DESDE MÁXIMOS

El Brexit pasa factura a Santander: su filial encadena cinco semestres de frenazo

El empeoramiento de la economía británica, los vaivenes de la libra y la presión competitiva arrastran a la baja el beneficio de Santander UK por quinto semestre consecutivo

Foto: Antiguas oficinas de Santander y su filial Abbey de Reino Unido (Efe)
Antiguas oficinas de Santander y su filial Abbey de Reino Unido (Efe)

Reino Unido ha pasado de ser uno de los principales motores del despegue de Santander a ser uno de sus frenos en apenas unos años. Los últimos resultados de la entidad presidida por Ana Botín así lo reflejan, convirtiéndose en uno de los motivos de que el grupo financiero redujera su beneficio un 14% en el primer semestre.

Lejos de ser algo esporádico, el declive de la filial británica del Santander -antigua Abbey- es continuado en los últimos años, sobre todo tras el referéndum de junio de 2016 en el que los británicos votaron el Brexit. Así, Santander UK acumula cinco semestres de desaceleración en el beneficio, expresado en libras, y cuatro semestres teniendo en cuenta la conversión a euros.

Las cifras no son homogéneas tras el reciente cambio en la forma de presentar la información financiera hecho por Santander, sacando parte del negocio de Reino Unido a la filial europea. Al margen de ello, mientras los británicos votaban a favor del Brexit, Santander UK presentó un beneficio semestral de 844 millones de euros (692 millones de libras), frente a los 582 millones de euros (508 millones de libras) anunciados en las cuentas de este martes.

Con ello, la filial británica ha pasado de representar una quinta parte del beneficio en 2014 -cuando Botín dejó su presidencia para hacerse cargo del banco tras la muerte de su padre-, a apenas un 11% en las últimas cuentas. Hace cinco años llegó a superar a Brasil como primer motor del grupo, y hoy está por detrás de la filial carioca, de España y Santander Consumer Finance (SCF).

Factores clave

La depreciación de la libra por el anuncio del Brexit ha sido clave en esta desaceleración -en las cuentas en euros-, pero no el único factor que está detrás del declive de Santander UK.

Por el camino, al igual que todo el sector financiero británico, esta filial se ha ido contagiando de la pérdida de crecimiento derivado del Brexit, que S&P calcula en tres puntos porcentuales menos de PIB derivada de la incertidumbre y pérdida de negocios para Reino Unido.

Junto a ello, Santander UK ha tenido que asumir una factura millonaria por las demandas de los seguros de protección de pagos (PPI, por sus siglas en inglés), que este trimestre han costado 80 millones. A eso se sumó el año pasado la quiebra de la constructora Carillion, que cogió con una exposición importante a la entidad española.

Otro factor negativo, según explicó este martes el CEO, José Antonio Álvarez, es la competencia creciente en hipoteca, que ha hecho que se rebajen los tipos a los que se referencian muchos créditos (SVR). "Han bajado los márgenes, es cierto que llevamos un periodo de mayor competencia que se compensa con reducción de costes, pero no es un escenario muy distinto al del resto de Europa", aseguró el segundo ejecutivo del Santander, quien recordó que Santander tiene un plan de contingencia para el caso no deseable de Brexit duro.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios