POR CONCESIÓN DE CRÉDITOS PARA TRATAMIENTOS

Cetelem, BBVA, KKR y miles de clientes atrapados en la boca de Dentix

Las financieras del banco francés, de la entidad española y del fondo estadounidense han concedido créditos por más de 250 millones a los clientes de la cadena de clínicas dentales

Foto: Clínica de Dentix. (EFE)
Clínica de Dentix. (EFE)

Dentix se enfrenta a un futuro incierto después de que Advent, dueño de Vitaldent, y KKR hayan descartado por el momento el rescate la que es la mayor cadena de clínicas dentales de España. Según distintas fuentes, la compañía tiene una deuda de unos 160 millones de euros a la que no puede hacer frente porque a su vez los clientes han dejado de pagar una parte relevante de los 250 millones concedidos por tres entidades bancarias para financiar los tratamientos bucales.

Estas fuentes, que aseguran haber analizado las cuentas internas de Dentix, indican que la cadena de clínicas dentales debe 80 millones a BBVA y a KKR, que en enero planteó el canje de esta deuda por capital para evitar el colapso financiero del grupo. El fondo estadounidense, dirigido en España por Jorge Lluch, se echó finalmente atrás con el argumento de que la auditoría de la empresa no casaba con los números que habían descubierto. En concreto, un potencial desfase de 40 millones en la financiación a clientes para pagar los tratamientos.

Otras fuentes indican que Dentix tiene concedidos unos 250 millones de euros a clientes para abonar sus facturas a través de tres financieras de préstamos al consumo. En concreto, Cetelem, Abanca, BBVA y Pepper Money, una compañía propiedad del mismo KKR. Además, la compañía cuenta con otros socios financieros en otros países. En Italia, por ejemplo, tiene acuerdo con Cofidis. Este fondo adquirió dicho banco australiano por unos 500 millones de dólares en 2017 y ahora estaba tratando venderlo mediante una salida a bolsa por cerca de 1.000 millones.

El problema, según estas fuentes, es que la morosidad de estos créditos, por los que los clientes abonan un interés superior al 8%, se ha disparado por encima del 25%. Otras fuentes indican que los impagos llegan al 30%, una tasa de mora muy elevada que pone en serias dificultades el circulante de la compañía. Si Dentix no ingresa el dinero de sus operaciones dentales, la empresa no puede afrontar por su parte los 160 millones que adeuda a KKR y a BBVA.

La morosidad de estos créditos se ha disparado por encima del 25%, una tasa muy elevada que pone en serias dificultades el circulante de la compañía

De esos 160 millones, 120 se corresponde con un crédito concedido por el fondo estadounidense, que en diciembre de 2019 aportó otros 20 millones para evitar que se ahogara la compañía. Dentix paga un tipo de interés medio del 8,5% por esta financiación, que en el mercado se considera de alto riesgo. Los 20 restantes son líneas de 'confirming' otorgadas por BBVA. Otras fuentes inciden en alertar sobre los créditos cruzados con empresas familiares, como la sociedad holandesa que actúa como matriz de Denitx, y Laboratorios de Prótesis Dental Alchi, propiedad de su padre y que actúa como suministrador de piezas dentales a la compañía.

Pese a esta confusión, Advent sigue dispuesta a quedarse con parte del negocio de Dentix, especialmente sus clínicas en España, que representan cerca del 70% de la compañía. El resto, como las filiales en Colombia y México, serían vendidas a socios locales.

Tercer auditor en un año

Durante el ejercicio 2018, cedió parte de sus cuentas a cobrar a clientes a una institución financiera por 47,67 millones de euros. Debido a las condiciones pactadas, en las que existe recurso sobre las cuentas por cobrar, Dentix registró un pasivo financiero con este banco al que no identifica en sus cuentas anuales por el valor actual del importe recibido.

Ante las dudas sobre la veracidad de sus números, Dentix acaba de anunciar el cambio de auditor. A partir de ahora, KPMG se encargará de revisar sus cuentas, en sustitución de ETL Global Auditores. Esta consultora no advirtió ningún problema en el balance de 2018. El pasado año, la compañía nombró auditor de las cuentas a Olszewski Auditores, según el Registro Mercantil, pero finalmente revocó esta designación en favor de ETL Global, a la cual ahora le ha quitado el mandato para la verificación de las cuentas de 2019 y 2020.

La compañía propiedad de Angel Lorenzo Muriel anunció la semana pasada un Expediente de Regulación Tempoeal de Empleo (ERTE) para 3.500 empleados con el fin de hacer frente a las recomendaciones del Colegio de Odontólogos en relación con el Coronavirus. "Esta medida es consecuencia directa de la imposibilidad de garantizar, en las actuales circunstancias, la seguridad sanitaria de los pacientes y profesionales, por las dificultades de abastecimiento del material de protección tras la priorización del acopio por parte de la coordinación sanitaria del Gobierno y la petición ya expresada de aportar el material de protección de las clínicas a los hospitales de referencia. Estos factores impedían el mantenimiento del servicio en condiciones sanitarias óptimas", indicó el grupo médico.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios