Responde al problema energético

Liberty redobla su interés por Alcoa y le transmite por carta su plan de salvación

Alvance, la división de aluminio del 'holding' industrial Liberty Steel Group and GFG Alliance ha reiterado su voluntad por adquirir la planta y se compromete a cerrar la operación en un mes

Foto: Trabajadores de ALCOA se manifiestan en los alrededores de la fábrica estadounidense. (EFE)
Trabajadores de ALCOA se manifiestan en los alrededores de la fábrica estadounidense. (EFE)
Adelantado en

La planta de Aluminio de Alcoa en San Ciprián (Lugo) ha encontrado un salvavidas de última hora, aunque parece que la multinacional americana es más partidaria del cierre y el despido de 534 trabajadores. GFG, el conglomerado industrial fundado por Sanjeev Gupta (Liberty House Group) y que el año pasado adquirió siete plantas de Arcelor Mittal, está decidida a intentar quedarse con la planta de San Ciprián que Alcoa posee en Lugo y sobre la que pesa un Expediente de Regulación de Empleo como antesala a un cierre. Se trata de la misma situación por la que pasaron las plantas de Avilés y La Coruña, vendidas a Parter Capital el pasado año.

Alvance, la división de aluminio de GFG, hizo llegar el sábado una carta al CEO mundial del Alcoa, Roy C Harvey, en la que expresa su voluntad por llegar a un principio de acuerdo o “term Sheet” en las próximas dos semanas, sujeto a una 'due diligence' que tendría lugar en las dos semanas siguientes con el objetivo de cerrar un acuerdo de compra-venta en un plazo de entre 4 y 6 semanas. En la misiva, Gupta indica que la intención de ALVANCE sería adquirir la planta en funcionamiento, y con todos los empleados trabajando en los términos y condiciones actuales. “No estamos interesados ​​en comprar una planta cerrada. En base a nuestra amplia experiencia, creemos que es infinitamente más difícil reiniciar una planta industrial pesada después de un cierre, especialmente en condiciones de mercado difíciles”, afirma Gupta en la carta, a la que ha tenido acceso este diario.

La misiva responde a dos preguntas sobre las que la propia Alcoa había mostrado previamente sus dudas: cuáles son los términos de la potencial transacción y cómo abordaría el desafío energético. También se abre a comprar solo la fábrica de aluminio, ya que Alcoa ha manifestado que su intención es mantener la de alúmina. "Creemos que los dos activos deben operar juntos y con el mismo accionista. Cualquier separación de los dos agregarán riesgo al futuro para todas las partes. A pesar de esto, estamos preparados para considerar la compra solo de la fundición, si bien esta no es nuestra preferencia", destaca el grupo británico.

Alcoa se ha mostrado inflexible a la hora de no extender el periodo de consultas del ERE más allá del próximo martes y proceder al cese de actividad en la planta de forma inmediata. La Xunta de Galicia advirtió el viernes a Alcoa de que una eventual decisión unilateral de la cotizada estadounidense de hibernar las cubas procediendo al despido colectivo de la práctica totalidad de la plantilla puede malograr el proceso de venta y que esto podría suponer un fraude de ley, llegando a invalidar el Expediente de Regulación de Empleo.

"En entorno covid, con un desempleo masivo que se avecina a nivel mundial, sería trágico si cientos de familias quedan sin trabajo"


"En el entorno covid de hoy, con un desempleo masivo que se avecina a nivel mundial, sería trágico si cientos de familias quedan sin trabajo y varadas cuando GFG Alliance está lista para ponerse de pie para enfrentar la carga de transformar esta planta y salvar sus habilidades industriales", señala esta firma por carta al CEO mundial y presidente de Alcoa.

Esta posibilidad de venta ha sido impulsada por el propio secretario de industria, Raúl Blanco, y apoyada desde la Xunta de Galicia. La propia Reyes Maroto llegó a afirmar el mes pasado que en esta planta «no hay un problema de precio de la electricidad, sino de sobrecapacidad [productiva] y de falta de inversiones. Alcoa no ha invertido dinero en la planta», llegando a atribuir esa situación de crisis a la propia gestión de la compañía, que decidió no invertir en las instalaciones durante los últimos años. 

En este sentido, el ceo de GFG explica en la carta a Alcoa que "ALVANCE está explorando soluciones con el Gobierno nacional dentro del marco de la UE, que permitiría el apoyo gubernamental para el futuro cercano. En el mediano plazo, el plan de ALVANCE es trabajar con SIMEC Energy, un miembro de GFG Alliance, que tiene una amplia cartera de activos de desarrollo y generación de energía para proporcionar energía sostenible limpia y verde para sus hermanas industriales ALVANCE Aluminium y Liberty Steel". Para el Ejecutivo la cuestión más peliaguda es acabar de sacar adelante un estatuto de los consumidores electrointensivos que permita satisfacer las demandas del sector después de reducir a la mínima expresión las ayudas que se pagan vía factura eléctrica.

Este mismo lunes los inversores de Liberty Steel Group and GFG Alliance se reúne con las autoridades regionales y estatales así como con el comité de empresa para tratar de desencallar la situación.

GFG es un conglomerado industrial inglés liderado por Sanjeev Gupta con intereses en el negocio del acero, el aluminio y la energía. Un portavoz de GFG contactado por este diario ha declinado comentar esta información.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios