Crean un gigante con presencia en 175 países

Megaoperación de 55.000M: el fabricante del fármaco más vendido compra el bótox

La estadounidense AbbVie ha cerrado un acuerdo para la adquisición de Allergan, uno de los gigantes europeos de la industria farmacéutica y fabricante del famoso botox

Foto: Un panel de Wall Street con el logo de Abbvie. (Reuters)
Un panel de Wall Street con el logo de Abbvie. (Reuters)

Tras semanas de negociaciones, el bótox tiene nuevo dueño. El gigante farmacéutico AbbVie ha llegado a un acuerdo para comprar Allergan, el fabricante del famoso tratamiento estético, por un total de 63.000 millones de dólares, poco más de 55.000 millones de euros.

Así, Abbvie pagará 188,24 dólares por acción, la mayoría en efectivo, y valora a Allergan un 45% de su precio al final de la sesión bursátil del lunes, cuando sus títulos cerraron al filo de los 130 dólares.

El anuncio de la operación ha disparado la cotización de la firma irlandesa, con fuertes avances del 30% antes del comienzo de la negociación en Wall Street que se relajaban hasta estabilizarse en el entorno de los 27 puntos porcentuales una vez que arrancaba la jornada en Nueva York. En el lado opuesto está AbbVie, castigada por el mercado con un retroceso del 15% a mínimos de mayo del año 2017. Tras la apertura de las bolsas norteamericanas, el crecimiento de su valor ronda los 26 puntos y medio.

Abbvie, que tiene su sede en North Chicago, a orillas del Lago Michigan, es uno de los gigantes del sector farmacéutico y basa gran parte de sus ingresos en la facturación procedente de Humira, el medicamento más vendido del mundo.

Este fármaco, cuyo nombre genérico es Adalimumab, tiene potentes aplicaciones en el tratamiento de enfermedades crónicas como el síndrome de Crohn, la artritis reumatoido o la artritis psoriásica. En total, está indicado para un total de nueve enfermedades diferentes.

La compra de Allergan es un movimiento que trata de paliar la inminente reducción en las ventas de Humira a la que tiene que hacer frente su fabricante. La patente de exclusividad está a punto de expirar y no tardarán en salir medicamentos similares que serán muchos más baratos.

De hecho, una de las principales quejas de los pacientes que tienen que recurrir sí o sí a Humira es su alto coste, que además ha ido aumentando con, por ejemplo, dos subidas sólo el año pasado.

Allergan, que tiene su cuartel general instalado en Dublín, es famosa por el bótox, pero también cuenta en su catálogo con fármacos para tratar dolencias intestinales, problemas en el sistema nervioso o enfermedades que afectan a los ojos.

Entre ambas compañías formarán un gigante con una facturación en el entorno de los 48.000 millones de dólares, poco más de 42.000 millones de euros, y con presencia en 175 países.

Fusión fallida con Pfizer

Con la culminación de esta operación Allergan cerrará las heridas abiertas por la fallida fusión con Pfizer, el fabricante de la viagra, de hace tres años. Aquella operación, cuando todos los flecos parecían cerrados, estaba valorada en unos 160.000 millones de dólares.

El cambio en las políticas fiscales de Estados Unidos, por entonces en pleno duelo presidencial entre Donald Trump y Hillary Clinton, dinamitó el trato. Allergan pagaba entonces un 12,5% de Impuesto de Sociedades en Irlanda, un país conocido por su amable trato fiscal con las empresas, mientras que Pfizer tributada al 35% en suelo norteamericano.

El Tesoro estadounidense trataba de evitar que los gigantes patrios compraran empresas con sede fiscal en territorios con legislaciones tributarias laxas, como es el caso del país europeo, y de esta manera se ahorraran un buen puñado de millones en impuestos. Según los cálculos de hace tres años, el fisco norteamericano hubiera dejado de ingresar alrededor de 35.000 millones de dólares, casi 31.000 millones de euros al cambio actual, si se hubiera formalizado la operación.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios