AVALES DEL ICO

La banca se subleva contra Sánchez: "No estamos para dar subvenciones"

Las declaraciones del martes de Sánchez cayeron como un jarro de agua fría en el sector financiero. Los bancos sugieren que si quiere café para todos, subvencione a través del ICO

Foto: El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso. (EFE)
El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, en el Congreso. (EFE)
Adelantado en

Los avales públicos del ICO reabren la herida entre el Gobierno y la banca. Las diferencias se han agrandado desde las declaraciones del pasado martes del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, insinuando que las entidades financieras están atascando la concesión de créditos e impidiendo su acceso a determinados colectivos, en especial a autónomos y pequeñas empresas (micropymes). Estas ayudas son una de las medidas estrella del Ejecutivo para aliviar la crisis a las empresas y frenar los despidos durante la pandemia del covid-19.

Los bancos consideran que Sánchez les está usando de chivo expiatorio en lugar de afrontar el debate de si debe lanzar subvenciones en lugar de créditos avalados para satisfacer la demanda de determinados colectivos. "Nosotros no estamos para dar subvenciones, el ICO nos ha pedido que analicemos la solvencia y viabilidad de los créditos que aprobamos", señalan fuentes bancarias consultadas por este medio, que recuerdan que entre 2010 y 2012 el ICO prestó directamente a pymes y autónomos, con el resultado de una morosidad de más del 80%.

Esta polémica surgió tras las declaraciones del consejero delegado de Santander, José Antonio Álvarez, en las que mostraba su deseo de que se sigan liberando nuevas líneas del Instituto de Crédito Oficial (ICO), al haber agotado su cupo y tener "demanda pendiente". Preguntado por ello, Sánchez culpó a los bancos de que los primeros 40.000 millones —de 100.000— no se hayan acabado y lanzó una amenaza velada al señalar que el Ejecutivo está tomando nota de las quejas de pequeños empresarios.

Hasta el pasado domingo, las entidades financieras habían registrado 187.006 operaciones que requerían avales por 18.767 millones e implicaban una financiación de 24.452 millones para empresas, pymes y autónomos. Sin embargo, su tramitación es más lenta de lo que esperaban gran parte de las entidades y, sobre todo, parte de su clientela. Lo que ha generado tensiones en las últimas semanas de cara al pago de las nóminas y facturas de abril.

El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez. (EFE)
El consejero delegado del Banco Santander, José Antonio Álvarez. (EFE)

Dentro del sector financiero, hay dos grupos de entidades respecto a los créditos ICO: las que han sabido adaptarse rápido a la operativa del organismo público y ya se les quedan cortos los primeros 40.000 millones, y las que están tardando más en dar traslado a la avalancha de peticiones que tienen en sus oficinas.

Fuentes bancarias critican que el ICO esté siendo inflexible haciendo esperar a los bancos que van más rápido frente a los más lentos. Sugieren también que se debería haber desbloqueado un mayor volumen de avales desde el principio, para evitar esta situación. Y añaden que si esta solución no ha ido más rápido, es en parte porque el ICO tardó más de dos semanas en preparar los contratos marco y porque dio el mandato a las entidades de que los créditos pasen por sus departamentos de riesgos. Es decir, que se filtre a los autónomos y pymes no solventes, ya que a las grandes empresas —créditos de más de 50 millones— las analiza el propio ICO.

Filtro de insolventes

Así lo explicó el martes el propio Álvarez, de Santander: "Habremos rechazado algún crédito, supongo. Lo he dicho otras veces, aquí el que corre con el 70-80% del riesgo es el contribuyente, y el banco, con el 20-30% restante. Nuestro trabajo es hacer una concesión profesional teniendo en cuenta las circunstancias, que es una situación difícil y que vienen muchas empresas que en situaciones ordinarias no serían acreedoras del préstamo".

El CEO de Bankia, José Sevilla, también se pronunció en resultados sobre esta polémica: "Es inevitable que entre 187.000 operaciones pueda haber algún error, pero todo el sector bancario se está esforzando al máximo en dar liquidez". Por su parte, "el ICO tendrá que ir liberando nuevos tramos, ya que esto ha cogido velocidad de crucero", añadió.

De esta forma, los bancos piden que sea el propio Gobierno quien aclare que ellos no pueden dar estos créditos sin filtros, "en lugar de echarnos a los leones". También asumen que no van a generar un "beneficio significativo" con estas operaciones, como señaló Santander ante inversores.

La tensión generada por el confinamiento en las empresas ha hecho que estas líneas de avales públicos estén rodeadas de polémica desde el principio. Inicialmente, se denunciaron malas prácticas de algunas entidades, al obligar a contratar seguros junto a los créditos, algo que el ICO ha prohibido tajantemente y que la banca también ha criticado oficialmente.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
83 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios