Värde vende su 38%

Arranca la batalla por La Finca: Drago y Allianz compiten por comprar sus oficinas

El interés de Värde por salir de la socimi le ha llevado a organizar un proceso formal, movimiento que ha dado el pistoletazo de salida para que Drago y Allianz hayan empezado a mover sus cartas

Foto: Parque empresarial La Finca. (Ricardo Ricote Rodríguez/Flickr)
Parque empresarial La Finca. (Ricardo Ricote Rodríguez/Flickr)
Adelantado en

Arranca la carrera por hacerse con La Finca Global Assets. El deseo del fondo Värde, dueño del 37,78% del capital, por salir de la socimi ha despertado ya el interés de, al menos, dos potenciales compradores, que han empezado a mover sus fichas para intentar hacerse con este cotizado trofeo, que acaba de ser valorado en 790,4 millones de euros.

Se trata de Drago Capital y de Allianz Real Estate, dos viejos conocidos del mercado inmobiliario español, que llegan a esta batalla con estrategias muy diferentes. Värde, por su parte, habría contratado a Deloitte para que lo asesore y estructure la 'operación salida' de la socimi, movimiento que, si logra cristalizar este ejercicio, está llamado a ser una de las operaciones más importantes del año.

En el caso de Drago, su jugada va en la línea de ser un caballero blanco que, con la intermediación de José Luis Zanetty (ex director general de Europhypo), intentaría hacerse con la mayoría del capital sumando más participaciones a la de Värde, según han confirmado varias fuentes implicadas en las negociaciones. No obstante, un portavoz oficial ha negado cualquier interés.

Tras el fondo estadounidense, el segundo mayor accionista de La Finca Global es Yolanda García-Cereceda, que posee un 23,11% entre participación directa (10,99%) e indirecta (12,12%). Su hermana y presidenta de la socimi, Susana, posee un 18,68% de manera indirecta (a través de Grupo La Finca Promociones y Conciertos) y su tío Eduardo, el otro 6,89%, también indirecto. Además, el consejero Francisco Peñalver tiene un 2,51%.

Susana Cereceda, en el discurso de Navidad de 2018 a sus empleados.
Susana Cereceda, en el discurso de Navidad de 2018 a sus empleados.

Las fuentes consultadas por El Confidencial aseguran que Drago estaría interesado en adquirir alguna o varias de las participaciones de las diferentes ramas de la familia Cereceda, ya que, sumadas a la posición de Värde, le darían el control de la sociedad.

Además, las mismas fuentes sospechan que detrás de la firma dirigida por Luis Iglesias está el dinero de Starwood, fondo con el que tiene una alianza en el mercado de oficinas español y junto al que ha protagonizado ya importantes operaciones, como la adquisición de Las Mercedes el pasado verano.

La jugada de Allianz Real Estate iría por otro camino, ya que el brazo inmobiliario de la aseguradora alemana se encuentra ya en la retaguardia de la socimi, gracias a la financiación de 150 millones de euros que le concedió hace tres años, justo cuando Värde entró en el capital.

Entonces, febrero de 2017, la antigua Procisa (Promociones y Conciertos Inmobiliarios) acababa de ser dividida en tres sociedades: La Finca Global Assets, propietaria de las oficinas; La Finca Somosaguas Golf, tenedora del desarrollo de Casablanca en Pozuelo (Madrid), y La Finca Promociones y Conciertos Inmobiliarios, promotora de la elitista urbanización del mismo nombre.

Infografía de una de las futuras viviendas de La Finca.
Infografía de una de las futuras viviendas de La Finca.

Con esta financiación, se completó la jugada que diseñó Jorge Morán, vicepresidente de La Finca, para recapitalizar la compañía, que había sido duramente golpeada por la crisis inmobiliaria, el fallecimiento del padre y fundador, Luis García-Cereceda, y el enfrentamiento entre sus dos hijas, disputas que todavía hoy siguen resolviéndose en los tribunales.

Pero lo que entonces Värde no podía imaginar era que La Finca Global iba a terminar siendo imputada en una de las tramas de corrupción más polémicas del mundo empresarial español: el caso Villarejo.

La pieza Land investiga la presunta contratación del comisario por parte de Susana García-Cereceda y de la sociedad, trabajos que han tensado las relaciones entre los dos socios y condicionado la posición del fondo, ya que una hipotética condena pondría en jaque los estrictos criterios éticos que suelen exigirse a las inversiones de este tipo de vehículos.

A esto se une que en diciembre se cumplieron los tres años que, inicialmente, Värde se comprometió a permanecer en el capital, plazo que posteriormente prorrogó por otro año, pero con una ventana de salida, bautizada como 'mecanismo de asignación de activos', un sistema que garantiza al fondo repartirse los bienes de la socimi si a lo largo de este año desea vender y ningún potencial comprador llega a ofrecerle el dinero esperado.

Mecanismos de salida

En el caso de segregación total, se constituirían dos sociedades, a una de las cuales se asignaría La Finca Business Park (LFBP) y a la otra los otros activos (Serrano 105 y 111, Almagro 14 y 16, Torre Suecia, Castelló 23, Pez 12 o los complejos empresariales Martínez Villergas 52 y Cardenal Marcelo Spínola).

El acuerdo contempla que Värde recibiría las acciones de la sociedad titular de los otros activos, y Grupo La Finca, de LFBP. En el caso de segregación parcial, se constituiría una sociedad a la que se traspasarían los otros activos y que pasaría a ser del fondo estadounidense.

Complejo de Martínez Villergas 52.
Complejo de Martínez Villergas 52.

Además, como publicó este medio, Värde tendría una tercera vía para hacer líquida su inversión, que consiste en adquirir todos o parte de estos 'otros activos', según el criterio de selección del fondo, cuya valoración NAV (valor neto contable) sea lo más cercana posible al valor de sus acciones en La Finca Global Assets.

Todos ellos escenarios en los que, ahora, también han entrado en juego Drago Capital y Allianz Real Estate.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios