SE ESTRECHA EL DIFERENCIAL CON EL EURÍBOR

La banca abarata a mínimos el crédito a las familias a costa de sus márgenes

El coste medio de las hipotecas y del crédito al consumo se reduce a mínimos. También la financiación a pymes. El diferencial con el euríbor se estrecha y presiona márgenes

Foto: Sede del Banco de España en Madrid. (EFE)
Sede del Banco de España en Madrid. (EFE)
Adelantado en

Sigue la tendencia en el crédito. La competencia obliga a los bancos a reducir una vez más el coste de las nuevas operaciones de préstamos a las familias, tanto en hipotecas como en financiación del consumo, hasta nuevos mínimos. El diferencial respecto al euríbor se sigue estrechando pese a los costes que asume desde hace poco la entidad, tanto por la reforma de la ley de hipotecas como por el impuesto de actos jurídicos documentados (AJD).

El tipo medio de las nuevas operaciones en crédito a la vivienda se situó en el 1,78% en noviembre, reduciéndose desde el 1,82% del mes anterior, según los últimos datos publicados por el Banco de España (BdE). En el caso de los préstamos hipotecarios con duración de más de 10 años, el interés cayó desde el 1,99% hasta el 1,85%.

La tasa anual equivalente (TAE), que también incluye otros costes como comisiones, descendió tres milésimas. Es decir, se mantuvo en el 2,02% —en octubre, había sido un 2,023%—, aunque técnicamente marcó un nuevo mínimo en las nuevas operaciones.

El movimiento es contrario al que protagonizó el euríbor, el tipo interbancario que es la principal referencia del mercado hipotecario español. El indicador sigue en territorio negativo, pero subió desde el -0,304% hasta el -0,272%. Es decir, el abaratamiento no solo se produce por la evolución de los tipos de interés en el mercado sino que reduce márgenes en el sector y eleva la presión sobre la rentabilidad del negocio.

La brecha entre TAE y euríbor se situó en el 2,29%, un 1,5% menos que el 2,33% de octubre, y ya casi al mismo nivel que el 2,236% de septiembre de 2018, mes en que el diferencial se desplomó a mínimos antes de aumentar con la polémica provocada por el Supremo con el AJD y el cambio de sujeto pasivo que decretó el Gobierno de Pedro Sánchez.

El diferencial marca así el segundo nivel más bajo en la serie histórica de las estadísticas del BdE. La tendencia se rompió cuando la banca pasó a asumir el AJD y, después, con los nuevos costes en la formalización de la hipoteca, que pasan a ser responsabilidad del banco con la reforma el año pasado de la ley. Pero esta tendencia se ha retomado en los últimos meses.

Esto no quiere decir que el banco asuma todo el AJD, pero tampoco lo contrario, tal y como amenazaron los banqueros. Al final, la teoría económica dice que da igual quién sea el sujeto pasivo de un tributo, sino que depende de la elasticidad —cuánto puede variar según el precio— de la oferta y la demanda, condicionada por la competencia.

Más peso del tipo variable

En un entorno de elevada competencia, con continuas ofertas, para crecer en el segmento de hipotecas, los bancos asumen la mayor parte del AJD, según se observa con los datos del BdE y del Instituto Nacional de Estadística (INE). Pero el estrechamiento de márgenes también se produce porque vuelve a crecer el peso de las hipotecas a tipo variable, que tienen costes más reducidos que las de tipo fijo.

El efecto inmediato de ello es que se reducen márgenes, pero también aumentarán los ingresos de la banca si hay una normalización futura de tipos de interés. El Banco Central Europeo (BCE) ya ha criticado los intereses de algunas hipotecas a tipo fijo que se estaban concediendo por el riesgo de que no sean rentables en el futuro.

El volumen de las nuevas hipotecas alcanzó en noviembre los 3.808 millones. A lo largo del año, el importe mensual de las nuevas operaciones ha oscilado entre los 2.476 millones de agosto y los 4.265 millones de mayo. Mientras que en crédito al consumo, la cifra se disparó hasta los 3.708 millones en noviembre, a la vez que la TAE se redujo al 7,56%, lo que supone el coste más reducido desde diciembre de 2010.

El tipo medio, de hecho, es el más bajo en nuevas operaciones con financiaciones de plazos superiores a los cinco años desde el año 2004, mientras que para duraciones inferiores es mínimo desde junio de 2010. Las comisiones, sin embargo, encarecen levemente estas ratios, que se situaron en el 7,13% y en el 7,39% respectivamente.

En el caso del crédito a las empresas, también hubo un descenso en pymes. Los préstamos de cuantías que no alcanzan los 250.000 euros tuvieron una TAE media en noviembre del 2,7%, el nivel más reducido desde mayo, mientras que en créditos desde 250.000 euros hasta el millón registraron un promedio de TAE del 1,6%, lo que supone el mínimo histórico. Para grandes préstamos, de más de un millón de euros, aumentó el coste desde el 1,41% hasta el 1,5%.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios