REVISIÓN DE LOS MODELOS INTERNOS

La banca española 'quema' 5.400 millones de capital por la presión regulatoria

La nueva contabilidad de los alquileres (IFRS 16) y la revisión de los modelos internos (TRIM) han restado cuatro décimas de capital al sector financiero en el arranque de año

Foto: Mario Draghi, presidente del BCE. (EFE)
Mario Draghi, presidente del BCE. (EFE)

Un banquero español describe el reto que tiene el sector como "subir el Tourmalet con los comisarios poniéndote palos en las ruedas". El corredor son las entidades, los comisarios el BCE y el Banco de España, y los palos los "cada vez más exigentes requisitos regulatorios". Solo este año, la banca española ha visto esfumarse de media cuatro décimas de capital por la nueva normativa contable de los alquileres (IFRS 16) y la revisión de los modelos internos que está llevando a cabo el BCE (TRIM). En términos netos, estos impactos han supuesto 'de facto' una caída de la solvencia similar a la pérdida de 5.421 millones en fondos propios.

Y todo con una presión cada vez mayor para que las entidades alcancen al menos un 12% de ratio de capital de máxima calidad ('fully loaded'). A pesar de esta presión, las entidades han conseguido mejorar una décima en 2019, pasando del 11,5% al 11,59% en los seis primeros meses del año.

El sector ha afrontado este nuevo golpe regulatorio sobre todo en el denominador de la ratio de capital, los activos ponderados por riesgo (APR): a mayor nivel, menor es la solvencia. Las entidades han visto incrementados los APR por todos los contratos de alquiler que tienen firmados y, en mayor medida, por los modelos internos.

Las entidades tienen dos formas de medir los APR: la estándar, con parámetros uniformes dados por el regulador, y los modelos internos, personalizados a cada banco, que antes debe revisar y aprobar el supervisor. Con la entrada de la supervisión única, el BCE tenía pendiente revisar estos modelos, en un ejercicio llamado TRIM que lleva en marcha años. Este ejercicio, todavía en marcha, ha puesto de manifiesto ineficiencias, que se ha traducido en unos mayores activos ponderados por riesgo.

A 7.500 millones de la meta

Aunque el impacto sea en el denominador, la banca española necesitaría 5.421 millones de capital —en el numerador— para paliar el efecto negativo que han tenido estas normativas.

Con estos fondos, el sector tendría a tiro el objetivo que el mercado y el BCE están fijando de lograr el 12% de capital, para el que faltan casi 7.500 millones.

El mayor impacto es el sufrido por Banco Santander, que este año ha perdido ya 36 puntos básicos de capital y ha anunciado un golpe adicional de otros 20-25 puntos. El equivalente en pérdida de fondos propios de hasta 3.300 millones de euros. La entidad presidida por Ana Botín ha recomprado su sede —Ciudad Financiera— para amortiguar este efecto.

El segundo mayor impacto en términos relativos ha sido el de Banco Sabadell, que asumió en el primer trimestre una disminución de 48 puntos básicos en su ratio de capital 'fully loaded' por IFRS 16 y TRIM. De momento, no se esperan más sobresaltos. La entidad catalana ha corregido gran parte del efecto con la venta de activos problemáticos y la de su promotora a Oaktree. Estos 48 puntos equivaldrían a una pérdida de 384 millones en el caso de Sabadell.

El golpe en términos globales es mayor para BBVA —1.186 millones—, su ratio de capital se ha visto rebajada en menor medida: 24 puntos básicos hasta ahora, con la perspectiva de que haya otra bajada de 10 puntos.

Lluvia a gusto de las cajas

Un caso particular es el de CaixaBank, que hasta ahora solo ha reconocido el impacto de IFRS 16, y que probablemente no sabrá hasta 2020 el efecto de TRIM, según explicó a analistas el consejero delegado, Gonzalo Gortázar, tras presentar resultados. Por ello, su resultado hasta el momento es de apenas 16 puntos básicos —233 millones en capital—.

Exactamente la misma cifra es la que hubiera perdido Bankia en fondos propios por los 30 puntos básicos que su CEO, José Sevilla, anticipó de impacto regulatorio. Esta es una de las entidades a las que el BCE no aprieta en capital, al superar el 12% de 'fully loaded', junto a Abanca, Unicaja y Liberbank.

Más allá de estas grandes entidades, el resto del sector no tiene modelos internos, por lo que su impacto se reduce al de la nueva contabilidad de alquileres: Bankinter, cinco puntos básicos (16 millones); Liberbank, seis puntos (10 millones); Unicaja, tres puntos (seis millones); Ibercaja, 10 puntos (21 millones), y Abanca, dos puntos (cinco millones).

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios