por 850 millones

Puig hace historia con la compra de la firma británica de cosméticos Charlotte Tilbury

Con esta operación, Sequoia vende y entran Puig y el fondo BDT Capital Partner. Por primera vez en estos años, los Puig recurren a crédito externo para financiar esta compra

Foto: El presidente de Puig, Marc Puig, en una imagen de archivo. (EFE)
El presidente de Puig, Marc Puig, en una imagen de archivo. (EFE)
Adelantado en

El gigante de perfumería español Puig ha cerrado su gran operación de la época Marc Puig, el presidente de la compañía desde 2001. Ha participado en la compra de la firma británica Charlotte Tilbury, por 850 millones de euros. La operación rompe varios tabús de Puig: entra a lo grande en el sector de la cosmética y el maquillaje, donde hasta ahora solo había dado tímidos pasos, desafía la situación del Brexit, la lleva a cabo en medio del coronavirus y, además, ha recurrido a un grupo de bancos para obtener financiación, según apuntan fuentes financieras, en lugar de tirar de la caja del grupo.

Charlotte Tilbury, que preside la 'influencer' de la cosmética del mismo nombre, estaba controlada por el fondo de capital riesgo Sequoia Capital, que había entrado en 2017. Con esta operación, Sequoia vende y entran Puig y el fondo BDT Capital Partner. Portavoces de Puig no han querido especificar qué control accionarial acabarán teniendo sobre la compañía. En el comunicado oficial, solo se asegura que Charlotte Tilbury seguirá de presidenta y, además, mantendrá un paquete minoritario.

Puig controlará la sociedad a través del acuerdo con BDT, que son los que asumen la mayoría de los riesgos del crédito solicitado

Fuentes financieras que han participado en el diseño de la operación explican que desde el principio Puig tendrá el control de la gestión. En una primera fase, controlará la sociedad a través del acuerdo con BDT, que son los que asumen la mayoría de los riesgos del crédito solicitado. Y a medida que pase el tiempo, Puig irá incrementando su participación a costa de la de BDT, que opera como apoyo financiero de la empresa familiar catalana.

Para instrumentar la operación, se ha recurrido a un grupo de bancos del que han formado parte Banco Sabadell, BBVA, Bankinter, Caixabank, Banca March, Deutsche Bank y Bankia que han aportado el grueso de los fondos para la compra. La operación se ha acabado de negociar en pleno confinamiento en España y Reino Unido, lo que no ha hecho fáciles las cosas, según apuntan fuentes empresariales conocedoras de los contactos.

En el año fiscal 2018, las ventas de Charlotte Tilbury aumentaron un 34%, hasta los 100,9 millones de libras, mientras que el ebitda fue de 3,8 millones de libras, frente a los 2,8 millones de libras del año anterior. El beneficio neto después de impuestos fue de 3,5 millones de libras, según consta en Companies House, el registro oficial de empresas del Reino Unido. Según 'Financial Times', en 2019 la empresa ya facturaba 229 millones de libras esterlinas, unos 250 millones de euros. Si Puig acaba consolidando este volumen de negocio en sus propias cuentas este 2020, el grupo pasará de ser el sexto grupo de perfumería del mundo a avanzar algunos escalones en el 'ranking'. En su última presentación de resultados, Puig declaró unos ingresos de 1.935 millones en 2018. En 2019, las ventas ascendieron a 2.029 millones y unos beneficios de 226 millones, una cifra casi igual a la del año anterior. Sus productos se venden en más de 150 países.

Planes de crecimiento

Marc Puig quiere llevar el grupo a otra dimensión y que facture 3.000 millones en 2025. Esta compra es la primera para alcanzar este reto. Creada en 2013 por la maquilladora británica Charlotte Tilbury, que creció en la isla española de Ibiza y que se hizo un nombre como maquilladora de famosos, Charlotte Tilbury es una marca nativa digital de maquillaje y cuidado de la piel reconocida por su pionera innovación, sus productos galardonados y su comercialización disruptiva. Su producto estrella es la crema hidratante Magic Cream, pero también cuenta con la colección de maquillaje, lápices de labios y sombras de ojos Pillow Talk.

La operación ha obligado a Puig a participar en una subasta privada en la que también han participado grupos como Estée Lauder, Unilever, L’Oréal o Shisheido.

Satisfacción de los compradores

“Estamos realmente entusiasmados de asociarnos con Charlotte y su equipo, y apoyarlos en la próxima etapa de desarrollo de la marca”, ha afirmado Marc Puig en un comunicado. “Estamos orgullosos de dar la bienvenida a Charlotte a nuestra familia. Esta adquisición es clave en nuestro objetivo para desarrollar un sólido negocio de maquillaje y cuidado de la piel”, ha añadido.

La cartera de marcas de Puig incluye Carolina Herrera, Nina Ricci, Paco Rabanne, Jean Paul Gaultier, Dries Van Noten, Penhaligon’s y L’Artisan Parfumeur; y además licencias como Christian Louboutin y Comme des Garçons. También elabora fragancias diversas.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios