junta general

Colonial culmina la negociación de rentas por el covid-19 con un impacto del 2%

La socimi ha finalizado las negociaciones con sus inquilinos con una suma de bonificaciones, modificaciones de plazo y moratorias de pago cuyo impacto ha quedado limitado al 2%

Foto: Colonial es propietaria de la inmobiliaria francesa SFL
Colonial es propietaria de la inmobiliaria francesa SFL

Colonial da por completado el periodo de negociación con todos sus inquilinos para analizar, caso a caso, el impacto de la pandemia del covid-19. Según ha confesado el consejero delegado de la compañía, Pere Viñolas, en la rueda de prensa posterior a la Junta General de la compañía, “el proceso de discusiones y negociaciones lo damos, prácticamente, por finalizado” con un impacto estimado del 2% en las rentas.

Este ajuste equivale a unos 7 millones de euros sobre una facturación total de 350 millones y es el agregado de diferentes acuerdos, que van desde bonificaciones de rentas, en algunos casos, a modificación de los vencimientos y aplazamientos de rentas a cobrar en un plazo medio de 24 meses. Tras estos acuerdos, el interrogante es qué impacto tendrá el covid en la valoración de los activos de Colonial.

Una revisión que la socimi realiza semestralmente y que golpeará de manera directa al resultado neto del grupo. “Esperamos que Colonial muestre la fortaleza propia de sus activos”, ha señalado Viñolas. Dedicad, prácticamente en exclusiva al negocio de oficinas, el 76% de los edificios de la compañía se ubican en los principales centros financieros de Madrid, Barcelona y París, con un perfil de cliente gran compañía que tiene su sede corporativa confiada a Colonial y con un ratio de desocupación del 2%.

Pero más allá del impacto concreto en rentas por la crisis del coronavirus, otro gran reto al que se enfrenta la compañía por esta pandemia es el auge del teletrabajo y la amenaza que desde muchos frentes se sostiene que supondrá este fenómeno para el negocio de oficinas. “El teletrabajo nos afectará poco por el tipo de clientes que tenemos en Colonial”, responde el presidente de la socimi, Juan José Bruguera, para quien el teletrabajo, ni es tan bueno ahora, ni era tan malo antes.

Pere Viñolas y Juan José Bruguera. (EFE)
Pere Viñolas y Juan José Bruguera. (EFE)

El contar con sedes de grandes corporaciones vuelve a mostrarse en este punto como un signo diferencial y una fortaleza de la socimi, que, sin embargo, sí está más expuesta al cambio que se avecina para la industria por Utopicus, su filial de espacios de co-working, el segmento del mercado que los expertos pronostican que más va a sufrir las consecuencias del covid-19, al apostarse por mayores distancias entre trabajadores y menos cultura de compartir la mesa de trabajo.

Un discurso al que Viñolas intenta dar la vuelta al asegurar que las compañías, precisamente por todos estos cambios, van a demandar cada vez más flexibilidad en sus espacios de oficinas, lo que convierte a las empresas como Utopicus en parte de la solución a un problema real, que son todos los cambios que ha traído a esta industria el coronavirus y el auge del teletrabajo, transformación que tiene derivadas también en temas medioambientales y de conciliación.

Colonial cerró el primer trimestre de este ejercicio con un resultado neto de 32 millones, lo que representa un aumento del 39% respecto al mismo periodo del año anterior y la facturación se elevó hasta los 86 millones, un 6% más a superficie comparable (like-for-like).

Respecto al segundo trimestre, la socimi ha declinado adelantar resultados pero ha dado algunas pinceladas como los más de 3.000 metros cuadrados firmados en renovaciones o nuevos contratos en abril con un 'reléase spread' (precio de alquiler firmado vs. renta anterior) superior al 50% y un crecimiento en comparación con la renta media del mercado del 10%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios