VALORADA EN 1.000 MILLONES DE EUROS

Indra rompe con Rolls-Royce y rehúsa la compra de ITP en plena caída en bolsa

La compañía participada por el Estado y Corporación Financiera Alba han dado por rotas las negocaciones, por lo que finalmente no comprará Industria de Turbo Propulsores (ITP)

Foto: Imagen de la sede de Indra en Madrid. (Indra)
Imagen de la sede de Indra en Madrid. (Indra)

Indra no comprará finalmente Industria de Turbo Propulsores (ITP). La compañía participada por el Estado y Corporación Financiera Alba ha roto las negociaciones que mantenía con la británica Rolls-Royce para tomar una participación mayoritaria en la firma fabricante de motores para aviones. Unas conversaciones cuya publicación había provocado un desplome del 20% de la cotización de la española y que encarecía mucho la financiación de la adquisición.

El grupo presidido por Fernando Abril-Martorell, que defendió en la pasada junta general de accionistas la operación al calificarla de "transformadora para Indra", ha comunicado a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) que "las conversaciones avanzadas que se estaban manteniendo con Rolls Royce al objeto de adquirir una participación de control en Industria de Turbopropulsores, S.A.U (ITP) han terminado sin acuerdo entre las partes".

Fuentes próximas a la transacción justifican la ruptura de las negociaciones por la exigencia del grupo británico de nuevas cláusulas relativas al precio que no han sido aceptadas por Indra. Aunque el importe de la compraventa estaba pactado desde hace semanas, hasta el punto de que la española ya tenía cerrada la financiación bancaria para pagarla, las mismas fuentes indican que Rolls-Royce ha puesto encima de la mesa nuevas condiciones en las dos últimas semanas que han dado al traste con la adquisición.

La toma de control de ITP, de la que Indra se iba a hacer con cerca del 75% del capital, se había valorado en 1.000 millones de euros. Un importe que el grupo participado en un 18,7% por la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) iba a financiar con un préstamo de unos 500 millones liderado por BNP Paribas y una ampliación de capital de un volumen similar con derecho de suscripción preferente.

Precisamente, esta estructura había sido mal recibida por los mercados, dado su carácter dilutivo, lo que se ha traducido en un desplome del 20% de la cotización de Indra desde los 10 hasta los 8 euros por acción. Un descenso en apenas cinco semanas que ha reducido la capitalización de la empresa de defensa y tecnología de la información a apenas 1.400 millones de euros.

Un portavoz oficial de Indra apunta que "la no adquisición de ITP no afecta a las perspectivas positivas ni a la estrategia de la compañía, que sigue centrada en un crecimiento rentable orgánico.Indra tiene una alta capacidad para crecer orgánicamente, como ha quedado demostrado en el ejercicio 2018 y en el primer trimestre de 2019".

No obstante, agrega que Indra seguirá analizando de forma activa las oportunidades de crecimiento por vía inorgánica que le presente el mercado", ya que considera que el grupo "está en las mejores condiciones para afrontar cualquier inversión en activos que complementen su portafolio de productos y servicios y encajen en su Plan Estratégico".

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios