Bas Van Abel: "Hay empresas atrapadas en un sistema que solo prima el beneficio"
  1. Empresas
CONVERSACIONES SOBRE SOSTENIBILIDAD

Bas Van Abel: "Hay empresas atrapadas en un sistema que solo prima el beneficio"

Para el cofundador de De Clique y exCEO de Fairphone si las empresas quieren hacer algo por los más vulnerables deben empezar por sus propias cadenas de suministro y sus trabajadores

La actual crisis sanitaria del coronavirus está obligando a empresas, gobiernos y sociedad civil a repensar sus modos de actuación y avanzar hacia nuevos modelos más sostenibles. Según Bas Van Abel, cofundador de De Clique y exCEO de Fairphone, empresa que desarrolla teléfonos inteligentes diseñados y producidos con el mínimo impacto negativo sobre las personas y el planeta, es importante "ser cada vez más transparente, construir un relato potente y no olvidar la cadena de suministro global y local para generar impacto real en las comunidades".

Bas Van Abel ha sido el segundo invitado a los encuentros del proyecto #aBetterWay de la plataforma de sostenibilidad Quiero. A raíz de estas conversaciones guiadas por Sandra Pina, directora general de Quiero, El Confidencial y Banco Sabadell han puesto en marcha el ciclo 'Economía con impacto', cuyo objetivo es analizar el efecto que tienen los modelos económicos actuales en el medio ambiente y en las personas y presentar soluciones que permitan desarrollar sociedades sostenibles.

PREGUNTA: Has construido tus empresas alrededor del impacto positivo y el cuestionamiento de los dogmas existentes, ¿cómo crees que se va a reflejar la actual crisis sanitaria del coronavirus en los planes y estrategias de sostenibilidad de los que emprenden con impacto positivo?

RESPUESTA: No creo que vaya a haber grandes cambios en relación a las 'startups' o nuevas compañías que se han puesto en marcha para cuestionar de alguna manera el sistema. Desde mi experiencia en Fairphone, lo que veo es que las relaciones con nuestra cadena de suministros, ya sea global o local, son cada vez más importantes. La gente quiere conocer todos los detalles, lo que hay detrás de nuestros productos, y el coronavirus lo ha puesto de manifiesto más claramente.

placeholder Bas Van Abel, cofundador de De Clique y exCEO de Fairphone.
Bas Van Abel, cofundador de De Clique y exCEO de Fairphone.

Desde Fairphone estamos trabajando para hacer visible que lo que ocurre en Asia o en África está interconectado con nuestra realidad. Sin duda esto expone la fragilidad de la globalización. Y con ello no quiero decir que haya que volver al pasado: el consumismo ha democratizado todo. Tiene que ver con saber que hay algo más importante en juego, como por ejemplo, la continuidad de los sistemas de alimentación.

P. Esto debería de ser una llamada de alerta en torno a nuestra fragilidad y vulnerabilidad en la gestión de la cadena de suministros. ¿Cuáles dirías que son los pilares sobre los que se debería de asentar un cambio en la cadena de suministros? ¿Cuál debería ser el nuevo modelo de gestión para la cadena de valor? ¿Y como consumidores?

R. Tenemos que plantearnos qué es esencial y que es exceso. Por un lado, no necesitamos tantas cosas; y por otro, hay mucha gente en el mundo que no tiene acceso a lo esencial. Seguimos viendo con esta crisis que hay desigualdades en el mundo, y que quienes no tienen grandes recursos, en esta crisis están sufriendo más que quienes sí los tienen. Para mí, una de las cuestiones clave que deberíamos de considerar ahora y cada vez más de cara al futuro, es la de la conversación entre lo público y lo privado. La conexión entre las cadenas de suministro. No tengo nada en contra de las cadenas de suministro globales y cómo funcionan técnicamente. El problema es que una vez dejen de funcionar esas cadenas de suministro, necesitamos un 'back up', tener alguna manera de lidiar con esto.

"No sabemos de dónde vienen las cosas y no asumimos responsabilidad sobre ellas porque siguen llegando"

Lo más importante es que nos alejemos de lo que hemos venido haciendo hasta ahora: empujar nuestros sistemas de producción fuera de nuestros países. No sabemos de dónde vienen las cosas y no asumimos ningún tipo de responsabilidad sobre ellas porque siguen llegando. Lo que deberíamos cuestionarnos es cuál es nuestra posición, no solo como personas, sino también como países y organizaciones.

P. En este contexto que nos estás mostrando, los más vulnerables a nivel negocio son los más pequeños. En este "volvamos a lo local", ¿qué acciones deberían tomarse por parte de las empresas para asegurar la resiliencia de las comunidades más vulnerables? ¿Cómo podemos mejorar en forzar alianzas con estas personas para evitar así que toda esta situación les afecte?

R. Si eres una compañía y quieres hacer algo por los más vulnerables, fíjate en tu propia cadena de suministros, fíjate en tu negocio. No crees proyectos de caridad por un lado si todavía tienes una cadena de suministros que puedes mejorar. Fíjate qué es lo que puedes hacer en tu propia cadena de suministros, en tu negocio y en tu gente, y trabaja en ello. Paralelamente el papel de los Gobiernos está básicamente en defender el interés del público: las cadenas de suministro son un interés nacional. El pago de impuestos ayuda a estas empresas a poder seguir avanzando en su propósito.

P. De alguna manera tenemos que abordar el reto de cómo cambiar un sistema en el que todos estamos inmersos, también las empresas, ¿qué podemos hacer mejor desde la empresa en este sentido?

R. Lo bueno acerca de esta crisis es que proporciona una nueva manera de ver las cosas. Las empresas que se están involucrando en el cambio están remando a contracorriente, todavía atrapadas en un sistema económico antiguo en el que prima únicamente la búsqueda del beneficio. Están dentro de un sistema que intentan cambiar y este es uno de los principales problemas y uno de los principales retos de las empresas sociales. No puedes parar el sistema y empezar otro. Tienes que hacerlo desde dentro.

placeholder Sandra Pina, directora general de Quiero.
Sandra Pina, directora general de Quiero.

Creo que una de las cosas que las grandes empresas pueden hacer es empezar a apoyar a estas empresas sociales convirtiéndose en clientes. Pueden empezar a apoyar a los emprendimientos sociales y empresas que tienen establecido en su ADN liderar este cambio económico. Las empresas y los gobiernos pueden apoyarlas con ofertas comerciales porque, al final, todos somos consumidores.

P. En relación con la tecnología, ¿cuál su rol en esta transformación de la cadena de suministro que se va a acelerar? Hasta ahora hablábamos, entre otras, de la tecnología Blockchain aplicada a las cadenas de suministro, pero ahora con los nuevos escenarios, ¿va a ser la tecnología la que nos va a dar las soluciones como nos gustaría?

R. Por supuesto. La tecnología nos permite hacer lo que queramos. Por ello necesitamos ser más conscientes de la tecnología que desarrollamos y cómo la desarrollamos. Puede ayudarnos a resolver los problemas a los que nos enfrentamos siempre que seamos capaces de involucrarnos con ella y de hacerle las preguntas correctas que nos lleven en la dirección adecuada.

P. Se necesitan colaboraciones grandes, incluso entre competidores, con administraciones, con ONG... Fairphone fue creado para mostrar que otra manera de hacer las cosas es posible e invitar a otros. ¿Cómo podemos aprender a hacer colaboraciones amplias y sistémicas?

R. Yo, por ejemplo, vendo teléfonos. Si te digo que no te compres uno si no lo necesitas, esto puede tener un efecto negativo en el negocio. No hay que tener miedo de reconocerlo y aceptar que tu modelo de negocio es crear y destruir al mismo tiempo y que tu interés como persona de negocios puede ser diferente al que puedas tener desde un punto de vista de la sostenibilidad. Esto nos hace humanos. A un nivel filosófico, hay que intentar integrar el interés privado y el interés personal con el interés colectivo y el interés común. Y hay que tener en cuenta que la sostenibilidad es más grande que uno mismo, va más allá de nuestro nacimiento y nuestra propia muerte.

"La transparencia en sí misma no es suficiente. Necesitamos gente que sea capaz de explicar lo que pasa de una manera entendible"

Es igual para la empresa. Necesitamos pensar desde fuera de nuestras propias empresas y este es realmente el cambio filosófico al que tenemos que llegar. Hemos sido capaces de llegar a este punto en nuestro nivel de bienestar a lo largo de la historia porque hemos podido construir sobre lo que nuestros ancestros hicieron. No tenemos que estar empezando de cero una y otra vez. Creo que necesitamos averiguar cómo podemos pensar más allá de nosotros mismos de nuevo, tanto las personas como las empresas.

P. Para pensar más allá de nosotros mismos necesitamos transparencia… ¿Cuál es el futuro de la transparencia? ¿Cómo crees que va a evolucionar?

R. La transparencia para mí es una herramienta, no una meta en sí misma. Ayuda a las compañías a ser capaces de sacar a la luz lo que no se ve, el “lado oscuro” relacionado con el sector. Cuanto más de ese 'lado oscuro' eres capaz de mostrar, más gente confiará en ti y te entenderá mejor como compañía. Pero la transparencia en sí misma no es suficiente. Necesitamos gente que sea capaz de explicar lo que pasa de una manera entendible para los demás, y el 'storytelling' es una potente herramienta para ello.

P. Un último consejo para aquellas compañías que quieren abordar la sostenibilidad de una manera coherente en este momento… ¿qué oportunidades o posibilidades abre?

R. He aprendido que hay que escalar los procesos para garantizar el crecimiento, y esto tiene un precio. Estamos poniendo un nuevo proyecto en marcha y ahora, con el covid-19, hemos tenido que parar salarios, hemos sufrido pérdidas y los inversores han dejado de invertir. Por eso, en solo unos días tuvimos que tomar la decisión de redirigir la compañía hacia otro mercado. La rapidez con la que se puede dar un giro y seguir teniendo impacto es fantástica. Esto es lo que me gusta de la situación actual. La posibilidad de 'girar'.

Eventos EC Sabadell. Economía con impacto
El redactor recomienda