CASO BBVA-VILLAREJO

BBVA tardó un año en investigar a Cenyt desde los avisos del Sepblac y la Fiscalía

El banco recibió dos requerimientos de información sobre Villarejo en 2017. Respondió reconociendo que era su mayor cliente y que había detectado noticias sobre irregularidades

Foto: Caso BBVA-Villarejo. (Ilustracion: El Herrero)
Caso BBVA-Villarejo. (Ilustracion: El Herrero)
Adelantado en

Las alertas internas de BBVA no funcionaron a mediados de 2017. La entidad entonces presidida por Francisco González tuvo una serie de avisos del Servicio Ejecutivo de la Comisión de Prevención del Blanqueo de Capitales e Infracciones Monetarias (Sepblac) y de la Fiscalía Anticorrupción sobre irregularidades en torno a Cenyt y sus dos responsables, el comisario Villarejo y su socio Rafael Redondo.

Según información del caso BBVA-Villarejo, el banco respondió al Sepblac con un extenso escrito de agosto de 2017 en el que reconocía su relación con Villarejo y el hallazgo de determinados artículos de prensa en los que se alertaba de actividades ilícitas en sus sociedades. Aun así, la entidad siguió contratando unos meses más a Cenyt y no empezó a investigar el caso hasta junio de 2018. Desde el banco, no han hecho comentarios.

La primera alerta llegó el 27 de julio de 2017, con un escrito del Sepblac dirigido al banco, pidiendo detalles y movimientos de 18 cuentas, así como "identificación de los titulares y autorizados de dichas cuentas y datos de conocimiento que se tenga de los mismos".

Francisco González (i), expresidente de BBVA, y Carlos Torres (c), actual presidente, durante la presentación de los resultados de 2017. (EFE)
Francisco González (i), expresidente de BBVA, y Carlos Torres (c), actual presidente, durante la presentación de los resultados de 2017. (EFE)

La entidad respondió el 16 de agosto, con un escrito de 30 páginas. Sobre él, directivos de BBVA señalaban que: "Adjunto tenéis la contestación al requerimiento sobre el asunto Villarejo. Es una contestación aportando información en nuestro haber sobre los requeridos y aportada de manera aséptica", según el 'e-mail' enviado entre ejecutivos como Belén Rico, Antonio del Campo, Eduardo José Garde y Elías Palacio. Este correo se ha aportado a la causa dentro de una cadena de 'e-mails' que posteriormente, a finales de mayo de 2018 —cuando la investigación oficial ya estaba en marcha—, llegó al responsable de los Servicios Jurídicos y Cumplimiento, Eduardo Arbizu.

En el escrito de agosto de 2017, BBVA reconocía que "del total de las transferencias recibidas" por Villarejo y sus sociedades, "el 58,46% han sido ordenadas por nuestra entidad en concepto de pagos de facturas generadas por prestación de servicios profesionales". Además, al repasar nombres de empresas, advertía de que había localizado cerca de 20 artículos de prensa publicados entre 2015 y 2017 con sospechas de irregularidades en torno a Villarejo. En ellos, se hablaba de actividades relacionadas con el blanqueo de capitales —como este de 'Público'— y del empleo de su trabajo como comisario para favorecer a sus clientes.

Poco después, el 22 de septiembre de 2017, la Fiscalía Anticorrupción hizo un requerimiento al banco vasco en el que pedía todo tipo de información de las cuentas y cajas de seguridad de Cenyt.

A pesar de ello, BBVA siguió contratando a la empresa de Villarejo y Redondo hasta finales de año. Según la documentación que ha ido aportando la entidad, desde el primer aviso del Sepblac se aprobaron seis facturas para Cenyt por valor de algo más de 360.000 euros.

La versión de BBVA

El representante legal del banco, Adolfo Fraguas, fue preguntado sobre este punto en el interrogatorio de finales del año pasado: "¿Por qué el 3 de noviembre de 2017 [fecha en la que entra Villarejo en prisión] no empiezan a acumular la información sobre los contratos con Cenyt?", preguntó el fiscal Ignacio Stampa. "Entiendo que en ese momento no se es consciente de lo que ha sido la relación con Cenyt. Entiendo que es cuando sale esa información en mayo [de 2018] cuando se tiene conocimiento de la verdadera dimensión de la contratación con Cenyt o sospecha de lo que puede haber sido, y es a partir de eso cuando se actúa", respondió Fraguas. "El contrato se rescinde en noviembre [de 2017] con efectos diciembre", añadió.

En enero de 2018, llegó un nuevo requerimiento del Sepblac para el banco, con la petición de información sobre otras cuentas ligadas indirectamente al comisario. No fue hasta mayo, sin embargo, cuando saltaron las alarmas: "A finales de mayo de 2018, habían aparecido noticias sobre pagos de BBVA al Grupo Cenyt, al que vinculaban con el comisario José Manuel Villarejo, entonces en prisión. Por ese motivo, en junio de 2018 iniciamos una investigación sobre la contratación y los servicios prestados por el Grupo Cenyt a BBVA, que está en curso", explicó a sus empleados Carlos Torres, presidente de BBVA, que durante estos hechos era consejero delegado.

BBVA, algunos directivos y varios exdirectivos están imputados en la causa por presuntos delitos de cohecho y revelación de secretos. En el caso del banco, la colaboración con la Justicia y el hecho de haber activado o no correctamente los controles internos son clave para su responsabilidad penal. Según los fiscales, los controles tendrían que haber saltado, como tarde, en 2015, cuando su 'exdircom' Javier Ayuso escribió en 'El País' una serie de artículos sobre las irregularidades de la trama Villarejo. La entidad no se dio por aludida entonces, ni en verano de 2017.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios