A escasas horas de que venza el plazo

Hertz se prepara para la bancarrota al no llegar a un acuerdo con los bancos

Fuentes cercanas a la compañía han asegurado que ciertos inversores ven más seguro recuperar su dinero si Hertz se declara en suspensión de pagos y vende sus vehículos

Foto: Logos de la compañía Hertz. (Reuters)
Logos de la compañía Hertz. (Reuters)

La empresa de alquiler de vehículos Hertz todavía no ha llegado a un acuerdo con los bancos para reestructurar su deuda y evitar su bancarrota, a escasas horas de que termine el plazo concedido por sus acreedores para buscar una solución.

Todo ello después de que a principios de este mes los acreedores de la firma le otorgasen hasta este viernes de plazo para "desarrollar una estrategia y una estructura de financiación que refleje mejor el impacto económico de la pandemia del covid-19".

Según el diario 'The Wall Street Journal' (WSJ), la empresa podría solicitar acogerse a la bancarrota esta misma noche. La compañía se ha visto obligada a recurrir a este extremo debido a los problemas que venía sufriendo y que se intensificaron durante la pandemia después de las restricciones al tráfico aéreo y terrestre, "que ha diezmado el mercado de alquiler de vehículos".

De esta manera, la empresa se está quedando sin tiempo para llegar a un acuerdo o pagar cerca de 400 millones de dólares (366 millones de euros) en deudas, según Bloomberg. Hertz había mantenido conversaciones con sus acreedores sobre cómo aliviar su deuda sin verse obligada a llegar a la bancarrota.

"La bancarrota convertiría a Hertz en una de las corporaciones de más alto perfil" de Estados Unidos en verse incapaz de pagar a sus acreedores debido al impacto de la pandemia del nuevo coronavirus, según indica el rotativo. Los prestamistas habían solicitado una compensación por parte de la empresa a cambio de una nueva extensión de los plazos, pero las partes no llegaron a un acuerdo, según señala el periódico estadounidense.

De esta manera, la empresa se está quedando sin tiempo para llegar a un acuerdo o pagar cerca de 400 millones de dólares en deudas

Hertz tiene una deuda de aproximadamente 19.000 millones de dólares, compuesta por 4.300 millones en bonos y préstamos corporativos y 14.400 en deuda respaldada por vehículos. El pasado 12 de mayo, el canal especializado CNBC aseguraba que habían aumentado las preocupaciones sobre la capacidad de Hertz de satisfacer el pago de sus obligaciones, especialmente después de que anunciara que sus acreedores le habían dado tiempo hasta este viernes para lanzar un plan de refinanciación de la deuda y evitar declararse en bancarrota.

La empresa, con sede en The Estero, en el estado de Florida, y cuyo principal accionista es la empresa Carl Icahn, que posee un 38,94% de las acciones, anunció el 11 de marzo que estaba en contacto con sus accionistas y consejeros para desarrollar una estrategia de financiación.

El 'WSJ' y el 'New York Times' apuntan que Hertz lleva años intentado reestructurar su negocio y compitiendo con empresas similares como Enterprise Holdingd o Avis, además de con compañías de alquiler de vehículos con chófer como Uber o Lyft.

Debido a su falta de liquidez, Hertz tomó la decisión de despedir a miles de sus empleados en marzo. Los bancos habían dado a la compañía plazo hasta el 4 de mayo para encontrar una solución a sus problemas, sin embargo, ampliaron el tiempo hasta este viernes 22 de mayo, para evitar la bancarrota de la firma. "Como resultado de la pandemia, Hertz ha experimentado un impacto negativo rápido, repentino y dramático en su negocio. A pesar de haber tomado medidas agresivas para reducir costes, se enfrenta a importantes gastos fijos", subrayaron desde la compañía.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios