AVALES PÚBLICOS

Los bancos alertan de nuevos atascos en los créditos ICO a pymes por culpa del Gobierno

Algunas entidades tienen paralizadas financiaciones a la espera de que el BOE anuncie el nuevo tramo de avales públicos del ICO, que el Gobierno aprobó el martes

Foto: La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en primer plano, y la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. (EFE)
La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en primer plano, y la vicepresidenta de Asuntos Económicos, Nadia Calviño. (EFE)
Adelantado en

Nuevas tensiones por los avales públicos del Gobierno contra la crisis del coronavirus. La banca ha vuelto a atascarse en la financiación a autónomos y empresas por la demora del Gobierno en llevar al Boletín Oficial del Estado (BOE) el nuevo tramo de 24.500 millones que aprobó en Consejo de Ministros el pasado martes.

Las entidades que han ido más rápido en la aprobación de avales se quejan extraoficialmente de que el Ejecutivo está yendo más lento de lo que debería, provocando tensiones periódicas con las pymes y autónomos que necesitan liquidez. Así, los bancos tienen que pasar cada operación por su departamento de riesgos, posteriormente recabar toda la documentación necesaria y enviarlo al Instituto de Crédito Oficial (ICO), para conseguir el visto bueno a los avales. Se quejan de que hay operaciones paralizadas en el último paso, al haber consumido su cuota asignada para los primeros 40.000 millones, y el Estado no les puede validar más hasta la aprobación en el BOE de las siguientes líneas.

Fuentes gubernamentales señalan que el ICO sigue operando a un buen ritmo durante los últimos días y que la aprobación de la nueva línea está solo pendiente de los trámites internos del BOE. Añaden que las condiciones son exactamente iguales que las del último tramo, por lo que las entidades ya saben cómo operar.

Al margen de este roce puntual, desde las entidades insisten en que el Gobierno debería operar con una mayor anticipación, para que no se produzcan estos cuellos de botella.

Los avales públicos del ICO son una de las herramientas clave aprobadas por el Gobierno para paliar los efectos de la crisis. El Estado está avalando entre el 60% y el 80% de los nuevos créditos para que ninguna empresa o autónomo quiebre por falta de liquidez derivada del confinamiento. Esta medida fue de las primeras en anunciarse públicamente por parte de Pedro Sánchez, a mediados de marzo. Se puso en marcha a comienzos de abril con 20.000 millones que provocaron los primeros choques entre Gobierno y bancos. Las entidades se quejaron de que el Ejecutivo tardó mucho en redactar la letra pequeña de los avales, mientras se acumulaban decenas de miles de peticiones de crédito.

Cuello de botella

Esto hizo que las líneas ICO se pusieran en marcha con un atasco inicial que no se ha podido aliviar salvo momentos muy puntuales, como los días posteriores a la aprobación del segundo tramo. Autónomos y micropymes se han quejado públicamente de ello. Enrareció todavía más el clima la polémica provocada por algunas entidades que exigían contratar seguros para acceder a los avales públicos. Este cóctel hizo que el presidente del Gobierno criticara públicamente a los bancos y que se pidiera ayuda al Banco de España para evitar malas prácticas.

Más allá de estos choques iniciales, los bancos creen que la clave está en que se desbloqueen líneas con mayor anticipación y que, si hace falta, se amplíen los 100.000 millones —quedan 35.000 millones por aprobar— en avales públicos.

Por el momento, ya se han aprobado casi 300.000 créditos a 216.000 empresas, con un importe avalado por el ICO de 30.192 millones. Contando el dinero que respaldan los bancos, autónomos y empresas han recibido inyecciones de liquidez por casi 37.000 millones. El crédito fluye, aunque en ocasiones a trompicones.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
9 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios