CRISIS JUDICIAL

Asedio al BBVA: la venganza del clan de Neguri y la obsesión del PNV

La posible imputación del banco y de su expresidente FG han resucitado conspiraciones pasadas para recuperar el control de un banco que hace dos décadas tomó rumbo a Madrid

Foto: Carlos Torres, presidente de BBVA, en un acto celebrado recientemente en Bilbao (Efe)
Carlos Torres, presidente de BBVA, en un acto celebrado recientemente en Bilbao (Efe)

El asedio está listo. La crisis institucional que atraviesa BBVA por el caso Villarejo ha resucitado a viejos enemigos que su expresidente Francisco González (FG) dejó en la cuneta. Es el llamado clan de Neguri, formado por ex altos cargos de BBVA que tuvieron que dejar el banco empujados por FG y las cuentas de Jersey. Tras la salida del banquero gallego y su posible imputación en las próximas semanas, se han fijado como siguiente objetivo al actual presidente de BBVA, Carlos Torres, al que acusan de no levantar las alfombras y falta de experiencia para dirigir el segundo banco del país.

Francisco González expresidente del BBVA. (Reuters)
Francisco González expresidente del BBVA. (Reuters)

Fuentes próximas al denominado 'Grupo Hostil' -como fue apodado por BBVA y Villarejo con las presuntas escuchas ilegales de 2004- señalan que habrá una ofensiva si la Audiencia Nacional imputa al banco. Algo que la Fiscalía Anticorrupción solicitará esta semana.

Conspiraciones de salón

Los rivales del actual BBVA se sienten fuertes por los pasos que va dando la justicia y por la aparente inacción de la entidad. Eso ha hecho que en los mentideros financieros y políticos rebrote también el interés del PNV por recuperar influencia en el grupo financiero. "El PNV sería capaz de prometer 'fidelidad eterna' a Pedro Sánchez para recuperar la influencia perdida en BBVA. Es su obsesión", señala un banquero próximo al partido vasco.

La formación liderada por Andoni Ortuzar e Íñigo Urkullu no perdona que lo único que quede de los orígenes en banco sea la segunda y la tercera sigla (Bilbao y Vizcaya) y una junta anual. Consciente de ello, una de las primeras medidas de Torres como presidente fue llevar más actos del banco a Bilbao, como los Premios Frontera del Conocimiento, celebrados hace un mes: "Aquí nació BBVA hace 162 años y aquí mantenemos nuestras raíces, vivas, unos orígenes de los que estamos muy orgullosos", aseguró el banquero salmantino.

A pesar de este terreno hostil en el que se mueve, distintos financieros consultados por este medio creen que Torres va a salir airoso. "Son conspiraciones de salón, escaramuzas de café", explica uno de ellos.

Estas afirmaciones se sustentan en la incredulidad con la que se ve que pequeños accionistas o un partido político puedan tomar el control de un banco supervisado por el BCE en pleno año 2019. "Hace dos décadas, cuando Rato puso a FG en Argentaria hubiera sido factible. O cuando se le obligó a fusionarse con BBVA y se respaldó la salida de Ybarra", añaden dichas fuentes.

Solo hay una opción, que Torres "se descabalgue" del banco porque se ligue su nombre a los trabajos de Villarejo o que se le acuse de obstrucción a la justicia. Y, aun así, apuntan banqueros próximos a BBVA, "hay una segunda línea de defensa": Jaime Caruana, exgobernador del Banco de España, exdirector general del Banco Internacional de Pagos y que ya es consejero de la entidad, con el que el BCE y su vicepresidente Luis de Guindos estarían muy cómodos como presidente.

El plan 'Goiri'

Una hipotética presidencia no ejecutiva de Caruana con el turco Onur Genç como consejero delegado no cumpliría las aspiraciones de Neguri y el PNV. Y en el sector no se ve realista que la antigua cúpula de BBV o el partido vasco colocaran consejeros ejecutivos ante una eventual salida de Torres.

El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. (EFE)
El presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri. (EFE)

Una de las opciones que se barajan para resolver este rompecabezas es José Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia, un banquero vasco -aunque no del clan de Neguri- del máximo prestigio en España y Europa. Pero la carambola implicaría una fusión BBVA-Bankia, con la que el mercado ya ha especulado, en la que mandara el adquirido y que tendría que tener el visto bueno del Gobierno.

Más allá de especulaciones, artículos como el de este viernes en distintos medios, del exvicepresidente de BBVA, Pedro Luis Uriarte, añaden más leña al fuego. Uriarte critica la estrategia de BBVA en los últimos años por "notorios errores" durante la presidencia de FG, que fueron compensados con la "suculenta herencia recibida". También lamenta la pérdida de la identidad vasca. Y recuerda que sigue habiendo "colaboradores necesarios" de las maniobras de FG "todavía disfrutando de cómodas poltronas y de relevantes retribuciones". El objetivo de Uriarte y del clan de Neguri es la "pieza más importante", FG, pero sin perder de vista el banco. La situación de BBVA -a nivel regulatorio y financiero- es de calma, aunque podría ser la que precede a la batalla.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios