ENTRA JAVIER DÍEZ DE POLANCO

Borja Prado se queda sin su silla en la nueva Mediaset en pleno duelo con Vivendi

La televisiva argumenta que los cambios del consejo responden a un intento de aumentar la independencia de este. El fondo de Prado, Peninsula, respaldó la fusión con 355 M en septiembre

Foto: Borja Prado (EFE)
Borja Prado (EFE)

La lucha de Vivendi también ha dispuesto un baile de sillas en el futuro consejo de la nueva Mediaset. Según la nueva propuesta de acuerdos de cara a la Junta de Accionistas de la televisiva el próximo 5 de febrero, el ex presidente de Endesa, Borja Prado, ya no figuraría en el consejo de Media for Europe (MFE). Los cambios de los estatutos de la sociedad resultante entre la fusión de Mediaset España e Italia responden a la lucha judicial de Vivendi (propietario de un 28% del capital) contra la estructura de la nueva empresa, estando convocadas ambas partes a comparecer ante el juez este mismo viernes.

Según explica Mediaset en un hecho relevante remitido a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), la empresa ha querido modificar la composición anunciada inicialmente el 7 de junio de 2019 "con el fin de fomentar una mayor participación de los administradores independientes, tal y como se define en el Código de Gobierno Corporativo neerlandés" y, según la empresa, "solo tiene por objeto facilitar la ejecución oportuna del proyecto con la máxima aprobación posible de los accionistas". Asimismo, Borja Prado y Francesca Mariotti ya no formarán parte del consejo, sustituidos a su vez por Alessandra Piccinino y Javier Díez de Polanco, ex consejero independiente de Prisa.

El consejo de administración propuesto ahora para la junta de 2020 estará compuesto por Pier Silvio Berlusconi, Marco Giordani, Gina Nieri, Niccolò Querci, Stefano Sala y Paolo Vasile, como consejeros ejecutivos; Marina Berlusconi, Fedele Confalonieri y Danilo Pellegrino, como consejeros no ejecutivos; y Marina Brogi, Consuelo Crespo Bofil, Alessandra Piccinino, Javier Díez de Polanco y Carlo Secchi, como consejeros no ejecutivos independientes. Tanto Prado como Mariotti también habían sido propuestos inicialmente como independientes.

Como ya adelantó este medio en verano, uno de los planes de Prado era formar parte del consejo de la nueva matriz de Mediaset. Prueba de ello fue el dinero que puso sobre la mesa su fondo Peninsula Holding, que se comprometió con 355 millones de euros a comprar los títulos de los inversores que decidiesen no acudir a la creación de MFE y vender, a su vez, sus acciones en la compañía.

La lista de cambios que se propone para febrero es larga y concierne, sobre todo, a los estatutos sobre los derechos de voto y el canje de las 'loyalty shares'. Este es el tema principal por el que Vivendi abrió el frente judicial tras anunciarse la fusión, con el propio juez reconociendo en el auto de suspensión cautelar en España que la nueva estructura podría estar siendo usada para consolidar el poder de los Berlusconi en detrimento de los accionistas minoritarios. De hecho, la propia Mediaset explica que los cambios han sido propuestos con "la finalidad de regularizar o subsanar potenciales motivos de impugnación del acuerdo de fusión aprobado el pasado día 4 de septiembre".

En Italia, Mediaset hizo amagos de acordar con Vivendi, que llegó a ofrecer vender parte de su inversión en la cotizada a cambio de una prima sobre el precio actual (aunque por debajo del precio al que compró en su día). Sin embargo, tras semanas de negociaciones y sin acuerdo cerrado, el juez pospuso finalmente la audiencia para este mismo viernes día 6.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios