POSEE VARIAS EN ITALIA Y PAÍSES BAJOS

El fondo israelí Helios busca plantas de biogás en España tras entrar en solar

Erez Gissin, socio ejecutivo, apunta a instalaciones ya operativas o a punto de hacerlo. De cara a 2021 rastrean proyectos solares o eólicos que estén en fase de cierre de su financiación

Foto: Planta de biogás en EEUU. (Reuters)
Planta de biogás en EEUU. (Reuters)
Adelantado en

Helios, el fondo israelí especializado en gestión de activos energéticos en cinco países europeos además de en su mercado doméstico, tiene ambiciosos planes para España. Tras adquirir hace unas semanas su primer activo renovable, 90 megavatios fotovoltaicos a Cobra (ACS) por 85 millones, la compañía busca incrementar su presencia en nuestro país al calor de la nueva ola de desarrollo de las renovables durante los próximos años. Y el biogás, extraído en plantas ubicadas en vertederos de residuos urbanos, es su objeto de deseo prioritario para acometer otra operación en este mismo 2020.

Erez Gissin, uno de los dos socios ejecutivos del vehículo junto con Nimrod Goor, ha mantenido una entrevista por videoconferencia desde Israel con El Confidencial organizada por la empresa sevillana Quintas Energy. Quintas es el asesor que ha asegurado la financiación de esa compra a través de un grupo de cinco bancos entre los que está Sabadell, Nomura y Siemens Bank. La compañía andaluza es también el socio que gestionará la operación y el mantenimiento de esas plantas.

"Con carácter general, Helios está interesado en crecer en España en proyectos que estén en la fase greenfield, es decir a punto de entrar en operación; o brownfield, esto es, ya operativos. Nos interesan proyectos del tamaño de Bonete [activos adquiridos a ACS] y también algo más grandes. En concreto en plantas que ya operan, tenemos identificadas algunas oportunidades en España que podrían incluso materializarse en lo que queda de año", explica en detalle el directivo israelí.

Helios tiene ya plantas de biogás tanto en Italia, donde esas instalaciones suministran gas a otras plantas industriales o bien la vierten a la red de gasoductos, y también en Países Bajos. Esta experiencia como operador es la que quiere ahora importar a España. La firma de inversión, con fondos disponibles de partícipes institucionales israelíes por unos 500 millones, se plantea también abrir una oficina en España en función del desarrollo de su portfolio de proyectos en los próximos meses.

Legislación crítica

Gissin considera "muy atractivo" en general el mercado renovable español tras el paso de la pandemia del covid. En concreto, sobre el biogás, enfatiza la necesidad de que se siga apoyando económicamente a través de la legislación a esta tecnología para facilitar su crecimiento. "Son críticas para nosotros tanto las regulaciones nacionales, como también las locales que afectan a los activos concretos ubicados en vertederos municipales", abunda.

El fondo, que cuenta con PwC como asesor para acometer sus inversiones, sufrió a través de algunos de sus partícipes los cambios en la legislación energética española a inicios de esta década. Por eso Gissin valora especialmente una regulación estable "y que garantice una trayectoria futura de apoyo a nuestra industria". "España lo está haciendo bien desde hace un par de años. Con todo, mi principal preocupación es que pase el covid cuanto antes y podamos volver pronto a visitar físicamente los mercados donde estamos presentes. Los acuerdos de compraventa hay que trabajarlos en persona".

Como tendencia de futuro, y más allá de las tecnologías en las que ya opera —eólica, fotovoltaica, biomasa y biogás—, Gissin apunta al almacenamiento energético como el protagonista de la próxima ola de inversiones en renovables.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios