Reconocimiento facial, gestual, por voz...

'Por la cara': así pagarás las compras en un futuro no tan lejano

Nuestro cuerpo es la mejor forma de identificarnos, por eso la cara, el iris o la huella dactilar pueden ser la herramienta para hacer efectivas nuestras compras

Foto:

Lejos quedan ya los años en que, al pagar con la tarjeta, el dependiente de turno sacaba un armatoste metálico, la famosa ‘bacaladera’, para imprimir en tres hojas de papel los datos de nuestra tarjeta de crédito y obtener así tres copias de la transacción: una para el comercio, otra para el banco y la última para el comprador.

Tarjetas 'contactless', pagos con el móvil, datáfonos que nos permiten saber al momento cuánto nos hemos gastado, dónde y el saldo que nos queda en la cuenta… La tecnología ha posibilitado un sinfín de posibilidades a la hora de pasar por caja gracias a la llegada de 'smartphones' y relojes inteligentes. Huellas dactilares, escáneres de iris o reconocimiento facial son solo algunas de las posibilidades que nos esperan a la vuelta de la esquina para que salir con la cartera se convierta en una tendencia del pasado.

Cinco innovaciones para pagar tus compras

1. Reconocimiento facial. El Face ID de Apple o la reciente llegada del reconocimiento facial a Android Pay han popularizado una forma de pago tan sencilla como posar frente a una cámara para que nos reconozca como dueños de una cuenta corriente y autorice un pago.

Una alternativa a estos métodos de pago se realiza a través de un proyecto piloto llamado 'Face to Pay', que CaixaBank, Nestlé y el Payment Innovation Hub han puesto en marcha para pagar en una tienda de Nestlé. Hablamos de una herramienta que simplemente le pide al usuario que se descargue una 'app', la sincronice con sus datos bancarios y que pose frente a una tableta conectada a internet que le hará una foto, la comparará con la que se ha almacenado previamente en una base de datos y autorizará el pago en caso de coincidir. La solución se ha puesto en marcha en la tienda que Nestlé tiene en Esplugues de Llobregat. Se llevará a cabo durante tres meses y pretende mejorar la experiencia de los clientes, especialmente en épocas de alta demanda.

Apple ha popularizado el reconocimiento facial con Face ID.
Apple ha popularizado el reconocimiento facial con Face ID.

2. Pago por voz. La irrupción de los altavoces inteligentes ha introducido en casa a los asistentes personales. Alexa o Siri se han convertido en un miembro más de la familia con el que interactuamos por voz para todo tipo de tareas, desde encender las luces hasta pedirles que nos recuerden que tenemos que hacer una llamada a una hora concreta.

"No hay nada más espontáneo y natural que una conversación", aseguraba Giulio Montemagno, 'general manager' de Amazon Pay en Europa, en un evento el pasado mes de marzo. "Vivimos en una nueva era, que se alimenta de la voz, y que tendrá un impacto notable en el comercio". Por lo pronto, Amazon ya permite hacer compras a través de sus altavoces solo con la ayuda de nuestras cuerdas vocales.

Los asistentes de voz, como Alexa, ya permiten hacer pagos. (Reuters)
Los asistentes de voz, como Alexa, ya permiten hacer pagos. (Reuters)

3. Tu pulso te delata. Como sucede con el iris o con las huellas dactilares, nuestro pulso es personal e intransferible. Una firma biométrica que permite identificarnos sin necesidad de mostrar documentación adicional.

Algunas empresas trabajan ya en anillos inteligentes capaces de monitorizar el pulso para activar transferencias bancarias vía tecnología NFC. En el caso de este 'gadget', no se trata solo de tener una nueva forma de pagar tus compras sino de hacerlo de la manera más discreta posible.

Este anillo puede reconocer tu pulso para identificarte a la hora de efectuar un pago.
Este anillo puede reconocer tu pulso para identificarte a la hora de efectuar un pago.

4. Paga con tus ojos. Aunque pueda sonar a ciencia ficción, la tecnología para hacer pagos con el iris ya está más que probada y se ha puesto en funcionamiento. Si eres aficionado a la tecnología, es posible que recuerdes que Samsung la implementó en sus teléfonos de gama alta y que permite autorizar pagos solo con mirar a la pantalla del móvil. La teoría dice que el iris es una forma de reconocimiento mucho más fiable que la huella dactilar.

Los pagos con escáner de iris se han asentado incluso en entornos menos propensos al uso de soluciones tecnológicas de última generación. Los refugiados sirios del campo de Azraq, en Jordania, pagaron sus compras en una prueba piloto realizada en 2017 utilizando sus ojos en una tecnología que se basaba en Blockchain para garantizar la identidad de cada uno y para restar sus compras del dinero que se les había asignado.

Refugiados sirios pagan sus compras mediante un escáner de iris. (Reuters)
Refugiados sirios pagan sus compras mediante un escáner de iris. (Reuters)

5. Comprar desde cualquier sitio. La implantación del llamado internet de las cosas en nuestros hogares es cuestión de tiempo. Y, con él, la llegada de nuevas formas de hacer compras. Aunque Amazon intentó popularizar los botones inteligentes con un resultado poco esperanzador, las tendencias apuntan a neveras que nos permitirán llenar la cesta de la compra o lavadoras que pedirán detergente cuando estemos a punto de quedarnos sin él.

Pero estos pagos no se van a limitar solo al hogar sino que también apuntan a los comercios, de manera que en un futuro no muy lejano se espera que desaparezcan las tradicionales colas en la caja para poder hacer los pagos por nuestros productos en casi cualquier lugar del establecimiento.

Las neveras inteligentes permitirán hacer compras desde el electrodoméstico.
Las neveras inteligentes permitirán hacer compras desde el electrodoméstico.

El pago móvil todavía manda

Puede que sea la tecnología más extendida en la actualidad, más allá de la tarjeta de crédito o de otras formas de pago como el efectivo o las transferencias bancarias. Pero si hablamos de nuevas tecnologías, el teléfono móvil sigue siendo la forma de pago preferida por la población. En España, según cifras de Statista, se preveía un volumen de negocio de 363 millones de euros, aunque solo 2,1 millones de personas en nuestro país se han sumado a esta tecnología. Sin embargo, este sistema está más asentado en otros mercados, como se puede ver en este estudio de PwC, donde los pagos con el móvil ya alcanzan el 65% en países como Turquía o el 51% en Holanda.

Lo que parece fuera de toda duda es que nuestra relación con el dinero va a cambiar en los próximos años. KPMG recuerda que el dinero en efectivo apenas supone el 20% en los países escandinavos y que Corea del Sur va a dejar de acuñar monedas en 2020 mientras Suecia prepara la creación de la primera criptomoneda acuñada por un Estado, la e-krona, en una muestra más de que el futuro del pago pasa por las nuevas tecnologías.

Empresas
Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios