UNA PRÁCTICA AL ALZA

La sostenibilidad no es opcional: por qué los mercados multiplican su inversión en ESG

Esta tendencia se ha quintuplicado en la última década. Colonial es una de las empresas que encabezan el 'ranking' europeo en materia de ESG con el aval de las principales entidades certificadoras

Foto: Edificio #Cloud-Paris de Colonial, poseedor de la certificación medioambiental Breeam y sede de Facebook en París. (Colonial)
Edificio #Cloud-Paris de Colonial, poseedor de la certificación medioambiental Breeam y sede de Facebook en París. (Colonial)

Los datos son rotundos. Según el informe 'Global Sustainable Investment Review 2018', las inversiones socialmente responsables, aquellas que tienen en cuenta los criterios ESG (ambientales, sociales y de gobernanza, por sus siglas en inglés), han crecido un 34% a nivel global en los dos últimos años y alcanzan un total de 30.683 millones de dólares. En España, como indica el informe 'Inversión sostenible y responsable (ISR)', de Spainsif, los fondos sostenibles han aumentado un 10% entre 2015 y 2017, alcanzando un 45% sobre el total de inversión colectiva.

En este sentido, el director general de Spainsif, Francisco Javier Garayoa, apunta que en España se experimentan señales de optimismo en inversión ESG: "De 2017 a 2018, los activos ISR en España han crecido un 3,1%, cuando el mercado general cae un 3,3% en ese periodo", y considera que la principal causa "es el incremento de la demanda institucional". Una apuesta que también gana peso entre los ciudadanos. "Según nuestro estudio, estos activos pasan del 7% en 2017 al 15% en 2018; un incremento anual de más del doble que confirma el interés creciente por estas inversiones" explica.

En España, según el informe 'Inversión sostenible y responsable', de Spainsif, los fondos sostenibles han aumentado un 10% entre 2015 y 2017

El mismo análisis apunta que la estrategia ISR mayoritaria, con más de un 74% de los fondos totales, es la exclusión. Una vía ‘de mínimos’ a la que se añaden otras como el 'screening' basado en normas (7% del total) en que una norma externa decide qué fondos se incluyen, la integración o las inversiones de impacto. "Se está dando una evolución desde estrategias más básicas hacia otras de mayor calidad", subraya Garayoa, que también vislumbra "el papel relevante que tendrán las emisiones de bonos verdes y las inversiones de impacto".

ESG, una de las grandes apuestas de Colonial

Esta inversión socialmente responsable se ha convertido en una de las principales ocupaciones del inmobiliario. El estudio 'Global Sustainable Investment Review 2018' referido anteriormente recoge que en este sector las inversiones responsables suponen un 3% del total global, dato solo superado por los porfolios de 'private equity' y renta fija.

Colonial es uno de los principales actores que encabezan este ámbito en el panorama europeo. La compañía desarrolla su política de ESG como uno de sus pilares fundamentales de crecimiento corporativo y de creación de valor para sus accionistas. En su plan estratégico de compañía 2018-2020, la patrimonialista liderada por Juan José Brugera y Pere Viñolas contempla 64 acciones en los tres ejes ESG.

“Los inversores buscan un enfoque de retorno sostenible a largo plazo, y esto solo se identifica en compañías que tienen altos estándares en ESG”

La estrategia de Colonial es a largo plazo, centrada en la calidad, con un riesgo bajo y con retorno interesante para el inversor. Sin duda, el ESG es una piedra angular para una estrategia en esta línea”, explica Carlos Krohmer, director de Desarrollo Corporativo de la compañía. “Los inversores buscan un enfoque de retorno sostenible a largo plazo, y esto solo se identifica en compañías que tienen altos estándares en ESG”, añade.

La compañía estructura sus acciones en tres ámbitos: el buen gobierno corporativo, el social y el ambiental. Para ello, considera esencial construir edificios eco-eficientes con un impacto medioambiental mínimo. En ese sentido, dedica esfuerzos a la monitorización y reducción del impacto ambiental de su portfolio, procurando que todas sus actividades contemplen la dimensión ambiental, desde el diseño de un nuevo inmueble hasta la gestión diaria de los edificios en cartera.

Sus edificios, más de 100 inmuebles de oficinas en Barcelona, Madrid y París (más de 1,7 millones de metros cuadrados con un valor de 12.000 millones de euros), son reflejo de la política verde de la compañía. De hecho, el 91% de su portfolio de oficinas cuenta con las máximas certificaciones Breeam o Leed, los principales sellos de referencia a nivel mundial en el ámbito de la certificación medioambiental. En particular, 1.845 millones de valor de activos tienen calificaciones Leed y 8.837 millones de activos tienen calificaciones Breeam.

El 91% del portfolio de Colonial cuenta con las máximas certificaciones medioambientales, datos por encima de la media del sector

El 100% de la cartera de Colonial es urbano y el 75% de sus edificios ocupa emplazamientos destacados en las ciudades. “Sostenibilidad también es poner edificios en los centros de las ciudades y no en la periferia. La huella de carbono también tiene que ver con el hecho de cómo llegas a tu edificio. Si un edificio está ubicado en el centro de la ciudad, en una zona con vida, el transporte y la movilidad es más sostenible y eficiente”, defiende Krohmer.

Además de las características del edificio, el compromiso por buscar la máxima eficiencia energética tiene su aplicación diaria en el Building Management System, una herramienta digital diseñada por la compañía y pionera en el sector en España. Este 'software' permite controlar el funcionamiento de los edificios e informar a los clientes de su actividad para mejorar el gasto energético diario. El sistema controla, por ejemplo, la pureza del aire en todas las oficinas, el agua utilizada, la correcta temperatura en cada espacio o la cantidad necesaria de luz artificial en cada momento.

Según Alberto Alcober, director de Negocio de Colonial, “hemos desarrollado una tecnología pionera, que se enmarca dentro de nuestra consolidada estrategia 'proptech' y que convierte los inmuebles de Colonial en edificios inteligentes de los más punteros de Europa”. En palabras de Alcober, “la inversión en innovación es clave para la generación de edificios sostenibles acordes con la creciente demanda social y de los clientes”.

Edificio Parc Glòries de Colonial, el primer inmueble de oficinas en España en recibir la certificación Leed Platinum. (Colonial)
Edificio Parc Glòries de Colonial, el primer inmueble de oficinas en España en recibir la certificación Leed Platinum. (Colonial)

Una apuesta por la sostenibilidad por encima de la media del sector que se plasma, por ejemplo, en el espacio Parc Glòries en Barcelona, un edificio de 24.000 metros cuadrados que fue en 2018 el primer inmueble de oficinas en recibir la certificación Leed Platinum en España, la máxima categoría del sector, y que ya incorpora este sistema de control energético del edificio. A este grupo de excelencia se han incorporado ya los edificios de Don Ramón de la Cruz 82, Discovery Building, Josefa Valcárcel 40, todos ellos en Madrid.

Pero la apuesta por el ESG va más allá del medio ambiente: 44 de las 64 acciones dentro de la hoja de ruta 2018-2020 tienen que ver con el eje social y el de gobernanza.

La importancia de la igualdad y buen gobierno

La vertiente social del ESG, vinculada a la estrategia de recursos humanos y a la acción social, contempla acciones en materia de igualdad de género o apoyo a proyectos de las comunidades locales. Tres aplicaciones de esta política son que el 100% de los contratos de Colonial son indefinidos, que de los 200 empleados que tiene la compañía, 121 son mujeres, o que es la empresa del Ibex con la tasa femenina más alta (44,4%) en sus equipos directivos, con un consejo de dirección que cuenta con cuatro mujeres y cinco hombres.

En el ámbito social, Colonial desarrolla desde hace años acciones enfocadas a fortalecer su compromiso con la comunidad. En este sentido, la compañía colabora con entidades como el Hospital Vall d’Hebron, Sant Joan de Déu, la Fundación Esclerosis Múltiple o la Fundación World Nature.

El edificio Discovery Building también cuenta con la máxima certificación Leed Platinum. (Colonial)
El edificio Discovery Building también cuenta con la máxima certificación Leed Platinum. (Colonial)

Por último, el eje de la gobernanza, también clave en el compromiso ESG de Colonial. La compañía recoge en su estrategia 2018-2020 una veintena de iniciativas para impulsar un modelo de gobierno corporativo que garantice la ética, la transparencia y la integridad a través de mecanismos como los códigos de conducta, la ética corporativa o la relación con los grupos de interés. En este sentido, la compañía realiza las actuaciones necesarias, y ha creado incluso un organismo propio (Unidad de Buen Gobierno Corporativo) para adecuar el gobierno corporativo de la compañía a las mejores prácticas y recomendaciones internacionales. Colonial, a través de su código ético, impulsa medidas como el respeto por el medio ambiente, la igualdad de oportunidades o la conciliación de la vida familiar y la laboral.

Reconocimiento y compromiso

Organismos europeos y mundiales han otorgado las máximas calificaciones en materia de sostenibilidad, social y gobierno corporativo a Colonial en los últimos años.Entre los principales reconocimientos, Colonial ha obtenido el de 'inversor responsable' por la entidad GRESB/Breeam que reconoce a la compañía como número 1 europeo en grandes portfolios inmobiliarios.

Adicionalmente, en 2019, Colonial ha revalidado el rating ‘AA’ por parte de MSCI (Morgan Stanley Capital International), la entidad calificadora de referencia en materia de ESG para inversores a nivel mundial. En cuatro años, la calificación de MSCI ha pasado de BBB a AA, el rating más alto para una empresa del sector en Europa. La compañía también ha sido reconocida por EPRA (European Public Real Estate Association) durante los últimos tres años con el Best Practices Gold Award-Sustainability Reporting, por su compromiso medioambiental, y con el Best Practices Gold Award-Financial Reporting, una distinción de la patronal europea que reconoce la disciplina y transparencia financiera de la compañía.

Los reconocimientos por parte de las principales entidades certificadores en materia de ESG ha permitido a Colonial ser la primera empresa del sector en España en obtener dos préstamos sostenibles, por parte de ING y CaixaBank. Estos préstamos tienen la singularidad que están vinculados a la estrategia de sostenibilidad y al rating que la compañía obtenga en materia de ESG.

Finalmente, en un plano más amplio de su ESG, la compañía está también comprometida con los objetivos de desarrollo sostenible (ODS). Cuando la ONU estableció los ODS en 2015, Colonial analizó su contribución a los mismos e identificó aquellos en los que su actividad genera un impacto positivo. La inmobiliaria actúa en los objetivos 8 (trabajo decente y crecimiento económico), 3 (salud y bienestar), 4 (educación de calidad), 5 (igualdad de género), 11 (ciudades sostenibles), 7 (energía asequible y no contaminante), 12 (producción y consumo responsables), 13 (acción por el clima), 15 (vida de ecosistemas terrestres) y 17 (alianzas).

 

Empresas