retira su gran cartera

Blackstone cancela la venta de una cartera de mil pisos y pone en alerta al alquiler

El fondo ha tenido que retirar del mercado la megacartera de pisos de Fidere al no alcanzar los importes esperados, y apostar por traspasos más pequeños, como el acordado con Vivenio

Foto: Blackstone es el mayo inversor extranjero en ladrillo español. (Reuters)
Blackstone es el mayo inversor extranjero en ladrillo español. (Reuters)

Los síntomas de agotamiento en el mercado inmobiliario han llamado también a la puerta del mayor inversor en el inmobiliario patrio, Blackstone, que, con la discreción que le caracteriza, retiró hace pocas semanas la que estaba llamada a ser su gran venta de pisos en alquiler del año.

El fondo estadounidense había sacado al mercado una cartera compuesta por más de un millar de viviendas, todas ellas ubicadas en Madrid y Barcelona, los dos grandes polos de atracción de la inversión, y catalogadas como libres, salvo una promoción protegida pero ubicada en uno de los mejores barrios de la Ciudad Condal.

Sin embargo, todas estas guindas fueron insuficientes para que los potenciales compradores pusieran sobre la mesa las cifras esperadas por Blackstone, noticia que ha sido recibida por el mercado como un síntoma de agotamiento ante el 'rally' protagonizado por el alquiler en los últimos tiempos.

Según las fuentes consultadas por El Confidencial, el fondo pedía unos 180 millones de euros por toda la cartera, cifra que ningún interesado llegó siquiera a rozar, lo que ha llevado al gigante estadounidense a retirar este megaproyecto y apostar por operaciones más pequeñas para poder maximizar el resultado.

Varias pintadas contra Fidere.
Varias pintadas contra Fidere.

De hecho, el pasado agosto, Blackstone llegó a un acuerdo privado con Vivenio, por el cual, si se cumplen una serie de hitos, en las últimas semanas del año, la socimi participada por APG y Renta Corporación se hará con tres edificios de vivienda protegida.

Estos inmuebles están ubicados en la ciudad de Barcelona y en la Comunidad de Madrid, y su traspaso se cerrará por un importe máximo próximo a 85 millones, según anunció hace dos semanas la propia Vivenio.

Rehacer planes

Esta no es la primera vez que el fondo estadounidense se ve obligado a rehacer sus planes iniciales ante la imposibilidad de vender de golpe, y al precio esperado, una determinada cartera.

El curso pasado, Blackstone ya se vio obligado a modificar sus planes con la venta de la socimi de oficinas Corona, que inicialmente planteó traspasar en una sola operación y que, finalmente, optó por desinvertir poco a poco.

La diferencia, en esta ocasión, radica en el momento concreto que vive el mercado residencial, tanto de compra como de alquiler, ya que ha empezado a dar síntomas de agotamiento. De hecho, algunos agentes consultados por este medio interpretan lo ocurrido como otro síntoma de cambio de ciclo.

Aunque puntualizan que Blackstone había puesto el listón de precio muy alto, también indican que el hecho de no haber podido alcanzar estas cifras es otra muestra de la cautela que exige ahora el mercado.

Con Fidere, el gigante de la inversión, llegó a plantearse un movimiento de mucha mayor envergadura, al estudiar la posibilidad de vender hasta cerca de la mitad de la cartera, según afirmaron fuentes del mercado. Desde el fondo, siempre se negó la mayor y se habló de un portfolio de 1.000 viviendas, como terminó lanzando.

La incertidumbre política, los cambios regulatorios y el enfriamiento económico han jugado en contra de los intereses del fondo que, incluso, lanzó una agresiva campaña comercial la pasada primavera, justo cuando estaba intentando cerrar su gran cartera de pisos en alquiler.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
10 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios