POR EL DESPLOME DE FERROGLOBE

La banca ahoga a López Madrid: le pide más garantías para evitar la ejecución

Ferroglobe cae hasta mínimos históricos tras desplomarse un 60% en lo que llevamos de año, lo que obliga a la familia Villar Mir a aportar más dinero a los acreedores

Foto: El empresario Javier López Madrid, directivo de OHL. (EFE)
El empresario Javier López Madrid, directivo de OHL. (EFE)
Adelantado en

Los malos augurios se le acumulan a la familia Villar Mir. A la espera de la sentencia por la salida a bolsa de Bankia, el desplome de Ferroglobe, su filial metalúrgica que cotiza en el Nasdaq estadounidense, ha hecho saltar las alarmas a sus acreedores. Según distintas fuentes, la banca, encabezada por Credit Suisse, Société Générale y Crédit Agricole, ha exigido nuevas garantías al 'holding' de los empresarios madrileños, porque el colateral que cubría un crédito de hasta 115 millones de euros vale menos de la mitad del importe de lo prestado.

Ferroglobe caía este jueves un 15% en la bolsa americana, hasta el nivel más bajo de su historia. Un desplome que, sumado al que ya acumulaba en lo que iba de año, eleva el batacazo anual hasta el 60%. Un comportamiento que se suma al que ya registró en 2018, cuando perdió cerca del 90% de su valor al reconocer que no iba a cumplir con sus previsiones de beneficios. La empresa está presidida por Javier López Madrid, a su vez consejero delegado del Grupo Villar Mir.

La consecuencia es que el valor de mercado de Ferroglobe, de la que los Villar Mir tienen el 53% del capital, es de apenas 105 millones de dólares, 95,7 millones de euros. Y el problema para la familia es que para tener esa participación pidieron un crédito de 115 millones de euros a un ‘pool’ de entidades financieras lideradas por Credit Suisse. A los precios actuales, ese paquete apenas vale 50,66 millones de euros, por lo que es insuficiente para cubrir ni la mitad de la garantía de esa línea de financiación.

Al desplomarse por debajo de los 0,70 dólares por título, los acreedores tienen derecho a exigir a la familia la aportación de garantías adicionales, en forma de dinero o activos. De no hacerlo, la banca tiene el derecho a ejecutar la prenda y quedarse con las acciones de Ferroglobe. Una situación que es la última opción a la que se acogen generalmente los prestamistas, especialmente cuando se trata de compañías con plantas industriales y miles de empleados, pero que el 'crash' bursátil fuerza cuando las caídas son tan acusadas.

La compañía, que tenía su sede en Londres y la va a traspasar a Madrid para recortar gastos, registró fuertes pérdidas en el primer semestre del año. Además, anunció que había pedido a varios bancos estadounidenses que le alargaran una línea de circulante por hasta 200 millones de dólares. Los acreedores, con los que finalmente ha llegado a un principio de acuerdo pendiente de rubricar por un máximo de 150 millones de dólares, son PNC Bank, National Association, PNC Capital Markets LLC, Citizens Bank, National Association y BMO Capital Markets Corp.

Fábrica de Ferroglobe en Cee.
Fábrica de Ferroglobe en Cee.

Aunque para Pedro Larrea, consejero delegado de Ferroglobe, este principio de acuerdo "mejora nuestra liquidez real disponible" y brinda a la compañía una mayor flexibilidad operativa y financiera". Standard & Poor´s ha rebajado el 'rating' de Ferroglobe, desde 'B-' a ' CCC+', lo que significa que tiene dudas sobre su capacidad de atender las deudas a medio y largo plazo. S&P atribuye esta decisión a las tensiones de liquidez de la empresa y a su estimación de que el beneficio bruto de explotación (ebitda) de Ferroglobe, tanto para este año como para el próximo, será inferior al estimado.

Ello se traducirá en el consecuente empeoramiento del endeudamiento, medido por la proporción entre deuda y ebitda, al indicar que su pasivo puede llegar a equivaler 10 veces dicho beneficio bruto. Por todo ello, en su informe, la agencia de calificación no descarta eventuales nuevas rebajas de su nivel de solvencia. Los bonos de la compañía cotizan ya al 70% de su valor inicial, con un desplome del 30%, lo que pone de manifiesto las dudas de los inversores sobre el futuro de la compañía.

En noviembre de 2018, Grupo Villar Mir refinanció su deuda con Tyrus Capital, un fondo de Mónaco que le prestó 365 millones de dólares para que la familia atendiese sus obligaciones. Pero este crédito, que vence en apenas un año, exige a la familia el pago de un interés de entre un 10% y un 12%. Por ello, el 'holding' se ha apresurado a poner a la venta numerosos activos, como su paquete en OHL, su filial inmobiliaria, Fertiberia y Ferroatlántica, una división de Ferroglobe.

Cuando Ferroglobe saltó al Nasdaq en diciembre de 2015, el grupo llegó a tener un valor de mercado de 2.000 millones de euros.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
5 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios