témpore socimi

El covid enferma a la socimi de Sareb y TPG: el 9% de sus inquilinos pide aplazar la renta

Témpore socimi ha concedido en abril aplazamientos al 3,5% de sus inquilinos, mientras que en mayo un 5,5% adicional le ha pedido ayuda para poder afrontar el alquiler de la vivienda

Foto: Una de las propiedas de Témpore Properties.
Una de las propiedas de Témpore Properties.
Adelantado en

El covid-19 ha golpeado con fuerza a Témpore, la socimi creada por Sareb y controlada por el fondo estadounidense TPG, que en los dos primeros meses de la pandemia ha visto que casi uno de cada 10 inquilinos ha sido incapaz de seguir haciendo frente al pago del alquiler, tendencia que, a tenor de lo visto en abril y mayo, amenaza con ser creciente.

"Témpore ha concedido aplazamientos en las rentas de un número de inquilinos que supone el 3,5% de las unidades alquiladas en la actualidad. Adicionalmente, la sociedad ha recibido peticiones de aplazamientos que están siendo analizadas y que engloban a un número de inquilinos igual al 5,5% de las unidades alquiladas. Estas peticiones adicionales incrementarán probablemente el número de aplazamientos concedidos", señala la compañía en el folleto de ampliación de capital que ha presentado en el MAB (Mercado Alternativo Bursátil).

Con una cartera de 2.500 viviendas en total, la socimi dirigida por Nicolás Díaz Saldaña ha sido consciente desde el primer momento del difícil horizonte que se avecinaba, como demostró desde el primer momento de la crisis con el lanzamiento de un plan de aplazamientos de rentas que fue previo, incluso, al programa de préstamos ICO para el pago de rentas, que lanzó el Gobierno hace dos meses.

Como publicó El Confidencial, ya en marzo, apenas seis días después de decretarse el estado de alarma, Témpore comunicó a todas las familias que tiene alquiladas la decisión de permitirles el diferimiento del pago de la renta, por hasta seis meses, en aquellos casos en los que se vieran afectadas por un plan de ajuste de empleo derivado del coronavirus.

Toque de campana de la salida a bolsa de Témpore Properties. (EFE)
Toque de campana de la salida a bolsa de Témpore Properties. (EFE)

Por su tipología de cartera, Témpore es especialmente sensible al envite económico del coronavirus, con iconos de la burbuja inmobiliaria, como las viviendas que posee en Ciudad Valdeluz o los pisos que tiene en la ciudad del Pocero de Seseña, entre sus activos más destacados.

Según confiesa la propia socimi en el folleto de la ampliación, actualmente cuenta con cinco millones de euros de caja disponible (excluyendo los saldos en cuentas de reserva a favor del banco financiador), un colchón que esgrime como argumento para defender su capacidad de resistencia al virus y para afirmar que, aunque “pueda ver reducida su posición de liquidez mientras dure el periodo de estado de alarma, Témpore no cuenta con ningún vencimiento de deuda financiera a la que tenga que hacer frente en el corto plazo”.

La actual ampliación de capital, que ha llevado a cabo por importe de 18,82 millones de euros, va dirigida a liquidar dos créditos con su accionista, deuda que contrajo con motivo de la compra, el pasado mes de marzo, de 357 viviendas, 380 plazas de garaje y 156 trasteros, operación que ascendió a 40,8 millones y que se financió con crédito bancario y con el recurso al accionista que, ahora, convertirá en nuevas acciones de la socimi.

El impacto que va a tener el virus en el mercado del alquiler se ha dejado sentir ya también en las cifras de morosidad. Según denunciaron la semana pasada desde Asval (Asociación de Propietarios de Viviendas en Alquiler) y desde Asipa, asociación de grandes patrimonialistas, los impagos llegan ya al 15%, mientras que el porcentaje de inquilinos en solicitar el préstamo ICO activado por el Gobierno apenas alcanza al 3%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios