PRIMER AÑO SIN SER SU PROVEEDOR ESTRELLA

Sovena, rey portugués del aceite, digiere la pérdida de dos tercios de venta a Mercadona

El grupo familiar luso pasa de concentrar el 44% de su negocio en el líder de la distribución a sólo el 17% en dos años. Su músculo como primer exportador de aceite español le permite superarlo

Foto: Envasado en la planta de Sevilla. (Sovena)
Envasado en la planta de Sevilla. (Sovena)
Adelantado en

Las crisis son oportunidades y Sovena, el grupo agroalimentario portugués que es el mayor envasador de aceite de oliva del mundo, es solo uno de los últimos ejemplos de ello. La compañía fundada y controlada por la familia De Mello ha presentado al registro el balance del que es el primer año completo (2018) con la nueva relación como proveedor con el que era su principal cliente, Mercadona. Y dos son las claves que llaman la atención: la pérdida de dos tercios del negocio con el líder de la distribución pero, al mismo tiempo, la capacidad para generar ventas alternativas fuera de España y superar además un ejercicio de precios a la baja de aceite en origen y, por tanto, en el supermercado.

En 2016, la compañía que concentra en Sevilla su actividad en aceite facturaba a Mercadona 340 millones por envasarle su marca blanca Hacendado. Esto representaba el 44% de su volumen de negocio. Dos años más tarde, Sovena reduce sus ventas al grupo valenciano hasta 120 millones, el 17% de sus ingresos. Nutrinveste, el 'holding' portugués en que se integra Sovena, pasa a ser el primer cliente de la filial Sovena España con un 33% de las compras de aceites a su filial. La compañía, consultada por El Confidencial, solo recalca que la subsidiaria española es y será "muy importante como suministradora del grupo".

En total, Sovena España facturó 708 millones, un 10% menos, pero dos efectos positivos en el desglose de su cuenta de resultados le permiten volver a beneficios netos en el año respecto a las pérdidas de 2017 (de 16,3) millones. Ese año sí que notó claramente el efecto de buscar nuevos cliente, ofreciendo contratos con márgenes ajustados o incluso negativos, para suplir la progresiva reducción del volumen contratado con Mercadona. El grupo de supermercados que controla un cuarto de la cuota de mercado de la distribución en España abrió en 2016 el abanico de sus suministradores de aceite a Dcoop, Acesur, Maeva, Olivar de Segura, Borges o Aceites de las Heras.

Para volver a números negros, Sovena ha optimizado la función de compras logrando reducir en mayor proporción el coste de la materia primera que el descenso de los ingresos. Se aprovisionó de aceites de oliva, girasol y orujo por 642 millones, un 13% menos. A ello se sumó la positiva aportación de sus instrumentos financieros, que le reportaron 5,3 millones respecto de las pérdidas de 11,2 millones que sufrió en esta partida en 2017. Esos instrumentos se refieren a los seguros de cambio y la operativa de cambio de divisas que realiza anualmente la compañía.

Desglose de las ventas. (Sovena España)
Desglose de las ventas. (Sovena España)

Sortear esa disminución tan notable de las relaciones con Mercadona pasó, primero, por ampliar la cartera de clientes a otros grupos como Carrefour o Alcampo. Sovena, que se declara el primer exportador de aceite de oliva español, es líder en Francia e Irlanda, donde en 2018 cerró un contrato con un importante distribuidor que no desglosa. También ha experimentado fuertes crecimientos en Alemania. No obstante, estas exportaciones crecen más en volumen que en valor: en aceite de oliva envasado suben el 10% (90 millones de litros) pero un 7% en valor (327 millones). A granel, se vende más fuera (56.000 toneladas, el 6% más) pero con menores ingresos (caen a 170 millones, un 11% inferior).

La filial española, cuya sede social está en Brenes (Sevilla) y está dirigida desde hace dos años por el ejecutivo sevillano Gabriel Estévez, ha conseguido mantener su facturación en aceite de girasol envasado aunque para ello ha tenido que vender más volumen de producto. Repitió ventas en 107 millones pero aumentando siete millones de litros su actividad comercial hasta 126 millones. En granel, la actividad de aceite de semillas registró descensos tanto en ingresos como en volumen.

Apuesta por sus marcas

Sovena España, con 262 empleados, también tiene mantiene la fábrica de aceituna de Plasencia, que se está viendo afectada como el conjunto del sector por los aranceles a las aceitunas negras y verdes en EEUU. Como elemento curioso de este balance de 2018 está la puesta en venta de una participación residual en el grupo rural Cajamar, valorada en libros en 23.000 euros. El grupo tiene previsto presentar sus cifras de 2019 el próximo mes y ha preferido no avanzar ahora datos de cierre del año.

Un año más, la firma reincide en la apuesta por sus marcas como estrategia para superar la disminución de su negocio de marca de la distribución con Mercadona. En Portugal posee Oliveira da Serra, en el mercado internacional Fontasol, Fontoliva, Olivari y Soleada. La filial española mantiene la gestión conjunta del negocio con EEUU, donde Sovena tiene una planta de envasado desde hace tres décadas y es un relevante embotellador de marcas para distribuidores locales.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios