SE INCORPORA A KEY CAPITAL Y PENINSULA

Borja Prado vuelve al ruedo con dos gorros y expectativas de plaza grande en el Ibex

El banquero de inversión compaginará su fondo de capital riesgo con un puesto ejecutivo en Key Capital mientras cocina movimientos corporativos a gran escala

Foto: Borja Prado, en una imagen de archivo. (EFE)
Borja Prado, en una imagen de archivo. (EFE)

Borja Prado ya ha definido su futuro más inmediato. El que fuera presidente de Endesa hasta el pasado mes de abril se incorporará en septiembre a Key Capital, el broker de cabecera de Florentino Pérez, como Operating Managing Partners, cargo que compaginará con la presidencia de Península Capital, su millonario fondo de capital riesgo. Dos plataformas a las que aportará sus más de veinte años de experiencia en operaciones corporativas y una agenda selectiva de empresarios, políticos e inversores para buscar otra gran oportunidad tamaño Ibex 35.

Según han confirmado distintas fuentes, Prado se ha decantado por Key Capital tras barajar varias propuestas de bancos americanos que tenían intención de instalarse en España. Su fichaje por el broker dirigido por Alex Matitia y Anas Laghari se ha conocido desde antes incluso de dejar Endesa y tras abandonar el pasado año un cargo de asesor senior mundial de Mediobanca. Tanto Matitia como Laghari le dejaron hasta un despacho para que durante estos meses de transición tuviese oficina y secretaria mientras abría al mismo tiempo la sede de Península Capital en Madrid.

Prado, Matitia y Laghari ya se conocen bien e incluso han hecho juntos operaciones de mucho calado con un amigo de los tres: Florentino Pérez

Su tiempo lo va a dedicar a generar operaciones corporativas para Key Capital y para el fondo de capital riesgo que montó en Londres en 2016 con dinero de fondos soberanos de Qatar. El banco de inversión le ha ofrecido ser socio desde el primer día, con unas condiciones económicas muy generosas, porque Prado quiere, según distintas fuentes, ganar dinero para él, además de para terceros, como ha hecho desde que empezó en UBS y Rothschild y siguió en Lazard y Mediobanca, antes de aceptar la presidencia de Endesa en 2009.

Prado, Matitia y Laghari ya se conocen bien e incluso han hecho juntos operaciones de mucho calado con un amigo de los tres: Florentino Pérez. Porque siendo aún el primer ejecutivo de Endesa y asesor de Mediobanca el banquero de origen sevillano fue quien resolvió las grandes diferencias entre ACS y la italiana Atlantia para tomar el control de Abertis por 18.700 millones de euros. Una operación estructurada por el equipo de derivados de Key Capital que se fue estrangulando por las personalidades del presidente de la constructora y su colega transalpino, amén de las inquietudes de Isidro Fainé como primer accionista de la empresa de autopistas a través de 'la Caixa'.

Una transacción, la más grande de la última década en España, que recondujo Prado previa exigencia de sacar de las negociaciones a todos los asesores, incluidos bancos de inversión y abogados de las dos partes. Un biscotto en el que el financiero puso en valor su mayor activo, una gran habilidad para negociar para que todos se sientan vencedores en las batallas corporativas, a cambio, obviamente, de una suculenta comisión.

Su incorporación a Key Capital la va a compartir con su pertencencia al consejo de la nueva Mediaset y, sobre todo, con la presidencia de Penísnula Capital, un fondo de capital riesgo que nació hace tres años con 600 millones de dinero y que ya tiene cuatro vehículos de inversión que suman unos 1.800 millones. Un 'private equity' centrado en comprar empresas en Italia y España, donde últimamente ha intentado alguna operación sin conseguir echarle el lazo.

Sin embargo, según distintas fuentes, ni Key Capital ni Península Capital van a ser el último destino de Borja Prado. Lejos de conformarse con un papel relevante pero de firmas que siempre están en la sombra, el banquero de profesión ha mantenido contactos en los tres últimos meses con numerosos inversores de gran tamaño por Estados Unidos, Oriente Medio y Latinoamérica para analizar potenciales operaciones de adquisición 'king size'. Se ha visto con fondos soberanos, grandes fortunas y 'private equity' que manejan miles de millones y que quieren aprovechar los bajos tipos de interés.

Porque, según otras fuentes, a Prado le quedó un regusto amargo por su salida de Endesa tras su batalla con los italianos de Enel y pese a sus 13 millones de indemnización. En su momento ya sondeó otras presidencias como las de Repsol y Gas Natural, ahora Naurgy, pero encontró resistencias internas, políticas y de colegas que en su día le dejaron fuera del fallido Consejo Empresarial de la Competitividad.

Ahora vuelve al ruedo con ganas de hacer una gran faena.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios