DE LA MANO DE ALANTRA

BBVA revoluciona a los fondos con la mayor cartera de fallidos de la crisis, de 5.000 M

La entidad presidida por Torres quiere limpiar una quinta parte de sus créditos fallidos con dos operaciones simultáneas asesoradas por Alantra: los proyectos Juno y Hera

Foto: Sede de BBVA. (Reuters)
Sede de BBVA. (Reuters)

Los bancos españoles inician el nuevo curso con el foco puesto en la asignatura de librarse de los activos problemáticos. Cuando todo apuntaba a que el mercado de carteras se iba a ir quedando sin grandes operaciones, BBVA ha puesto a la venta el mayor paquete de créditos fallidos en la historia del sector financiero español.

Se trata de una operación que aglutina préstamos impagados por valor de casi 5.000 millones de euros. Se compone de dos subcarteras, el Proyecto Juno, con cerca de 2.500 millones en préstamos fallidos de particulares, y el Proyecto Hera, con una cifra similar con créditos procedentes de pequeñas y medianas empresas (pymes), según fuentes financieras consultadas por El Confidencial. Desde BBVA, no hicieron comentarios.

Hasta ahora, la mayor operación de este tipo que había salido al mercado fue la de Sareb del año pasado, de 2.335 millones de euros, que se quedó el fondo noruego Axactor. Previamente, fue una de 2014 del propio BBVA, que colocó 1.700 millones en fallidos a Deutsche Bank.

Estas dos carteras puestas en mercado, con el asesoramiento de Alantra, buscan sanear las cuentas del banco. De tener éxito con ellas, BBVA se quitaría de golpe una quinta parte de todos los fallidos que ha ido acumulando en los últimos años. Según la última cifra oficial, de finales de 2018, el banco tenía 24.448 millones en créditos de este tipo.

Plusvalías

Al ser créditos que ya han sido provisionados al 100%, todo lo que BBVA obtenga por ellos podrá contabilizarse como plusvalías.

La puesta en mercado de estas carteras ha revolucionado el sector de los fondos oportunistas, que desde hace meses aguardaban una gran operación como esta. Estos inversores están pagando de media entre el 5% y el 10% por los créditos fallidos (conocidos como 'unsecured'), por lo que BBVA aspira a obtener entre 250 y 500 millones en esta venta, que espera culminar antes de final de año.

Esta desinversión supone también la primera que pone en marcha el banco presidido por Carlos Torres en 2019, después de dos años muy activos. En 2017, colocó la mayor parte de su ladrillo —13.000 millones— a Cerberus. Y en 2018 cerró la venta de 1.500 millones en hipotecas y otros créditos inmobiliarios al fondo canadiense CPPIB.

Como otras entidades españolas, BBVA está centrada en reordenar sus negocios —recientemente, ha traspasado su filial en Paraguay— y sanear sus activos para mejorar su rentabilidad en un entorno de bajos tipos de interés, fortalecer el capital y recuperar la confianza del mercado.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios