las claves tras el nombramiento de aresti

Torres pone una vela al mercado y otra al PNV para liderar la Operación Chamartín

Álvaro Aresti aúna formar parte de las familias de Neguri (los Aresti son accionistas históricos de BBVA) y ser un especialista en grandes operaciones corporativas, como será la venta de DCN

Foto: Álvaro Aresti y Carlos Torres (d). (Imagen: EC)
Álvaro Aresti y Carlos Torres (d). (Imagen: EC)

Se llama Álvaro Aresti Aldasoro y, como dicen en Neguri, es un pata negra. Por sus venas corre la sangre de las históricas familias industriales vascas, y por su cabeza, más de tres décadas dedicado a banca mayorista. Las dos caras que necesita ahora BBVA, que acaba de nombrarle presidente no ejecutivo de Distrito Castellana Norte (DCN), la promotora de Operación Chamartín.

Acorralado por el caso Tándem, el presidente de la entidad vasca, Carlos Torres, ha sacado a Aresti del dorado retiro que apenas acababa de estrenar (estuvo en activo hasta mayo) y le ha pedido ponerse al frente de una de las operaciones más controvertidas de la historia de la entidad.

Condenada a estar siempre en el ojo del huracán, en las últimas semanas, Operación Chamartín ha sido indirectamente protagonista del caso Tándem debido a que su expresidente, y antiguo responsable de Riesgos de BBVA, Antonio Béjar, figura entre los imputados por el juez Manuel García Castellón en la investigación que lleva a cabo para aclarar la relación del banco con el comisario Villarejo.

Hace dos semanas, Béjar decidió colaborar con la Justicia y testificar durante tres jornadas consecutivas, lo que conllevó su cese inmediato al frente de DCN. Coincidencia o consecuencia, la realidad es que, tras sus declaraciones, el magistrado de la Audiencia Nacional decidió imputar al banco, algo que había intentado evitar por todos los medios Torres.

Recreación virtual de una de las zonas del proyecto urbanístico Madrid Norte.
Recreación virtual de una de las zonas del proyecto urbanístico Madrid Norte.

Es en este contexto en el que, por una parte, el Ayuntamiento de Madrid ha aprobado, tras un cuarto de siglo de espera, la Operación Chamartín, luz verde que dio apenas 48 horas después de que fuera cesado Béjar, y que pone los cimientos para que el banco pueda empezar a hablar en serio con potenciales compradores.

Y es en este contexto en el que debe analizarse el nombramiento de Aresti, ya que además de ser un especialista en finanzas corporativas, puede actuar de bálsamo frente a los viejos enemigos que dejó en el camino el expresidente Francisco González y que ahora, con la imputación del banco, han resucitado.

Consciente de que el llamado clan de Neguri, por una parte, y el PNV, por otra, han visto en esta crisis una oportunidad de recuperar influencia en el banco, Torres ha sabido, con el nombramiento de Aresti, hacerles un guiño llevando a primera fila a 'uno de los suyos'.

El pedigrí de Aresti enlaza, directamente, con el capital del banco, ya que su padre, Francisco Javier, junto a su tía Pilar y el difunto marido de esta, Ramón de Icaza, han formado históricamente parte de las grandes familias del banco, tanto por número de acciones como por sillones en los órganos de administración de la entidad... Hasta que la fusión con Argentaria y el 'golpe de Estado' de FG les dejaron fuera de los puestos de poder.

Aresti forma parte de una de las familias históricas del banco, es mano derecha de Asúa y especialista en operaciones corporativas, como la venta de DCN

Pero Álvaro Aresti ha sabido hacer su propia trayectoria dentro de la entidad, donde ha sido una de las personas de máxima confianza de Juan Asúa durante la última década. El actual 'senior advisor' de Torres fue, hasta la reestructuración directiva de 2018, máximo responsable de toda el área de Banca Corporativa y de Inversión, paraguas bajo el cual el actual presidente de DCN ha desarrollado gran parte de su carrera.

Algunos observadores consultados por este medio ven esta buena relación con Asúa como un factor clave que ha determinado no solo el nombramiento de Aresti sino también la decisión de este de abandonar su recién estrenada jubilación para volver al frente en uno de los momentos más difíciles para el banco.

Aunque su presidencia será no ejecutiva (DCN nombrará un primer ejecutivo a la vuelta de verano), el papel institucional de Aresti y sus décadas de experiencia están llamados a jugar un papel clave en la 'estrategia de salida' del banco del capital de DCN.

Como adelantó este medio, el plan de BBVA pasa por dar entrada a inversores e, incluso, vender el grueso de su participación a un único inversor, hoja de ruta que cuenta con el interés de varios fondos internacionales, con los que ya ha hablado el banco en el pasado, y al frente de la cual hay a partir de ahora un especialista en la materia.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
1comentario
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios