CONTROLA YA EL 90% DEL EDIFICIO NORTE

Insur compra las oficinas de Madrid Río a los dueños de Persán y seduce a Alantra

La inmobiliaria sevillana cotizada adquirirá el 40% del edificio norte del parque empresarial a la familia Moya-Yoldi, para alcanzar el 90% y sumarlo a su división de activos patrimoniales

Foto: Edificios de la promoción Río 55 en Madrid. (Insur)
Edificios de la promoción Río 55 en Madrid. (Insur)

Insur ha decidido finalmente quedarse parte de su primera gran pomoción de edificios para oficinas en Madrid, un parque empresarial ubicado en la zona de Madrid Río. Tras vender el pasado año uno de los dos inmuebles del complejo al fondo alemán AEW Europe, la inmobiliaria sevillana ha recomprado el 40% de la sociedad promotora IDS Manzanares que aún controla el otro edificio. Ese paquete estaba en manos de la familia Moya-Yoldi, propietaria del fabricante de detergentes y productos de limpieza Persán. Con esta operación, Insur pasa a controlar el 90% del edificio norte que está alquilado a BNP Paribas también desde 2019.

Así lo comunica Insur en sus resultados del pasado año comunicados a la Bolsa, sin concretar el importe. De esta forma, las rentas procedentes del inmueble pasan a engrosar su división patrimonial. Este área creció un 12,5% el año pasado, hasta 13,7 millones de ingresos por rentas. La tasa de ocupación de sus activos en Andalucía y Madrid creció hasta el 88,4%, seis puntos más que a cierre de 2018. La actividad tradicional de promoción, sin embargo, se vio afectada por dos factores que explican su caída del 15% hasta 65,1 millones. El retraso en la formalización de hipotecas que causó la nueva ley de crédito inmobiliaria, y el mayor peso de las promociones realizadas en sociedades compartidas con socios que Insur consolida solo proporcionalmente.

La división que, un año más, proporciona grandes alegrías es la de construcción de las propias promociones de viviendas. Aportó 40 millones de cifra de negocio, un 83% más. Con todo ello, la compañía que preside Ricardo Pumar logró unas ventas totales de 123 millones, un 7,8% más. Pero el mayor peso en 2019 -que también se dejará notar este 2020- de las iniciativas desarrolladas por sociedades conjuntas con socios le ha penalizado también contablemente en la cifra de resultado neto. Son sociedades en las que Insur controla el 50% y en las que por norma firma un pacto de socios que no le da el control de las mismas.

Ello hace que, en aplicación de las normas internacionales NIIF, se apunte la mitad del resultado de esas empresas. Por ello, el crecimiento de la cifra de negocio no se ve reflejado al final de la cuenta de resultados, que se queda en 8,8 millones, un 12% menos. Si se hubieran integrado plenamente esas sociedades, el beneficio hubiera crecido un 31% hasta 13,3 millones. En cualquier caso, el consejo de Insur va a proponer a su junta de accionistas del próximo 3 de abril elevar el dividendo un 37% respecto a 2018 hasta alcanzar los 6,2 millones.

Principales magnitudes de 2019. (Insur)
Principales magnitudes de 2019. (Insur)

La compañía manda esta señal de fuerza al mercado pese a esa bajada del beneficio, en la que colabora no solo la aplicación de las normas de contabilidad sino también el impacto de gastos financieros extraordinarios motivados por la refinanciación de la deuda firmada el año pasado, operación adelantada por El Confidencial. Las nuevas condiciones de financiación de 100 millones y la obtención de liquidez adicional por otros 10 millones provocaron un impacto de 5,8 millones derivado de la cancelación previa de préstamos en vigor, así como por los gastos de formalización de la operación.

Insur espera además para las próximas semanas, según fuentes del mercado, que un tercer grupo financiero comience a cubrir el comportamiento de sus acciones en Bolsa. A Kepler y Banco Sabadell se sumará la compañía Alantra, la antigua N+1 que dirige Santiago Eguidazu. El denominado informe de inicio de cobertura está al caer. Con ello busca ampliar su base de accionistas a los minoristas que aporten más liquidez a la acción. La firma ambiciona llegar más allá de las familias fundadoras y de los inversores institucionales captados en los tres últimos años. Entre estos últimos está el gigante noruego Nordea, Cobas (García Paramés), Mutua Madrileña, varias sicav así como las gestoras de Caixabank, BBVA o Santander.

Tras atraer a relevantes inversores institucionales en los últimos años como Nordea o los principales bancos, busca minoristas para elevar la liquidez

El Grupo tiene actualmente 1.769 viviendas en desarrollo, de las cuales 695 están ya en construcción, 488 vendidas y 150 terminadas. La cifra de preventas atribuible a Insur descontando a sus socios a cierre de 2019 era superior a la de 2018 -121 millones frente a 119-. Ello indica que la actividad de base se mantiene con fuerza aunque los cambios legales han postergado la formalización de las operaciones. En este sentido, los primeros dos meses del año, según fuentes cercanas a la compañía, han sido en este sentido mejores que enero y febrero de 2019.

Igualmente, en el área patrimonial la perspectiva es de crecimiento con nuevas promociones de edificios terciarios tanto en Madrid (preferentemente para diversificar ante la concentración de activos en Andalucía), como también en Sevilla. Buscará también la presencia de socios del tipo de los citados Moya-Yoldi, o la familia Cosentino, los dos family offices que más estrechamente han colaborado con Insur hasta ahora.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios