 título del banco vasco por cada 9 del catalán, mientras que Oliu y su consejo se han negado a bajar de un reparto de 1 a 8, lo que suponía tasar la entidad en más de 2.500 millones de euros.

Una decisión difícil en el peor momento

Otra de las dificultades que ha habido en este sentido es que tanto BBVA como Sabadell no tienen accionistas de referencia que se hayan puesto de acuerdo como ocurrió con CaixaBank y Bankia. Al ser una cuestión de precio y no de encaje estratégico, las fuentes consultadas no descartan que las negociaciones se retomen en el futuro con presiones de los supervisores.

A ello hay que añadir el mal momento en el que llega esta noticia para la economía española y su imagen internacional. España registra una de las mayores caídas de PIB del mundo, ha visto como sus sectores económicos críticos entran en coma y se encuentra a la expectativa de las distintas vacunas que se están desarrollando y de una correcta implementación de los planes de vacunación. El Ministerio de Economía, dirigido por la vicepresidenta tercera Nadia Calviño, ha mantenido un bajo perfil público sobre esta operación y se ha limitado a señalar que los supervisores recomiendan fusiones, lo que supone un visto bueno tácito. Habrá que ver el análisis de daños que desde el Ministerio se hace de esta operación y si Calviño considera oportuno maniobrar dentro de sus competencias para que las entidades reconduzcan la situación.

Las dos entidades ya conocen lo que es un enfrentamiento con el BCE. BBVA tuvo que recular con el supervisor europeo y leer una carta en el consejo en contra del nombramiento de Torres como presidente ejecutivo, al que además exigieron que recortara sus funciones de dirección. Por su parte, Sabadell también tuvo que reorganizar su esquema de gobierno corporativo por orden del BCE para que hubiera más contrapoderes frente a Oliu.

Foto: Vuelve el caso Villarejo a la Audiencia. (EC)

A eso se suma que estos bancos son dos de los que más preocupan en Fráncfort y Cibeles. Sabadell, por su baja valoración en el mercado y por su exposición al negocio de pymes, y BBVA por el caso Villarejo, donde recientemente ha habido noticias como la personación de la Abogacía del Estado en su causa o la revisión de su 'forensic' por parte de la Policía.

Tras este portazo, las dos entidades se van a centrar 'a priori' en explorar sus mejores opciones en solitario. Sobre BBVA, se barajan una recompra de acciones o un aumento de su participación en Turquía, de donde es su CEO, aunque el banco aclara que está cómodo con su posición en Garanti. Sabadell va a explorar nuevas ventas de activos, incluida la filial británica que tantos quebraderos de cabeza le ha creado. Todos estos planes están sujetos a que los supervisores den con la tecla para que ambas vuelvan a entenderse.

El portazo de BBVA y Banco Sabadell a las fusiones ha sido especialmente sonoro en el número 20 de la Sonnemannstrasse de Fráncfort, sede del Banco Central Europeo (BCE), y en la madrileña plaza de Cibeles, donde se acomoda la del Banco de España. Los supervisores español y europeo confiaban en esta operación para cerrar uno de los frentes abiertos del mapa financiero español y así mitigar el impacto de la pandemia de covid-19 en el sistema financiero.

Noticias del BBVA Noticias Banco Sabadell Banco Central Europeo (BCE)
El redactor recomienda