Lamela arremete contra Almeida y le abre una crisis en urbanismo por Torres Colón
  1. Empresas
amenaza con ir a los tribunales

Lamela arremete contra Almeida y le abre una crisis en urbanismo por Torres Colón

El arquitecto critica el respaldo del alcalde a la reforma de Mutua y vuelve a amenazar con ir a los tribunales si los técnicos del Ayuntamiento refrendan la obra que acaba de arrancar la aseguradora

Foto: Carlos Lamela, hijo del arquitecto Antonio Lamela y responsable del estudio que lleva su nombre. (EFE)
Carlos Lamela, hijo del arquitecto Antonio Lamela y responsable del estudio que lleva su nombre. (EFE)

Está dispuesto a ir hasta el final. Así se lo ha hecho saber a todo aquel que haya querido escucharle, el arquitecto Carlos Lamela, hijo del recordado Antonio Lamela, que se ha acogido a la memoria de su padre para justificar la encarnizada batalla que ha abierto en torno a la reforma de Torres Colón, una de las obras más destacadas de su recordado progenitor.

Mutua Madrileña, propietaria del edificio, vació el inmueble hace tres años para abordar una profunda reforma, obra por la que se interesó Lamela, hasta el punto de que llegó a presentar una propuesta, pero que la aseguradora prefirió adjudicar al despacho de Luis Vidal, cuyo proyecto se presentó en sociedad el pasado miércoles.

Foto: Proyecto de cómo quedarán las Torres Colón.

La asistencia del alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, y del concejal de Desarrollo Urbano, Mariano Fuentes, a la presentación, así como sus alabanzas y respaldo al proyecto han desatado la ira del arquitecto, que este viernes no dudó en criticar la postura del regidor, a quien acusa de haber bendecido con su presencia el proyecto de Mutua, cuando el Ayuntamiento todavía tiene pendiente completar la protección del edificio.

Una situación que empieza a adquirir tintes que recuerdan a la crisis que, al principio de su legislatura, se le abrió a la exalcaldesa Manuela Carmena por la reforma del Edificio España y el debate sobre si la fachada de este inmueble, así como gran parte de sus elementos arquitectónicos, reunían los méritos necesarios para ser protegidos en su totalidad.

"La corporación municipal está para defender los intereses públicos, no privados", aseguró este viernes Lamela, quien, no obstante, lanzó la piedra, pero escondió la mano, cuando por una parte criticó la asistencia de Almeida a la presentación de Mutua, por considerar que "interfiere en la imprescindible independencia" que deben tener los técnicos del consistorio, pero, por otra, esquivó hablar de prevaricación administrativa si estos mismos profesionales terminan avalando la obra de la aseguradora.

Proyecto de cómo quedarán las Torres Colón
Proyecto de cómo quedarán las Torres Colón

Y eso que el arquitecto ha vuelto a amenazar con acudir a los tribunales si continúa adelante el proyecto de Mutua, vía que no abordará personalmente, ni a través del Estudio Lamela, sino que será la Asociación para la Protección de Torres de Colón, entidad respaldada por Lamela y dirigida por su antigua colaboradora, Concha Esteban, la que recurrirá a la vía contencioso-administrativa cuando llegue el momento.

Esta acción se unirá a los escritos y recursos que ya se han presentado y que han conseguido retrasar el calendario inicialmente previsto por Mutua, que ha ido modificando su proyecto para cumplir con los requerimientos de la protección parcial que se ha reconocido al inmueble.

De hecho, ahora, uno de los principales argumentos que esgrime la aseguradora para afirmar que su actuación es totalmente correcta es que "la Comisión de Protección de Patrimonio Histórico Artístico y Natural (CPPHAN) del Ayuntamiento dio el visto bueno a su proyecto de reforma, por considerarlo compatible con la protección requerida. Una máxima que Lamela intenta echar abajo, al negar a la CPPHAN autoridad para decidir sobre la protección del inmueble y otorgar exclusivamente este poder a la Dirección General de Planeamiento.

Foto: Torres de Colón. (EFE)

Esta Dirección es responsable de aprobar la modificación del Plan General que supone la inclusión de la estructura interna de Torres Colón en el catálogo de edificios protegidos del consistorio, tramite que se inició justo cuando la CPPHAN dio luz verde a la reforma de Mutua, el pasado mayo, y en cuyas manos está aclarar qué se entiende por estructura interna, ya que este elemento es la clave del conflicto y, por ende, de la guerra que ha abierto Lamela al consistorio.

Cuando el Consejo Regional de Patrimonio de la Comunidad de Madrid rechazó incoar un expediente BIC (Bien de Interés Cultural) o BIP (Bien de Interés Patrimonial) para Torres de Colón, por considerar que el edificio carece de los méritos requeridos para ello, sí exigió al Ayuntamiento de Madrid que concediese protección parcial a la estructura interna, que es el trámite que debe resolver ahora la Dirección General de Planeamiento, pero sin aclarar qué elementos forman parte de la estructura interna.

Torres de Colón, propiedad de Mutua Madrileña
Torres de Colón, propiedad de Mutua Madrileña

Para Lamela, la protección parcial de la estructura interna conlleva salvaguardar, prácticamente, la totalidad del edificio original, como cabeza, cuellos, fuste, núcleo resistente central, forjados de plantas, basamento, fachada de planta baja, portal de acceso (que Mutua elimina y lleva esa superficie a las nuevas plantas superiores) y las péndolas. Para la aseguradora, los elementos a proteger, porque son los que salvaguardan el carácter suspendido, son los tirantes y la cabeza.

Además, el arquitecto defiende que el inmueble debe seguir siendo "dos torres independientes, iguales y esbeltas", postura que golpea directamente al proyecto de Mutua, que une los dos edificios en su parte posterior, y que ha eliminado dos forjados para reforzar la estructura, entre otros motivos, porque considera que los forjados no son elementos singulares de la estructura interna que deben protegerse. Para Lamela y la Asociación, en cambio, los forjados sí forman parte de la estructura interna y, por tanto, deben respetarse.

Foto: Torres de Colón. (Enrique Villarino)
Las torres gemelas de Colón que sobrevivieron a Franco y a Rumasa
Carlos Prieto Fotografías: Enrique Villarino

La postura que sostiene ahora el arquitecto respecto a la pureza del inmueble choca frontalmente con sus pasado reciente, ya que según las fuentes consultadas por El Confidencial, la propuesta que presentó para hacer oficinas unía también los dos inmuebles, una de las reformas que realizó en el inmueble, y en la que participó Concha Esteban, se demolieron forjados estructurales para introducir un nuevo ascensor con una pasarela de cristal, dos hechos que ha reconocido la aseguradora a consulta de este periódico.

De hecho, Lamela es consciente de que su punto débil en esta batalla son los proyectos que presentó en el pasado, para hacer un hotel con Emin Capital y para intentar llevarse la obra que terminó adjudicándose Vidal, pero se defiende alegando que, entonces, las torres no estaban protegidas. De ahí que sea clave aclarar qué entra dentro del la protección parcial. La polémica está servida.

Arquitectura Mutua Madrileña Prevaricación Torres de Colón José Luis Martínez-Almeida Ayuntamiento de Madrid
El redactor recomienda