Revolving Credit Facility

Aldesa recibe dinero fresco del Santander para ahuyentar el riesgo de quiebra

La constructora madrileña, cuyos bonos han perdido la mitad de su valor en poco más de una semana, ha conseguido el respaldo del banco para renovar líneas de circulante

Foto:

Aldesa toma aire en un momento muy delicado. La constructora madrileña, que desde que presentó sus resultados trimestrales el pasado 1 de junio había perdido la mitad de su valor en el mercado de bonos, ha recibido el visto bueno de Banco Santander para renovar una línea de crédito —Revolving Credit Facility— de 100 millones de euros que le vencía en mayo de 2020.

Aunque la RCF no expiraba hasta dentro de 11 meses, el mercado había interpretado en las últimas sesiones que sin este dinero Aldesa estaría condenada a declararse en concurso de acreedores, al no poder hacer frente el próximo mes de julio al pago del cupón de los bonos emitidos en 2014 al 7,25% por un total de 250 millones. Prueba de ello es que la cotización de sus valores de renta fija pasó de los 72 puntos sobre su valor nominal el 31 de mayo a los 35 puntos a que se cambiaban este martes en el mercado.

Según fuentes financieras, Santander, que es el mayor prestamista con el 30% del total de la deuda, ya ha aprobado la renovación de la línea de crédito hasta enero de 2021. Ahora, Aldesa va a iniciar las conversaciones con CaixaBank, Banco Sabadell, Bankia y el Instituto de Crédito Oficial (ICO) para que se adhieran al acuerdo y completen la refinanciación. Se espera que la firma global se lleve a cabo a finales de julio, una vez que el banco que hace de ancla arrastre al resto.

Imperial Capital, un fondo internacional especializado en la compra de deuda distress, emitió un informe este lunes para sus clientes en el que aseguró que, "a los niveles actuales, el mercado está descontando un inminente 'default' [quiebra] que no es realista". El fondo añadió que "la posición de liquidez de la compañía, con 119 millones a 31 de marzo, era más que suficiente para atender sus compromisos de inversión durante los dos próximos trimestres, sin contar con la línea adicional de 100 millones o RCF".

Con este balón de oxígeno, Aldesa, controlada por la familia Fernández Rubio, ha encargado a Alantra iniciar ya los trámites para buscar alternativas con las que refinanciar el bono de 250 millones (ya ha amortizado cinco) que expira a mediados de 2021. Aunque aún faltan dos años para el vencimiento, la empresa madrileña ha optado por iniciar contactos con entidades prestamistas ajenas a la banca para levantar ese importe y hacer frente al pago de los bonos de forma anticipada. Según distintas fuentes, Aldesa ya tiene firmado un acuerdo preliminar con un fondo de crédito para sustituir esta financiación.

Además, la compañía ha puesto a la venta varios activos. Uno de ellos es un complejo de oficinas en Polonia, operación para la que ha contratado los servicios del bróker inmobiliario Knight Frank. Además, ha puesto en el mercado un parque eólico en España, otro en México y una planta fotovoltaica en el país latinoamericano. Algunas fuentes indican que ya tiene ofertas no vinculantes para estos activos, por los que podría ingresar 30 millones.

Con estas medidas, Aldesa, que arrastra una deuda total de 500 millones y tiene un beneficio operativo de casi 100, espera recuperar la confianza del mercado. Unos inversores que han puesto en cuarentena a las empresas del sector constructor tras las quiebras de la británica Carillion, que ha afectado al Santander, y de la italiana Astaldi, que se declaró en concurso en octubre de 2018.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
0 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios