ASEGURA EL PAGO DEL BONO EN UN MES

Aldesa encarga a Alantra refinanciar su deuda tras hundirse en bolsa

La constructora, cuyos bonos se han desplomado más de un 40% en cuatro días, asegura a los inversores que pagará el cupón del próximo 15 de julio sin problemas

Foto: Aldesa también construye dentro del sector de las energías renovables.
Aldesa también construye dentro del sector de las energías renovables.

La construcción pasa por malos momentos en los mercados financieros. A los constantes problemas de OHL, el alto endeudamiento de Sacyr y la insolvencia de varias compañías británicas e italianas, se suma ahora la situación de Aldesa, cuyos bonos se han desplomado un 42% en apenas cuatro días tras la presentación de los resultados del primer trimestre. La empresa madrileña, que factura cerca de 1.000 millones al año, ha tomado medidas urgentes para transmitir confianza a los inversores tras propagarse el miedo a que podría entrar en impago el próximo mes de julio.

El equipo directivo de Aldesa, controlada por la familia Fernández Rubio, se reunió este pasado miércoles en Londres con inversores institucionales para asegurarles con absoluta certeza que el próximo 15 de julio abonará el cupón de la emisión de bonos de 250 millones que colocó en 2014 y que vence en 2021. De esta forma, Miguel López, director financiero de la constructora, quiso negar con rotundidad que la compañía pudiera acogerse al concurso de acreedores, un temor que se extendió desde el pasado 31 de mayo, cuando hizo públicas las cuentas del primer trimestre.

Aldesa comunicó un consumo de caja excepcional porque tuvo que hacer frente a financiación de varios proyectos de concesiones que tenía ya previstos. Pero el mercado se asustó y la castigó con un desplome del 18% en el valor de sus bonos. El desplome continuó este lunes y se acentuó este miércoles, pese a la reunión que Deustche Bank, el banco más próximo a la constructora, organizó en Londres con los gestores de varios 'hedge funds' invertidos en sus bonos. Este jueves, se cambiaban a 41 puntos sobre su valor nominal, zona de alto riesgo, cuando una semana antes lo hacían a 71 puntos.

Para calmar la tensión, Aldesa ha tomado varias decisiones. La primera ha sido acelerar la refinanciación de una línea de crédito de 100 millones de euros o ‘credit facilities’, que vence en mayo de 2020 y sobre la que los inversores tienen dudas sobre su renovación. La constructora mantiene conversaciones con Banco Santander, el mayor acreedor, para alargar el vencimiento, acuerdo que espera obtener en las dos próximas semanas.

Por otra parte, ha encargado a Alantra iniciar ya los trámites para buscar alternativas con las que refinanciar el bono de 250 millones (ya ha amortizado cinco) que expira a mediados de 2021. Aunque aún faltan dos años para el vencimiento, la empresa madrileña ha optado por iniciar contactos con entidades prestamistas ajenas a la banca para levantar ese importe y hacer frente al pago de los bonos de forma anticipada. Según distintas fuentes, Aldesa ya tiene firmado un acuerdo preliminar con un fondo de crédito para sustituir esta financiación.

Por último, la compañía ha puesto a la venta varios activos. Uno de ellos es un complejo de oficinas en Polonia, operación para la que ha contratado los servicios del bróker inmobiliario Knight Frank. Además, ha puesto en el mercado un parque eólico en España, otro en México y una planta fotovoltaica en el país latinoamericano. Algunas fuentes indican que ya tiene ofertas no vinculantes para estos activos.

Con estas medidas, Aldesa, que arrastra una deuda total de 500 millones y tiene un beneficio operativo de casi 100, espera recuperar la confianza del mercado. Unos inversores que han puesto en cuarentena a las empresas del sector constructor tras las quiebras de la británica Carillion, que ha afectado al Santander, y de la italiana Astaldi, que se declaró en concurso en octubre de 2018.

Empresas

El redactor recomienda

Escribe un comentario... Respondiendo al comentario #1
2 comentarios
Por FechaMejor Valorados
Mostrar más comentarios