PROYECTO DE LUJO EN PRIMERA LÍNEA DE PLAYA

Picasso Towers: Málaga entra en la elite residencial europea con áticos de 3 millones

El proyecto de las tres torres que impulsan Metrovacesa y Sierra Blanca Estates, diseñadas por el arquitecto Carlos Lamela, cuentan con una inversión de 225 milones

Foto: Proyecto Picasso Towers.
Proyecto Picasso Towers.

Málaga entra en la elite residencial europea con el proyecto Picasso Towers. Se trata de tres torres de 213 viviendas situadas en el Paseo Marítimo Antonio Banderas, en la zona Oeste de la ciudad, en primera línea de playa, de 21 plantas cada una. El proyecto cuenta con una inversión de 225 millones de euros.

La iniciativa corre a cargo de Metrovacesa y Sierra Blanca Estates, líder en la promoción de viviendas de lujo en la Costa del Sol y pretende atraer a inversiones nacionales e internacionales. Ya se ha realizado la reserva del 30% de la primera torre de apartamentos, denominada 'Living' entre los contactos de ambas compañías. El complejo consta de 86.963 metros cuadrados.

La previsión es que el 80% de los clientes sean nacionales, malagueños y “de empresarios del mundo tecnológico de Madrid y del Parque Tecnológico de Andalucía, entre 30 y 40 años y dueños de start-up”, según indica a El Confidencial Carlos Rodríguez, CEO de Sierra Blanca Estates. Clientes finlandeses y suecos también se han interesado en el proyecto, que aún no ha iniciado su comercialización, prevista para mitad del mes de julio. Primero se empezará con la venta de la primera torre. Con la segunda torre, denominada 'City', se empezará cuando se marche a buen ritmo de la primera. El mismo 'modus operandi' con la tercera, llamada 'Vision',

Proyecto Picasso Towers.
Proyecto Picasso Towers.

José Ignacio Carrión, director de la delegación de Andalucía de Metrovacesa, considera que se trata de un proyecto singular no solo en Andalucía, sino en todo el arco Mediterráneo. “No hemos conocido algo parecido en toda la costa, por su situación, estar a 10 minutos en vehículo del centro de Málaga, a 10 minutos del aeropuerto y en primera línea costera. La única comparación posible sería con la zona de final de la Diagonal Mar en Barcelona”.

Concurso internacional de ideas

Metrovacesa había comprobado, según subraya su gerente de promociones, Miguel Fajardo, que había un nicho de mercado en Málaga para este complejo que abarcan precios desde un dormitorio a 300.000 euros (75 metros cuadrados) y hasta llegar a más de 3,5 millones de euros (400 metros cuadrados) para la vivienda de la última planta (que incluye dos alturas, 200 metros de terraza descubierta y piscina privada). “Hemos descubierto que hay cliente preparado para invertir y de que era posible un proyecto de estas características”, apunta Fajardo.

Tras la organización de un concurso internacional de ideas en el que participaron el prestigioso estudio de arquitectura Big y el de Carlos Rubio, autor del proyecto de la Torre Sacyr de Madrid, resultó ganado Carlos Lamela. El estudio de su padre tiene una fuerte vinculación con la tradición arquitectónica residencial de los últimos 50 años en la Costa del Sol con proyectos emblemáticos en La Malagueta y, sobre todo, con las torres de Playamar y La Nogalera.

Habrá SPA; gimnasio; sala de cine privada; ludoteca; área de coworking y guardería, además de incluir la última tecnología domótica y una app


La torres dispondrán de tres piscinas: una climatizada y dos exteriores; SPA; gimnasio; sala de cine privada; ludoteca; área de coworking y hasta guardería, además de incluir la última tecnología domótica y una app móvil para gestionar sus reservas para la reunión de negocios de los CEO que residan allí, o la cita en el gym. Las oficinas tendrán un espacio de 1.000 metros y los locales comerciales, 500 metros.

Al mismo nivel que Madrid y Barcelona

“Esta promoción puede servir para atraer a grandes inversores nacionales e internacionales que pueden situar ya a Málaga al mismo nivel que Madrid y Barcelona”, señala Carrión. Pedro Rodríguez, fundador de Sierra Blanca Estates, considera que el proyecto Picasso Towers hará que grandes compañías se fijen en Málaga. Cuando el inversor residencial alcanza un cierto nivel de inversión se ayuda a proyectar la imagen de la ciudad”.

No consideran que las torres sean rascacielos en un urbe que pleno idilio con este sistema de construcción como el hotel del Puerto o varios proyectos en otras zonas. “Se considera un rascacielos cuando llega a 150 metros y este no pasa de 75 metros. No habrá un cambio en el ‘skyline’ de la ciudad”, apunta Fajardo. El CEO de Sierra Blanca Estates cree que la ciudad “necesitaba” este tipo de edificios. “Hacen falta proyectos icónicos de gran altura para transformar una zona y proyectarán una mejor imagen internacional”.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
3 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios