MÁS UNA AMPLIACIÓN DE CAPITAL DE 200 MILLONES

Indra acelera un crédito de 700 millones para comprar ITP, con el apoyo de Botín

El grupo presidido por Fernando Abril-Martorell ha convocado a una docena de entidades financieras para cerrar un préstamo sindicado con el que financiar la adquisición

Foto: Sede de Indra en Alcobendas.
Sede de Indra en Alcobendas.

Indra está acelerando los contactos con la banca para financiar la adquisición de Industria de Turbo Propulsores (ITP Aero) a Rolls-Royce, que finalmente va a ascender a unos 1.200 millones de euros. Según fuentes próximas a la operación, la compañía ya ha convocado formalmente a un amplio número de entidades financieras para que oferten para participar en un crédito sindicado que va a ascender a 700 millones. Tal y como adelantó El Confidencial el pasado 17 de junio, los restantes 500 millones procederán de una ampliación de capital que van a apoyar tanto la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI) como Corporación Financiera Alba, los dos mayores accionistas.

BNP Paribas, el asesor de la operación en representación de Indra, ha llamado a cerca de una docena de bancos para saber si están dispuestos a formar parte de un préstamo sindicado con el que se va a financiar cerca del 60% de la adquisición de ITP. La respuesta inicial ha sido positiva porque, según otras fuentes, el resultado final de la integración del fabricante de aviones en el grupo de defensa va a tener una adecuada relación entre la deuda y el beneficio operativo o ebitda.

Actualmente, Indra tiene un pasivo de 592 millones de euros, a los que habrá que sumar los 676 millones de deuda neta que ITP tenía a finales de 2017, último dato oficial disponible. Al mismo tiempo, la empresa de defensa y tecnologías de la información espera alcanzar este año un ebitda de 300 millones, que se elevará hasta los 450 millones si se tiene en cuenta la aportación de la compañía vasca controlada por la multinacional británica Rolls-Royce.

Por tanto, la combinación de ambos negocios dará como resultado un grupo con un endeudamiento de unos 1.200 millones —Indra tiene intención de rebajar su pasivo a finales de año a unos 480 millones— y un beneficio de explotación de cerca de 450 millones. En consecuencia, la relación entre ambas partidas será de unas 2,5 veces, por encima de las 1,9 veces que tenía la empresa controlada por el Estado (18,7% del capital a través de la SEPI) y los March (11%) a 30 de marzo y de las 1,6 veces a finales de 2018.

Aunque los bancos que han sido contactados tienen que presentar sus ofertas en los próximos días, se da por hecho el compromiso ya de Banco Santander, uno de los financiadores habituales de Indra, así como el de Citigroup, Crédit Agricole y CaixaBank, otras entidades que han participado en algunas de las recientes emisiones de bonos del grupo. Otros bancos no pueden participar en el sindicado puesto que Indra no cuenta con una calificación de solvencia o 'rating', por lo que sus comités de riesgo tienen prohibido financiar este tipo de compañías.

Desde que Indra confirmó sus negociaciones para adquirir ITP Aero, la cotización de la empresa en cuyo capital también están Fidelity (9,3%) y Norges Bank (3,9%) ha caído un 13%, hasta los 8,70 euros, el nivel más bajo en seis meses. Un retroceso derivado de las dudas por la complementariedad del negocio entre ambas empresas y porque la operación se va a financiar con, además del crédito sindicado, una ampliación de capital de 500 millones.

Una estructura que, en un principio, tendrá un efecto dilutivo entre los accionistas hasta comprobar que la integración da los frutos esperados por Fernando Abril-Martorell, que en la reciente junta general afirmó que la compra de ITP será "tranformacional para Indra" y la dotará de una mayor escala en el ámbito aeroespacial para competir en los mercados internacionales. En su opinión, la fusión creará "uno de los líderes mundiales en el sector aeroespacial y de defensa" y mejorará el 'mix' de negocio del grupo, ya que los ingresos serán más predecibles.

Para Abril-Martorell, la compra de ITP es una "oportunidad" para adquirir un activo de alta calidad en un sector muy atractivo, ya que esta firma es uno de los escasos proveedores Tier 1 globales de la industria de los motores de aviación y presenta unas perspectivas "positivas" de negocio tras ganar acceso a un robusto conjunto de programas que generarán un sustancial flujo de caja en los próximos años.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios