PENALIZA EL CRÉDITO DUDoSO SIN PROVISIONAR

El BCE 'obliga' a Sabadell, Caixa y Bankia a la venta masiva de hipotecas impagadas

El supervisor penalizará por créditos impagados provisionados por debajo del 60%, y el requisito irá subiendo. Los banqueros calculan cuánto pueden vender o provisionar

Foto: Imagen: EC.
Imagen: EC.
Adelantado en

Cuenta atrás para que los bancos se deshagan de parte de su activo tóxico, mejoren el colchón de provisiones o sufran un impacto negativo en el capital. La guía sobre dudosos del Banco Central Europeo (BCE) se activa este año, como confesó Banco Sabadell en su presentación de resultados anuales, aunque afectará a todo el sector.

El supervisor penalizará en capital el crédito que haya entrado en mora en 2018 o posteriormente y tenga provisiones inferiores al 60% si hay garantía, como ocurre en las hipotecas. El año que viene, se pedirá una cobertura del 70%, que irá subiendo linealmente hasta exigir el 100% en 2023. Mientras que si no tiene colateral, como el crédito al consumo (‘unsecured’, en la jerga), entonces se penaliza toda la morosidad no cubierta en un 100%.

Las entidades ya están definiendo el perímetro de sus créditos impagados no cubiertos y evaluando el calendario del BCE para acometer ventas importantes de carteras, según fuentes financieras. Sabadell, CaixaBank y Bankia son los bancos con más incentivo a ello, por tener dudosos sin cubrir al 60%. Bankinter, por su parte, cuenta con una mora del 5,7% en consumo.

El BCE concretó este modelo en 2018 y demandó mayores coberturas a los bancos españoles en las cartas que envió a los consejos a principios de 2019, dentro del proceso de revisión y evaluación supervisora (SREP), tal y como informó este medio. Banco Sabadell ha sido la única entidad, por ahora, que ha hecho cuentas y las ha publicado: entre cinco y 10 puntos básicos en el coste del riesgo o hasta 20 puntos básicos en capital (CET1) que el banco absorbería orgánicamente, según sus estimaciones.

La entidad catalana, con sede social en Alicante, sufrió esa jornada (viernes, 31 de enero) la mayor caída desde el Brexit, al desplomarse un 14%. Desde el banco, achacaron el retroceso a esta ‘confesión’, así como a provisiones de 131 millones y a un beneficio inferior a lo esperado en el cuarto trimestre.

Desagüe de dudosos

El volumen de dudosos se ha reducido drásticamente en los balances con la recuperación económica, y se situó en el tercer trimestre en 61.505 millones, según las últimas estadísticas del Banco de España (BdE), lo que supone una tasa de mora del 5,1%. Pero los supervisores quieren más, y por eso piden provisiones o ventas de carteras.

El coste del riesgo es el volumen de provisiones sobre el crédito total. Así, el cambio regulatorio se puede absorber mediante mayores dotaciones para insolvencias o a través del capital, como explicó el banco presidido por Josep Oliu. La entidad cerró el ejercicio con 6.141 millones en morosidad, provisiones en el 49,6% y un coste del riesgo de 52 puntos básicos.

El impacto de hasta 20 puntos básicos en capital equivale a hasta 162 millones. Hay que tener en cuenta que el BCE penalizará el crédito que ha entrado en mora en 2018 y posteriormente. Al evitar el carácter retroactivo de este nuevo modelo de provisiones contra la morosidad, y dado que los bancos no desglosan la mora por tiempo que se acumula de impago, no se puede saber el volumen de préstamos que penalizará a los bancos.

Aun así, si se cruzan los datos de morosidad y diferencia de las provisiones hasta el 60% (así están ordenados los bancos en el gráfico), Sabadell aparece en primer lugar (600 millones), CaixaBank en segunda posición (440 millones) y Bankia en tercera (390 millones). El siguiente de la lista sería Bankinter (193 millones), mientras que Unicaja y Liberbank estarían en torno a los 80 millones. Los otros dos bancos cotizados, Santander y BBVA, tienen provisiones superiores al 60%, del 68% y el 77% respectivamente.

La guía del BCE pretende incentivar a los bancos a que limpien sus balances, ya sea con provisiones mayores o con ventas de carteras. Esta segunda vía se hace con importantes descuentos a fondos oportunistas especialistas en el recobro de deudas. Si una cartera se vende con un descuento del 70%, supondrá plusvalías para el banco si estaba provisionada en un nivel superior y minusvalías en caso contrario.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
6 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios