Suez ofrece a Criteria comprar Agbar, pero Isidre Fainé prefiere esperar y ver
  1. Empresas
Encuentro hace tres semana

Suez ofrece a Criteria comprar Agbar, pero Isidre Fainé prefiere esperar y ver

Suez, para defenderse de la opa de Veolia, que considera hostil, ha colocado hace un mes su filial Suez Eau de France bajo la protección de una fundación de derecho holandés

placeholder Foto: El presidente de la Fundación la Caixa, Isidre Fainé. (EFE)
El presidente de la Fundación la Caixa, Isidre Fainé. (EFE)

Hace tres semanas, Criteria recibió una sorprendente oferta de Grupo Suez: comprar Agbar. Fuentes financieras conocedoras del encuentro explican que, además de miembros de la cúpula de Suez, participaron el presidente de Agbar, Angel Simón, y el de Criteria, Isidre Fainé. La oferta se enmarca en la guerra abierta entre los grupos Suez y Veolia, después de que este último haya lanzado una opa sobre el primero. Tras escuchar la propuesta, la decisión de los directivos del 'holding' inversor de La Caixa ha sido esperar y ver para evitar, sobre todo, un enfrentamiento con el Estado francés.

La operación sería compleja. Primero por el precio, que se estima en unos 3.000 millones si incluye la joya de la corona, que es la filial de Chile, Aguas Andinas, la más rentable del grupo. Por tanto, la operación requiere dos condiciones: buscar un socio financiero, un fondo de inversión; y aumentar el endeudamiento de Criteria, que ya tiene algunos activos, como el 15% de la sociedad Agbar Mixta. Esta unidad explota la concesión del área metropolitana y podría utilizar en el canje el 5,9% de acciones que controla en Suez. Pero, aun así, habría que poner dinero fresco sobre la mesa.

Foto: Protestas de trabajadores en la puerta de Engie por la posible venta de Suez a Veolia. (Reuters)

La oferta es posible porque en la legislación bursátil francesa, al contrario que en la española, no hay obligación de pasividad en caso de opa. Así que Suez ha empezado sus maniobras para cerrar el paso al nuevo inversor. La cúpula del grupo francés se ve en la calle en cuanto Veolia tome el control del 29% que ahora tiene Engie en Suez. Agbar es propiedad 100% de Hisusa, que a su vez está controlada en su totalidad por la multinacional francesa Suez.

Esta operación implicará posteriormente una opa sobrevenida sobre el resto del capital de Suez, en el que la dirección de Criteria es más bien partidaria de realizar beneficios y acudir a la oferta para desprenderse del 5,9% que ahora tiene en Suez. El paquete actual de Criteria tiene un valor bursátil de unos 590 millones. Criteria controla activos por valor de más de 17.000 millones entre los que está este paquete de Suez.

Suez para defenderse de la opa de Veolia, que considera hostil, ha colocado hace un mes la filial Suez Eau de France —de la que cuelga Agbar— bajo la protección de una fundación de derecho holandés. Esto lo hace "inalienable", es decir, intransferible, durante al menos cuatro años, y el movimiento sirve para impedir que Veolia pueda vender esta filial al fondo Meridiam, tal y como pretendía el adquiriente y financiar así una parte de la compra.

Al margen del movimiento

Portavoces de Criteria y de Agbar han declinado hacer declaraciones sobre la reunión. Otras fuentes financieras han apuntado que Fainé, hasta hace poco consejero de Suez, desconocía este movimiento hacia una fundación holandesa, pese a la importancia de los activos españoles y latinoamericanos en la operativa de los activos que quedan sujetos a este movimiento corporativo.

De hecho, la pasada semana, después de la oferta de Suez, Fainé optó por dejar el consejo de Suez, alegando “motivos personales y de disponibilidad”, a pesar de que su mandato se había renovado el mes de mayo. En la práctica, con la salida de Fainé del consejo de la multinacional gala, Criteria queda con las manos mucho más libres para tomar cualquier decisión, en un sentido o en otro.

Macron avala el desembarco de Veolia en Suez, y teniendo en cuenta el peso del sector público en Francia, Fainé prefiere esperar prudentemente

Sin embargo, la alternativa no va a definirse en los próximos meses. En el grupo La Caixa prefieren esperar a que se resuelva la guerra en París. De hecho la entrada de Veolia en Suez, en una operación por la que han comprado el 29,9% por 3.400 millones, tiene el aval del Estado francés y del máximo poder en el Elíseo, el presidente Emmanuel Macron. En este contexto, en Criteria prefieren no hacerle un feo al gobierno del país vecino.

Mal momento

Además, Agbar tampoco está viviendo un buen momento. Los ingresos han caído de manera drástica a causa del coronavirus, en especial por el desplome en picado de la actividad hotelera. De hecho, el grupo no pagará dividendo este año. Sin embargo, el negocio del agua sigue siendo estable y su baja rentabilidad se compensa ante las perspectivas de una década de tipos cero, que es lo que se espera en este momento en los mercados financieros. Además de en España y Chile, Agbar tiene presencia en países como Reino Unido, México, Colombia, Argelia, Perú, Brasil, Turquía y EEUU. Antes del Covid, el ebitda —beneficio operativo— de Agbar era recurrente año tras años y suponía un volumen que rondaba los 250 millones, según consta en las cuentas de Suez.

Hace tres semanas, Criteria recibió una sorprendente oferta de Grupo Suez: comprar Agbar. Fuentes financieras conocedoras del encuentro explican que, además de miembros de la cúpula de Suez, participaron el presidente de Agbar, Angel Simón, y el de Criteria, Isidre Fainé. La oferta se enmarca en la guerra abierta entre los grupos Suez y Veolia, después de que este último haya lanzado una opa sobre el primero. Tras escuchar la propuesta, la decisión de los directivos del 'holding' inversor de La Caixa ha sido esperar y ver para evitar, sobre todo, un enfrentamiento con el Estado francés.

Agbar Isidre Fainé Veolia Emmanuel Macron Criteria Cataluña
El redactor recomienda