Pasará de 6,69 €/MWh a 7,98 €/MWh en 2020

Endesa, Iberdrola y Naturgy afrontan un alza de costes de 900 M para el apagón nuclear

El Ministerio para la Transición Ecológica prepara un real decreto para elevar casi el 20% la tasa de Enresa con la que la cubrir la gestión de residuos y el desmantelamiento de las plantas atómicas

Foto: Fotografía de archivo de las torres de refrigeración de la central nuclear de Cofrentes. (EFE)
Fotografía de archivo de las torres de refrigeración de la central nuclear de Cofrentes. (EFE)
Adelantado en

El Ministerio para la Transición Ecológica prepara una subida de la tasa a Enresa para los productores de energía nuclear de casi un 20%. Un alza que traerá aparejado un aumento de costes para los principales operadores de centrales atómicas (Endesa, Iberdrola principalmente y en menor medida, Naturgy y EDP) de cerca de 900 millones de euros hasta el final de la vida de estas plantas a partir del 1 de enero de 2020.

Este coste extra viene del borrador de real decreto ley que está tramitando el departamento dirigido por Teresa Ribera sobre la base de los años de vida que el propio Gobierno pactó con las eléctricas para el cierre de las centrales nucleares. La memoria económica del 'Proyecto de real decreto por el que se modifica la tarifa fija unitaria relativa a la prestación patrimonial mediante la que se financia el servicio de la Empresa Nacional de Residuos Radiactivos, S.A., S.M.E. (Enresa) a las centrales nucleares en explotación' señala que la tasa pasa de los 6,69 euros/MWh a 7,98 euros MWh (+20%).

Teniendo en cuenta que la producción nuclear oscila entre los 55.000MWh y los 60.000MWh al año y sabiendo que las siete centrales hoy activas se cerrarán paulatinamente entre 2027 y 2035, las empresas afrontan un coste durante los próximos 15 años de más de 5.000 millones de euros.

La cuestión no ha pasado desapercibida para los analistas de las grandes 'utilities' cotizadas. La pasada semana, el director financiero de Endesa, Luca Passa, respondía a preguntas de los expertos que la firma propiedad de Enel se enfrenta a un coste extra de aproximadamente 30 millones de euros al año.

Esto lleva a Endesa a enfrentarse a un pago a mayores respecto a la situación actual de alrededor de 400 millones de euros al año. Otro tanto tendrá que asumir Iberdrola y en menor medida, en torno a 100 millones, es el montante de más que deberán pagar Naturgy y EDP.

La subida que prepara el ramo de Energía del Gobierno se da en plena renovación del Plan Nacional de Residuos Radiactivos. El actual -el sexto- está vigente desde el año 2006 ya que los sucesivos Gobiernos desde entonces no han abordado este tema. Una cuestión importante dado que el Fondo de Enresa, destinado a cubrir las necesidades futuras para la gestión y el desmantelamiento nuclear, es insuficiente.

Se estima que Endesa tendrá que afrontar un coste a mayores de algo menos de 400 M, otro tanto Iberdrola y unos 100 M Naturgy y EDP en 15 años

El agujero no se ha hecho público pero distintas revelaciones apuntan a que supera con creces los 3.000 millones de euros. Los exiguos rendimientos financieros de los últimos años, dado el entorno económico de tipos de interés ultrabajos, unidos a una tasa pagada por las eléctricas por debajo de lo necesario han llevado a que Endesa acumule un déficit que necesita de reformas para paliar el abultado déficit actual.

De las cuestiones más difíciles de negociar entre las eléctricas y el Gobierno para pactar el calendario de cierre nuclear estuvo esta cuestión. El ministro de Energía del Gobierno de Rajoy, Álvaro Nadal, llegó a proponer en el Congreso de los Diputados que fueran las propias eléctricas quienes asumieran el coste del desmantelamiento de las plantas, algo que quedó en el limbo tras la moción de censura llevada a cabo por el PSOE, quien además no apoyó esta medida cuando se planteó.

Por otro lado, se suma la incertidumbre de qué política se va a seguir para gestionar los residuos nucleares. El Gobierno socialista decidió parar el proyecto de Almacén Temporal Centralizado (ATC) de Villar de Cañas, en Cuenca. Una cuestión que más allá de lo técnico-económico tuvo gran carga política ya que fue una de las promesas del PSOE de Castilla-La Mancha, que pretendía revertir un proyecto de María Dolores de Cospedal (PP) en dicha comunidad autónoma.

Los almacenes temporales individuales que se sitúan junto a las plantas atómicas están ya en un alto nivel de ocupación. El Gobierno está pagando a la francesa Areva por tener en sus almacenes parte de los residuos españoles. Ya se han pagado más de 54 millones y están comprometidos 75.000 euros al día hasta 2023, con lo que la factura con la firma gala para los españoles puede elevarse por encima de los 160 millones de euros. Los expertos aseguran que la forma más eficiente de gestionar los residuos futuros para Enresa es a través de un ATC, que por ahora sigue sin encontrar ubicación.

Ahora Endesa ya tiene listo el nuevo Plan Nacional de Residuos Nucleares, según publica 'La Información'. Sin embargo, el bloqueo político en el que está sumida España no ha permitido al Ejecutivo de Pedro Sánchez sacar este plan adelante. Pese a ello, el departamento de Transición Ecológica está decidido a aprobar la subida de la tasa a Enresa en este periodo en funciones aunque no se forme gobierno para que el coste extra entre en vigor el 1 de enero.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios