mantiene dividendo

Colonial limita a un 6% el impacto del Covid este año y retrasa inversiones al próximo

La inmobiliaria apenas ha registrado un 1% de impagos en las facturas de abril y estima que las negociaciones que ha tenido hasta el momento para ajustar rentas tienen un impacto del 2%

Foto: Sede de Colonial en Madrid
Sede de Colonial en Madrid

Colonial ha cerrado el primer trimestre el año, periodo marcado por la declaración del estado de alarma el pasado 14 de marzo, con un beneficio neto de 32 millones, cifra un 39% superior a la del mismo periodo del pasado ejercicio, y un incremento de los ingresos 'like for like' (en términos comparables) del 6%, hasta situarse en 86 millones.

La compañía, gracias a dedicarse en exclusiva al alquiler de oficinas para grandes corporaciones, ha mostrado una mayor resistencia que otros negocios patrimoniales al impacto que está teniendo la pandemia en los alquileres, actividad cuya actualidad está marcada por las moratorias y los impagos.

A pesar de ello, Colonial ha asegurado que “las facturas de abril se han emitido sin evidencias significativas de impago, que no alcanza al 1% de las rentas de abril. No obstante, este es un dato provisional que podría variar en las próximas semanas en función de la evolución de la crisis", ha señalado la compañía en su comunicado oficial de los resultados del primer trimestre.

Con estas primeras cartas sobre la mesa, la compañía dirigida por Pere Viñolas ha estimado entre un 2% y un 6% el impacto que pueda tener el coronavirus en sus resultados de final de año respecto a las cifras de facturación previstas hasta ahora. Unas previsiones que realiza, además, en un momento especialmente sólido para la empresa, cuya desocupación está en mínimos históricos del 2%.

Pere Viñolas y Juan José Bruguera. (EFE)
Pere Viñolas y Juan José Bruguera. (EFE)

A lo largo de este 2020, la inmobiliaria tiene que renovar el 20% de sus contratos, la mitad de los cuales Viñolas asegura tenerlos ya acordados o, al menos, encarrilados. En cualquier caso, el impacto total de estos contratos apenas representa un 1,5% de la facturación total, según la empresa.

“Un mismo edificio hoy está produciendo entre un 10% y un 14% más de rentas que hace un año”, ha destacado Viñolas como una muestra del músculo de la compañía, fortaleza que ha permitido a la compañía cerrar el primer trimestre con el fuerte crecimiento del beneficio.

Tras haber visto refrendada la nota de su deuda (rating) tanto por Moody’s como por S&P, la compañía asegura contar con un balance fuerte, al tener 2.000 millones de liquidez, que cumple todos los vencimiento de deuda hasta 2023, una caja de 535 millones de euros, y un apalancamiento (LTV) del 36%, “que calificamos de correcto y moderado”, ha señalado Juan José Bruguera, presidente de Colonial.

De cara al futuro, las dos palabras que más repite la cúpula de la compañía son prudencia y cautela, lo que ha cristalizado en la decisión de la empresa de moderar su política de inversión y posponer algunos previstos, como el desarrollo del campus de oficinas y viviendas en alquiler de Méndez-Alvaro, en Madrid.

De media, la compañía espera un diferimiento en algunas inversiones de entre tres y seis meses, retraso que, en números redondos, suponen dejar para el próximo ejercicio inversiones por importe de 60 millones inicialmente previstas para este año. Respecto al dividendo, mantiene el reparto de 20 céntimos por acción del año anterior

Presente en París, Madrid y Barcelona, Colonial considera que todavía es pronto para poder anticipar con datos qué plaza puede verse más afectada por el virus, pero sí confía en que la capital francesa, un mercado tradicionalmente mucho más estable, pueda mostrarse más sólida.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios