El Corte Inglés negocia con Abante y Santander crear una gestora de patrimonios
  1. Empresas
RELACIÓN TENSA CON LA ENTIDAD DE ANA BOTÍN

El Corte Inglés negocia con Abante y Santander crear una gestora de patrimonios

El grupo de distribución, que tiene una relación tensa con el banco cántabro, quiere lanzar su división financiera para ofrecer fondos de inversión y planes de pensiones a sus clientes

Foto: El Corte Inglés negocia con Abante y Santander crear una gestora de patrimonios
El Corte Inglés negocia con Abante y Santander crear una gestora de patrimonios

El Corte Inglés quiere poner en marcha su proyecto de crear una división financiera para diversificar su negocio y ampliar la oferta de servicios a sus clientes, pese al impacto del covid-19. Según han confirmado fuentes próximas a las conversaciones, el 'holding' de la distribución ha decidido crear una gestora de patrimonios, para lo cual ha entablado conversaciones con terceros, que serían los encargados de liderar la sociedad. Uno de estos potenciales socios es Abante Asesores.

Así lo han confirmado fuentes próximas a El Corte Inglés, que inicialmente quería desarrollar el proyecto de forma interna, formando un grupo de empleados en servicios financieros y fichando a una serie de ejecutivos especializados en el mercado. Pero Víctor del Pozo, consejero delegado, ha valorado que la forma más rápida, eficaz y segura de arrancar la iniciativa es aliarse con una firma que ya esté implantada y tenga experiencia en el sector. Por ello, Javier Rodríguez-Arias, director corporativo del 'holding', ha entablado negociaciones con varios candidatos con el objetivo de cerrar un acuerdo a la vuelta del verano.

Para El Corte Inglés, el socio lógico sería Banco Santander, con el que ya comparte el capital de Financiera El Corte Inglés, la filial a través de la cual concede préstamos personales a sus clientes para comprar en los centros comerciales. Pero la relación con la entidad presidida por Ana Botín ha pasado por momentos delicados en los últimos meses, como cuando el grupo bancario quiso quedarse con la titularidad de la base de datos de los clientes de la sociedad compartida. Es decir, con la identidad y perfil de los 12 millones de usuarios que tienen la tarjeta de pago de El Corte Inglés.

Foto: El Corte Inglés compra Mega 2, la empresa de seguridad del hombre clave de la familia

La tensión fue tal que el Santander llegó a presentar un informe al Banco de España para solicitar formalmente la base de datos, ya que sostenía que era dueño del 51% de Financiera El Corte Inglés. Sin embargo, esta propiedad es temporal, debido a que el acuerdo con el grupo de distribución expira en 2023, año en que la cadena presidida por Marta Álvarez Guil puede romper la alianza firmada en octubre de 2013. En ese momento, El Corte Inglés puede recomprar la participación al Santander y asociarse con otro competidor.

Las aguas se han calmado recientemente, sobre todo porque las dos partes se han enfocado en monitorizar el impacto del covid-19 en los cerca de 1.800 millones concedidos a los clientes para financiar sus compras. Especialmente, las peticiones de moratoria, la tasa de impago y la formalización de nuevos créditos, ratios que suelen empeorar con bastante rapidez en el sector de los préstamos personales cuando azota la crisis económica.

Debido a esta tensión con el Santander, El Corte Inglés ha entablado negociaciones con otros potenciales socios. Uno de ellos es Abante Asesores, la sociedad de gestión de patrimonios presidida por Santiago Satrústegui y participada en un 10% por Mapfre Asset Management desde septiembre de 2019. La aseguradora tiene una opción para llegar al 20% del capital de Abante, con la que ha creado una plataforma independiente de asesoramiento financiero y de distribución de productos. Un esquema que le encajaría perfectamente a El Corte Inglés, ya que el perfil de los clientes de la gestora de fondos de inversión y de pensiones es muy similar al de los titulares de su tarjeta: personas de un nivel adquisitivo medio alto, pero sin alcanzar el estatus de banca privada.

Foto: El Corte Inglés reduce un 50% el dividendo por el covid y renueva al consejero catarí

Efectos colaterales

Las negociaciones de Javier Rodríguez-Arias con Abante Asesores, que gestiona unos 2.200 millones de euros, han sido bien acogidas en la alta dirección de El Corte Inglés, que todavía no ha tomado ninguna decisión y que quiere explorar varias alternativas, así como las reacciones colaterales que tendría aliarse con otro socio en su ‘joint venture’ con el Santander.

Reunión de la cúpula del Banco Santander. (Reuters)
Reunión de la cúpula del Banco Santander. (Reuters)

El posible acuerdo con Abante no debería generar problemas con el banco dirigido por la familia Botín, que desde enero de este año también tiene un acuerdo en la división de seguros con Mapfre para vender seguros de automóviles y de empresas a través de una sociedad mixta. Pero distintas fuentes insisten en que el socio lógico debería ser el mismo Banco Santander, que tiene la mayor gestora de fondos y planes de pensiones de España, si la relación vuelve a su cauce.

Por ello, las dos partes quieren reconducir las posiciones para prolongar la alianza más allá de 2023 y extenderla a otros segmentos bancarios, ya que El Corte Inglés quiere exprimir más su amplia base de clientes y sus puntos de venta. Esto encajaría en la estrategia del Santander, que precisamente está reduciendo el número de sucursales al apostar firmemente por la digitalización. Además, el banco es el principal acreedor del 'holding', al que acaba de sacar de un apuro al liderar un nuevo préstamo de 1.300 millones de euros para hacer frente al covid-19.

Noticias de El Corte Inglés Ana Patricia Botín Noticias del Banco Santander Abante Asesores Víctor del Pozo Mapfre Marta Álvarez Gull
El redactor recomienda