los expertos ven el mercado maduro

Bitcoin, second round: ¿Llegará a los 100.000$ en 2019 o regresará a los infiernos?

Tras tocar los 19.000 dólares en diciembre de 2018, la caída ha ido en picado, dejando a muchos inversores que habían entrado empujados por "el miedo a quedarse fuera"

Foto: Mercado de Bitcoin. (Reuters)
Mercado de Bitcoin. (Reuters)

El mercado de las criptodivisas vuelve a estar al rojo vivo, sobretodo su máximo exponente. Bitcoin acumula una subida en el año del 220%, erigiéndose en el mejor activo de 2019. Esto le ha permitido esta semana superar los 12.300 dólares para volver a los niveles en los que se encontraba en diciembre de 2017, cuando el mercado se vio envuelto en una fiebre muy similar a la vivida en el S.XVII con la primera burbuja de la historia.

Sin embargo, tras tocar los 19.000 dólares, la caída fue en picado. Muchos inversores que habían entrado empujados por "el miedo a quedarse fuera" quedaron "pillados" y con cuantiosas pérdidas. Desde entonces, las divisas virtuales han atravesado una larga travesía por el desierto, cayendo en el olvido de analistas y medios de comunicación, hasta que la llegada de la criptodivisa de Facebook, la libra, ha devuelto este nuevo activo a primera línea de fuego.

La pregunta que se plantea ahora es si este tercer rally —el primero fue en 2013— es el definitivo para consolidar el mercado de las criptodivisas como un activo más dentro del abanico de posibilidades al alcance de los inversores o si se trata de otro calentón que acabará cuando estalle el 'tonto el último'.

En este sentido, desde eToro apuntan a que hay un indicador significativo que puede apoyar la teoría de que esta tendencia alcista del Bitcoin es diferente de las anteriores. Cuando en 2017 se desató la locura por las divisas, hasta en la cola de padres de los colegios estaba el clásico cuñado recomendando invertir en tal o cual criptomoneda. Incluso el que compró un ordenador para "minar ethereum", otra criptodivisa rival. En aquel entonces, las consultas en Google sobre Bitcoin se dispararon al mismo ritmo que escalaba el precio del mismo.

Ahora, aunque se ha producido una ligera subida de las consultas en el gráfico de Google Trends desde que comenzó el año, los niveles no están ni de cerca en dónde se situaron en el pico del ciclo anterior. "Esto nos indica que aquellos que están comprando en estos momentos no necesitan acudir a Google", afirma Mati Greenspan, analista de la firma.

Por ello, los expertos entienden que este 'rally' no parece que esté impulsado por una fuerte entrada de nuevos inversores minoristas como ocurrió en los anteriores. "El hecho de que los datos de tendencia no coincidan con el precio en esta ocasión sugiere que el nuevo capital viene de institucionales que previamente habían dejado sus fondos en divisas más estables como Tether", asegura Simon Peters, también de eToro. "Podríamos ver el Bitcoin alcanzando los 50.000 o incluso 100.000 dólares este año", pronostica el analista.

Así, desde la firma apuntan a que en las próximas semanas Bitcoin podría batir sus máximos y alcanzar los 20.000 dólares. Pero van un paso más allá. Y aunque es posible que se vea alguna corrección pronto, lo cierto es que la moneda virtual por excelencia va a cerrar la primera mitad de año con una importante tendencia alcista.

Para el fundador de la firma de inversión especializada en 'blockchain' KR1, George McDonaugh, "el rebote del Bitcoin ha sido bastante extraordinario. El dinero nunca abandonó este activo, simplemente esperó retirado para volver a entrar".

Y es que, según Greenspan, "el mercado ha madurado mucho desde la última vez que Bitcoin cruzó los 10.000 dólares. La carrera está mucho más justificada teniendo en cuenta el nivel actual de adopción", asegura.

El problema de todos estos argumentos alcistas es que ya se han escuchado antes. Que Facebook haya lanzado su 'libra', cuyo lanzamiento ha sido el catalizador de este último rebote del Bitcoin, no quiere decir necesariamente que al resto de criptodivisas les vaya a ir bien.

Antes de embarcarse en una aventura como la compra de bitcoins u otras criptodivisas con fines especulativos, los inversores deben tener en cuenta los riesgos asociados a este tipo de productos. Al fin y al cabo no hay ningún tipo de activo que respalde estas monedas, más que la confianza de los que las compran en que serán admitidas en un futuro como medio de pago o en que podrán venderlas más caras a otro inversor.

Por eso reguladores y supervisores como la Securities and Exchange Commission (SEC) de EEUU han lanzado advertencias en los últimos meses, de las que otros organismos como el Banco de España o la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) se han hecho eco.

"Han surgido preocupaciones con respecto a los mercados de criptodivisas y las ICO, incluyendo que, tal y como están operando en la actualidad, hay considerablemente menos protección para los inversores que en nuestros mercados de valores tradicionales, con los consiguientes mayores riesgos de fraude y manipulación", señaló la SEC en un comunicado.

En este tipo de activos, la tendencia bate a la racionalidad, al menos a corto plazo. Si algo sube, puede seguir subiendo, y ponerse corto puede resultar catastrófico, por mucho que uno tenga la convicción de que el activo está sobrevalorado. Y lo mismo al revés, comprar un activo cuando cae a plomo, aunque realmente esté infravalorada puede resultar harto peligroso para la salud financiera. Como dijo John Maynard Keynes, el mercado puede permanecer irracional mucho más tiempo que tú, solvente.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios