en 2018 sacó de balance 6.000 millones

Bankia amplía la venta de créditos fallidos con dos carteras de 700 M

El banco limpió de su balance 6.000 millones en 2018, el doble de lo previsto en su plan estratégico. Los analistas prevén que el lunes publicará pérdidas en el cuarto trimestre

Foto: José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia. (Reuters)
José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia. (Reuters)

Bankia cerró en 2018 el año de mayores ventas de activos inmobiliarios. Tal y como anunciará el próximo lunes en resultados, la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri vendió carteras valoradas en alrededor de 6.000 millones de euros a fondos oportunistas, el doble de lo que fijaba su plan estratégico.

El cierre de año fue frenético para el grupo nacionalizado, con la venta de su mayor operación —venta de 3.000 millones en activos problemáticos a Lone Star (Proyecto Earth)— y otras dos carteras de 700 millones: el Proyecto Newton, vendido a Waterfall, y el Proyecto Almadraba, traspasado a Kruk, según fuentes financieras consultadas por El Confidencial.

La cartera Newton asciende a 450 millones de euros y está compuesta por créditos morosos ligados a promociones inmobiliarias. El comprador, Waterfall, es uno de los fondos más activos en el mercado español de carteras de los últimos años, y habría pagado unos 150 millones por la cartera. Fue creado por dos exdirectivos de Merrill Lynch, Tom Capasse y Jack Ross, considerados los precursores del mercado de ABS titulizaciones—en Estados Unidos, que a la postre fue uno de los orígenes de la crisis de las hipotecas 'subprime'.

Otras carteras vendidas por Bankia el año pasado fueron Giants, de 350 millones, adjudicada a GoldenTree, y Vera, de 180 millones en fallidos, que se quedó Cabot.

Crédito al consumo y a empresas

En los últimos compases del pasado ejercicio, el banco en el que el Estado aún tiene el 61% del capital también sacó de su balance 246 millones en créditos fallidos sin garantía hipotecaria (‘unsecured’, en la jerga) a hogares —préstamos al consumo— y a empresas —principalmente, pymes—. En este caso, el comprador fue Grupo Kruk, compañía polaca de gestión de cobros que llegó a España en 2015.

La cartera, apodada Almadraba por el asesor que llevó el proceso de venta que se inició en octubre, KPMG, consta de 28.000 operaciones fallidas de forma reciente, lo que la convertía en atractiva para los fondos oportunistas que participaron en la puja.

Con esta compra, Kruk refuerza su posición en España, después de adquirir en verano una cartera de créditos fallidos de la financiera de Carrefour por valor nominal de 248 millones. El valor nominal del total de carteras adquiridas por el grupo polaco el año pasado en el mercado español ascendió a los 2.079 millones. Asimismo, en estos tres años también ha adquirido carteras de Unicaja, entre otros. Según datos de la empresa, recuperó efectivo por valor de 368,8 millones de impagos en 2018, un 15% más que el ejercicio anterior.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios